Enlaces accesibilidad

Preocupación en Bruselas por los tres últimos asesinatos de periodistas en países de la UE

  • Bulgaria busca al asesino de la periodista Victoria Marinova encontrada muerta este sábado 
  • Turquía presiona a Riad para aclarar la desaparición del periodista saudí Jamal Khashoggi

Por
Bruselas condena el "brutal asesinato" de la periodista búlgara Victoria Marinova

La UE ha trasmitido su preocupación ante los asesinatos a tres periodistas en el último año. El último suceso ha ocurrido este sábado en Bulgaria, dónde la periodista Victoria Marinova fue hallada muerta en un parque de la ciudad de Ruse, con signos de haber sido violada, golpeada y estrangulada.

A la de Marinova se suman las muertes de Daphne Caruana Galizia, asesinada el 16 de octubre de 2017 en Malta, al estallar su coche y la del periodista de investigación eslovaco Jan Kuciak, a quien lo mataron el 21 de de febrero de 2018.

Tamnbién muestran su preocupación por la desaparición del periodista saudí Jamal Khashoggi, "crítico con el régimen Saudí" que, según RSF, que "entró en el consulado de Arabia Saudí en Estambul y nunca más salió". Continúa en paradero desconocido.

El vicepresidente de la Comisión EuropeaFrans Timmermans, se ha mostrado en un tuit "conmocionado por el horrendo asesinato de Victoria Marinova". Y no ha dudado en establecer una relación entre el asesinato y la labor profesional de la víctima. "De nuevo, una periodista valiente ha caído en la lucha por la verdad y contra la corrupción". 

Investigación sobre la muerte de Victoria Maroniva

Las autoridades búlgaras buscan pistas que les conduzcan al autor del brutal asesinato de la periodista Victoria Marinova sin que hasta el momento tengan suficientes indicios para descartar que el motivo del crimen sea el trabajo profesional de la víctima.

"No subestimamos ninguna hipótesis, trabajamos con todas", ha declarado este lunes el ministro búlgaro del Interior, Mladen Marinov, en Ruse, localidad del norte de Bulgaria situada a orillas del Danubio y a la que se trasladó este lunes, junto al fiscal general, Sotir Tsatsarov, para seguir de cerca las pesquisas.

Las autoridades han logrado reconstruir los últimos pasos de la periodista. Su cuerpo sin vida fue encontrado con señales de que había sido violada y maltratada con "extrema brutalidad", ha confirmado Marinov.

Hallaron su automóvil y enviaron todas las pertenencias encontradas al Instituto Nacional de Criminología para su examen. Constataron que entre ellas falta el teléfono móvil de la víctima, así como las llaves de su auto, unas gafas y parte de su ropa.

Prácticas de corrupción

La periodista presentaba en TVN su propio programa, "Detector", emitido por última vez el 30 de septiembre, cuando entrevistó al periodista búlgaro Dimitar Stoyanov, de la web Bivol asociada a WikiLeaks, así como al periodista rumano Attila Biro, miembro del proyecto de periodismo de investigación RISE Romania.

Ambos fueron arrestados el mes pasado por la policía búlgara mientras investigaban cerca de Sofía la destrucción de documentos que supuestamente revelaban prácticas de corrupción por parte de una empresa privada de construcción de carreteras, sospechosa de realizar estafas con fondos europeos.

En declaraciones transmitidas en directo por varias emisoras locales, el ministro búlgaro del Interior ha explicado que la policía no descarta que el motivo del crimen esté relacionado con el trabajo de la periodista, aunque considera más probable otras versiones, como la de que el autor del asesinato y violación sea un individuo perturbado o alguien que tenía motivos personales.

El ministro consideró "aún muy temprano" sacar conclusiones, mientras que el el fiscal general ha reconocido que las autoridades limitan la información a la opinión pública para no perjudicar la investigación. 

En el centro de Sofía y en otras ciudades de Bulgaria se han convocado para esta tarde vigilias en memoria de Marinova.

El periodista saudí, en paradero desconocido

El Gobierno turco ha aumentado la presión sobre Arabia Saudí para aclarar el paradero del periodista saudí Jamal Khashoggi, desaparecido el martes tras visitar el consulado de su país en Estambul, y llegó incluso a pedir permiso para registrar la legación diplomática.

"Hacer un seguimiento del caso es nuestro deber, tanto político como humano. No lo podemos dejar pasar", ha declarado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

"¿Cómo se puede demostrar que una persona que entró ha vuelto a salir o no? Hay cámaras. Ustedes deberían demostrarlo", ha preguntado a las autoridades de Arabia Saudí.

Desde Budapest, donde se encuentra de visita oficial, Erdogan ha asegurado que "las autoridades del consulado no se pueden salvar simplemente diciendo 'Salió de aquí". "Si ha salido, ustedes deben demostrarlo mediante imágenes", ha insistido.

Ni Erdogan ni el resto de las autoridades turcas se han pronunciado sobre la posibilidad de que Khashoggi haya sido asesinado, tal y como han denunciado amigos y compañeros de profesión del periodista, crítico con el régimen saudí.

Quien sí lo ha hecho ha sido el presidente de EE.UU., Donald Trump, que se ha mostrado "preocupado": "Esperemos que se resuelvan las cosas. Ahora mismo nadie sabe nada, pero circulan algunas historias con bastante mala pinta. No me gusta", ha respondido a preguntas de los periodistas en Washington. Horas después, el secretario de Estado, Mike Pompeo, ha anunciado en un comunicado que ha pedido a Arabia Saudí que abra una investigación sobre la desaparición.

Khashoggi se hallaba en Estambul para encontrarse con su novia turca, Hatice Cengiz, y ya había acudido previamente al consulado para recoger documentos necesarios para su próxima boda.

El martes 2 de octubre volvió a entrar en la legación, mientras Cengiz lo esperaba fuera. No se han vuelto a tener noticias de él desde entonces.

Noticias

anterior siguiente