Enlaces accesibilidad

Juicio del 'procés'

La negación de "cargas policiales" por parte de De los Cobos provoca un tenso rifirrafe entre las defensas y Marchena

Por
Tenso rifirrafe entre el abogado Pina y Marchena por la negación de De los Cobos de las cargas policiales

Los abogados de las defensas han intentado este miércoles que el coordinador del dispositivo policial del 1-O, Diego Pérez de los Cobos, incurriera en contradicciones durante su declaración como testigo en el juicio del 'procés', pero el teniente coronel de la Guardia Civil ha vuelto a defender la actuación de los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil que actuaron bajo su mando el día del referéndum y ha insistido en que no hubo "cargas policiales" desde un punto de vista técnico.

Esta afirmación ha provocado un tenso rifirrafe entre el abogado Jordi Pina, que ha recordado al testigo que está bajo juramento y que podía incurrir en falso testimonio si sostenía esa afirmación, y el presidente del tribunal, Manuel Marchena, que ha recriminado al letrado que advierta al guardia civil de que "puede convertirse en un delincuente" solo porque no le gusta la respuesta que le ha dado.

Diego Pérez de los Cobos, que sostiene que el dispositivo del 1-O de los Mossos fue una "estafa" para permitir las votaciones en lugar de impedirlas, ha vuelto a comparecer ante el tribunal después de que este martes no diera tiempo a concluir su interrogatorio como testigo para someterse a las preguntas de los abogados de los doce acusados

A preguntas de Jordi Pina, abogado del expresidente de la ANC Jordi Sànchez y de los exconseller Jordi Turull y Josep Rull, el testigo ha insistido en que sostenía que no había habido "cargas policiales" porque desde el punto de vista policial "la carga es una actuación contundente para disolver una manifestación o para desalojar un centro o espacio" y que "en ese sentido, ese día no se disolvió ninguna manifestación ni se practicó un desalojo".

Cuando Pina ha intentado insistir en si no consideraba una carga "20 o 25" antidisturbios "corriendo en dirección a una serie de ciudadanos con las manos levantas delante de un colegio", Marchena le ha interrumpido para decirle que el testigo ya había explicado lo que él consideraba una carga desde el punto de vista "técnico" aunque a él no le satisfaciera la respuesta y que "volver a insistir es perder el tiempo".

"No intentemos advertir al testigo de que puede delinquir"

El enfrentamiento entre el abogado y el tribunal se ha enconado cuando Pina ha justificado su insistencia porque el testigo podía incurrir en un delito de falso testimonio si mantenía la afirmación de que no hubo cargas policiales y que lo que estaba haciendo era "auxiliar al testigo".

"No intentemos, como no le gusta la respuesta, advertir al testigo de que puede convertirse en un delincuente", ha insistido Marchena, quien le ha insistido que era "impropio de su trayectoria" como letrado que se estuviera convirtiendo en "una persona discutiendo con el tribunal" cuando este ya se había pronunciado sobre la "impertinencia" de la pregunta

Marchena ha explicado, además, que el tribunal no estará condicionado por lo que considera el coordinador del dispositivo policial del 1-O que es una carga policial o no porque en el juicio se van a visualizar los vídeos e interrogar a agentes y ciudadanos.

Preguntado nuevamente por Pina sobre si sabía que había agentes que habían golpeado en extremidades superiores a ciudadanos que estaban sentados en el suelo, el coordinador del dispositivo policial del 1-O ha respondido que "hubo multitud de intervenciones" y que entre ellas hubo "actuaciones con medios policiales que afectaron a diferentes partes del cuerpo de individuos que estaban intentando impedir el acceso" de los agentes, pero que los informes que él recibió no contenían "el detalle" de cada actuación.

Pérez de los Cobos sostiene que la resistencia pasiva se tornó violenta

Pérez de los Cobos ha subrayado que "en un Estado de Derecho es imposible la convivencia ciudadana sin el respeto a la ley" rechazando que dijera en la fase de instrucción que era más importante el orden que la convivencia ciudadana como sostenía el abogado del exvicepresidente Oriol Junqueras y el exconseller Raül Romeva llegando a reproducir un audio sobre su declaración sin que se pudieran apreciar grandes diferencias.

El testigo ha asegurado que el 1-O "no se actuó a cualquier precio", sino que asumieron las consecuencias de una actuación policial en cumplimiento de un auto judicial como se hace siempre y que en que "en ningún momento" se planteó la posibilidad de permitir una "actividad ilegal".

Al igual que en su declaración del martes, el teniente coronel ha vuelto a insistir en que se encontraron con grupos organizados violentos en los colegios y ha explicado cómo la "resistencia pasiva inicial" con gente sentada en los acceso pasaba a "activa" cuando aparecían las unidades policiales. "Deja de estar sentada, se pone de pie y empiezan a conformar un bloque humano, a distribuir tareas y responsabilidades y algunos asumen papel de hostigamiento", señala el testigo. Entre la "infinidad de casos de hostigamiento", ha señalado, hubo "insultos, lanzamiento de objetos y agresiones".

El teniente coronel ha asegurado que "en la mayoría de las actuaciones en las que hubo intervención hubo una actitud hostil y personas parapetadas en actitud de agresión y acometividad" hacia la fuerza policial y que en otros casos "el grado de hostilidad fue tan elevado" que se recomentó "abortar la intervención" y retirarse.

El administrado de un hotel relata que recibieron amenazas por alojar a policías

El administrador del hotel Travé de Figueres (Girona) ha denunciado este miércoles en el Tribunal Supremo que recibió numerosas llamadas con insultos y amenazas de boicot si no echaba al centenar de agentes de la Policía Nacional desplazados a Cataluña por el 1-O que alojaba en su establecimiento, informa Efe.

El administrador, que ha pedido que no se difundiera su imagen en su testifical en el juicio a la cúpula del procés en el Tribunal Supremo, ha detallado que cuando en septiembre alojó a un centenar de agentes de la Policía desplazados a Cataluña por el 1-O se llevaron a cabo a las puertas del local dos manifestaciones pacíficas, una a favor de los agentes y otra en contra.

A preguntas de la abogada del Estado, el testigo ha detallado que aquellos días recibió "numerosas" llamadas, hasta el punto de que tuvieron que desconectar el teléfono, en las que les presionaban para que echaran a los policías, les insultaban y les amenazaban con boicot.

Por su parte, el capitán de la Marina Pedro Bil Armengol ha asegurado que, en su opinión, "era viable" el atraque del buque que llevaba a policías destinados a impedir el 1-O en el puerto de Palamós (Girona), si bien desde Ports de la Generalitat decidieron que "el barco no iba a atracar".

Noticias

anterior siguiente