Enlaces accesibilidad

'La pequeña Suiza', Berlanga inspira una comedia sobre los nacionalismos

  • Su director, Kepa Sojo, asegura que: "Es una comedia blanca basada en Bienvenido Mr. Marshall"
  • Hablamos con sus protagonistas: Maggie Civantos, Ingrid García-Jonsson, Jon Plazaola y Secun de la Rosa
  • Se estrena este viernes, 26 de abril

Por
'La pequeña Suiza', Berlanga inspira una comedia sobre los nacionalismos

Tellería es un pueblecito castellano que quiere ser vasco, sin conseguirlo. Hasta que sus habitantes descubren la tumba del hijo de Guillermo Tell y un documento que asegura que son un cantón suizo. Entonces intentarán ser suizos, dando lugar a situaciones surrealistas. Ese es el divertido argumento de La pequeña Suiza, dirigida por Kepa Sojo y protagonizada por Maggie Civantos, Ingrid García-Jonsson, Jon Plazaola y Secun de la Rosa. Una divertida comedia coproducida pot TVE  y que se estrena este viernes, 26 de abril.

“Quería hacer una comedia divertida, con humor blanco y para todo el mundo -asegura Kepa Sojo-. Me basé en la película Bienvenido Mr. Marshall (1953), de Berlanga, y en una anterior llamada Pasaporte para Pimlico (Henry Cornelius, 1949), en la que también se basó Berlanga, y en la que ya había un problema de identidades”

“Hablamos de temas que aparecen ya en esas películas pero actualizados -continúa el director-. Por ejemplo, en esos clásicos no había una historia romántica como en la nuestra. También queríamos meter un poco más de actualidad, con redes sociales, algo más de globalización, una historia de amor, etc… Es coger un clásico, añadirle cosas actuales e intentar que guste a todo tipo de público”.

'La pequeña Suiza', una berlanguiana comedia sobre la identidad nacional

No está basada en hechos reales, ¿o sí?

Kepa asegura que la película no se basa en hechos reales, aunque: “Mi hermana es suiza y mi sobrino se llama Guillermo. Y la historia parte de que, cuando yo acabé la historia del arte, estuve yendo por iglesias con mis compañeros y haciendo descubrimientos. Incluso una vez se nos cayó una sacristía (como en la película), lo que me dio la idea de que, por qué no podía haber un hallazgo de ese tipo en una iglesia”.

“Además, soy profesor de cine en la universidad del País Vasco -añade- y hablando con un compañero sobre Guillermo Tell nos inventamos una historia sobre el hijo de Tell, que podía haber sido un mercenario que hubiera acabado en el País Vasco para ayudar al rey de Castilla. Y de ahí sale la película, que es una historia muy loca”.

Muchos se han apresurado ya a comparar esta película con Ocho apellidos vascos, pero según Kepa: “Las primeras versiones de guion que hicimos fueron muy anteriores a Ocho apellidos vascos. A mí la comparación me gusta en el sentido de que ha sido la película más taquillera del cine español, pero lo único que tienen que ver es que aparece el País vasco y que hay tópicos y una historia de amor. Lo demás tiene más que ver con Berlanga, con el esperpento y con un humor más costumbrista”.

Otro de los temas que aparecen en la película es ETA. “Yo creo que todo se puede tratar desde el humor –asegura Kepa- Incluso estos temas, porque han pasado ya unos años; pero siempre desde el respeto a la gente que ha sufrido. En este caso aparece muy de refilón y creo que no puede ofender a nadie.

Los protagonistas de 'La pequeña Suiza'

Un cura aficionado al vino y al chuletón

La película se ríe de todos los tópicos, incluyendo el del cura del pueblo, interpretado por Secun de la Rosa. “Don Anselmo es el referente espiritual de Tellería –asegura-. Es un cura que está interesado en solucionar los problemas de la comunidad, estar con los vecinos… Y se involucra en el tema de que si castellanos, que si vascos, que si luego suizos… Pero en el fondo lo que le pone es el chuletón, el vino… resumiendo: comer bien, beber bien y vivir bien”.

“Me emocioné mucho cuando me ofrecieron el papel de Don Anselmo -confiesa- porque en un principio quedaba muy alejado de mí. Empezando por el euskera, que me pillaba muy, muy lejano. Además, soy de familia gaditana-malagueña, crecido en Barcelona, de familias que se fueron durante la posguerra a Barcelona, y luego me vine a Madrid a estudiar”.

“Quiero decir –añade- que irme para arriba ya me costaba con todo lo que tenía acumulado de mochila de abajo. Cura nada, euskera nada y esta cosa invasiva del personaje tampoco mucho. Para mí era un reto porque de ahí había que sacar la comedia y, además de una forma verídica. Tampoco se podía ser demasiado histriónico, sino llevarlo desde la verdad. Ha sido un reto maravilloso”.

RTVE.es estrena el trálier de 'La pequeña Suiza'

En cuanto al imaginario pueblo de Tellería: “Es un pueblo en el que no son castellanos ni vascos, aunque tienen el sueño de ser vascos pero no les dejan –asegura Secun-. Y de repente aparece este descubrimiento y ven la solución en ser suizos. Pero en el fondo, lo que les pasa a todos los personajes es que quieren ser queridos, formar parte de una comunidad, aunque tengan que buscar su esencia en cosas de por ahí fuera”.

“Lo que también les une dentro de esta picaresca de ser suizos –añade-, porque lógicamente también está el tema de ser paraíso fiscal, es que todos son muy inocentes. Hay un buen fondo en todo. Me gusta el tema de que mezcle de las nacionalidades, la bandera…, este universo berlanguiano de Kepa, con la inocencia de los personajes”.

Para interpretar a su personaje, Secún asegura que se ha inspirado en los clásicos de la comedia española: “Yo tengo algo como de actor antiguo, soy un poco Fernán Gómez, Pepe Isbert, López Vázquez, Pilar Bardem… Me encanta ese universo de actores que parecía que no hacían nada pero te estaban dando todo, hasta el alma. Me encanta buscar la verdad y para mí son mis referentes”.

Ingrid García-Jonsson, Jon Plazaola y Secun de la Rosa

Un divertido triángulo amoroso

Destacar el trío de jóvenes actores protagonistas formado por Maggie Civantos (Vis a vis), Ingrid García-Jonsson (Hermosa juventud) y Jon Plazaola (Allí abajo), que también forman un divertido triángulo amoroso.

Gorka es como un hijo pródigo mal –asegura Jon-. Es un historiador de arte que regresa a su pueblo, el pueblo de sus raíces y que le vio crecer, en un momento clave de Tellería, cuando está a punto de decantarse hacia un lado o a otro (vasco o castellano). Es un conflicto entre la vida de siempre, la que a su madre y al pueblo le gustaría que llevase, con la que a él le gustaría llevar, representada por Yolanda”.

Yolanda es su compañera historiadora y el personaje extranjero en el pueblo, por lo que es fácil que los espectadores nos identifiquemos con ella: “Este pueblo es un delirio –asegura Maggie Civantos-. Mi personaje se encuentra con el pasado y las raíces de su compañero y con un pueblo al que no entiende”.

“Porque –añade Maggie- todos los personajes están cegados por la pasión y su necesidad de pertenecer a algo y encontrar su identidad. Y ella lo ve todo desde fuera, con una visión más objetiva y racional de las cosas. De: ¿qué estáis diciendo?; esto es un disparate y una locura. Busca la visión más racional de todo el asunto”.

El tercer vértice del triángulo es el interpretado por Ingrid García-Jonsson: “Yo interpreto a Natalie, la secretaria del ayuntamiento, que por cuestiones de la vida es medio suiza, pero que vive con su padre, que es castellano, en Tellería, que es un pueblo que ella ama hasta la muerte y al que siempre buscará ayudar”.

Lo curioso es que Ingrid no es suiza sino sueca: “Yo creo que pensaban: “¿Tú eres sueca o suiza?”. Creo que cuando me llamó Kepa pensaba que era suiza y por eso estoy haciendo la película” (ríe).

Maggie Civantos en una escena de la película

Del drama a la comedia

Maggie Civantos es conocida por sus papeles dramáticos, como el de Vis a vis, por lo que esta comedia supone un desafío para ella: “Me daba un poquito de vértigo porque siempre piensas que los que son más cómicos, como Jon o Secun, van a tener más facilidades, experiencia y herramientas. Te sientes menos entrenada que ellos. Pero, a la vez, me parece muy interesante poder entrenarme en cosas como el ritmo de la comedia. Todo se aprende con la práctica y tenía que lanzarme. También aprendes que lo importante es trabajar con verdad con coherencia, con respeto y humildad; y si lo haces así, al final da igual en lo que estés trabajando. También es fundamental aprender de todos tus compañeros en el set”.

Aunque la última película estrenada de Ingrid también fuese una comedia (Taxi a Gibraltar), la actriz también confiesa que le resulta muy complicado hacer comedia: “Me apetecía mucho trabajar comedia, y además en este tono, porque me gusta mucho el cine de Berlanga y como actriz me interesa explorar ese género que no se me da muy bien. Y que me den la posibilidad de entrenarlo y poder hacerlo mientras trabajo para mí es una suerte”.

“Además –añade- me gusta mucho el personaje y toda la trama política corrupta me ha divertido muchísimo. Y me apetecía mucho contarlo desde el punto de vista de esta película, de manera crítica pero desde el cariño. También me parece una forma bonita de hacer pensar al espectador. Para mí es fundamental que en las películas en las que participo, el espectador regrese a su casa habiendo cambiado de algún modo”.

El que es un experto en comedia es Jon, pero asegura que tampoco ha sido fácil para él: “Un humorista se la juega cada vez que sale. En la comedia me queda todo por aprender y en el drama igual. Es como las funciones de teatro, cada una es distinta. Y cada vez que tengo que hacer comedia siento una responsabilidad enorme; me lo tomo muy en serio e intento pasármelo muy bien y aprender de mis compañeros, porque nunca se para de aprender”.

La pequeña Suiza es una divertida película, con un estupendo reparto e ideal para compartir en familia. Se estrena este viernes, 26 de abril.

Cartel de 'La pequeña Suiza' noticias

Noticias

anterior siguiente