Enlaces accesibilidad

Juana Martín y Estrella Morente llevan su arte a París

  • La diseñadora presenta una sofisticada colección inspirada en Lita Cabellut
  • La paleta de colores de la pintora gitana se traslada a los vestidos de Martín
  • Estrella Morente y Fondo Bohemio ponen voz y música al desfile

Por
Estrella Morente puso voz al desfile de Juana Martín en París. Efe

A golpe de flecos y volantes regresa Juana Martín a la semana de la moda de París. Es la segunda vez que la cordobesa lleva su trabajo a la capital francesa y en esta ocasión lo hace a lo grande, con un desfile que traspasa los límites de la moda y se extiende por otras ramificaciones del arte flamenco. Estrella Morente, acompañada por Fondo Bohemio, han envuelto la pasarela con voz y música que creaba una especial atmósfera para el público que acudió a la Fundación Dosne-Thiers.

La obra de Lita Cabellut inspira la propuesta de Juana Martín. Efe

“Ha sido un gran esfuerzo”, decía la diseñadora a un equipo de TVE. “No tenemos patrocinadores pero sí el gran apoyo de los colaboradores que se han volcado, como Estrella Morente o Los Tolentino”, dice refiriéndose a los sombrereros sevillanos, artistas que han trabajado con modistos como Palomo Spain y estrellas como Lady Gaga. “En realidad, aquí lo que estamos haciendo es exportar nuestro arte, flamenco y moda, nuestra cultura”.

Martín mantiene un fuerte vínculo con sus raíces gitanas y ha encontrado una interesante conexión con la obra de Lita Cabellut, una mujer que tuvo que mendigar para sobrevivir y que hoy es una de las pintoras más valoradas del momento.

Mujeres importantes e influyentes como Coco Chanel, Frida Kahlo, Marie Curie y Billy Hollyday han sido fuente de inspiración para Cabellut y ahora la pintora inspira a Juana Martín sobre todo en la intensidad cromática de la colección, un trabajo que mantiene presentes los códigos de la casa, como los volantes y los flecos, pero se atreve con una paleta de colores más vivos. “Sí, sobre todo me ha influido en el color. Yo soy de blanco y negro, y de tonos neutros, pero en este caso he usado mucho color, su estética y su expresividad son vitales para esta colección”, decía Martín.

Los flecos, de rabiosa actualidad, están muy presentes en el trabajo de Juana Martín. Efe

Los vestidos en organzas y tafetán de seda, como ocurre en los cuadros de Cabellut, crecen con siluetas generosas, volantes sobredimensionados y maximizados que recorren los escotes y caen recorriendo 'con salero' el cuerpo y las cascadas de flecos que aportan movimiento y alegría. Vemos diseños en tono liso que refuerzan la nobleza del patrón y otros estampados con jardines abstractos. Martín combina prendas fáciles de llevar, más clásicas, con otras más osadas. 

El traje de gitana inspira a Juana Martín para hacer diseños atrevidos y sofisticados de alfombra roja. Efe

Destaca uno inspirado en un traje de gitana que lleva el cuerpo con cintas que se entrelazan dejando el cuerpo al descubierto y se decoran con enormes volantes en las mangas y el bajo de la falda. La misma idea se desarrolla con tejidos de lujosos bordados y volantes en tul de tono nude, vestidos más sofisticados que reclaman ser llevados en una alfombra roja.

Estrella Morente y Fondo Bohemio rodean a Juana Martín tras el desfile de París. Efe

En la paleta de color, a veces mezclada en cascadas de flecos en degradé, destaca el rojo pasión. Un tono que aporta fuerza a una colección que habla precisamente de eso, de la fuerza femenina. “Esta colección está decida da la mujer y Lita es un buen símbolo porque fue una mujer hecha a sí misma que no se dejó vencer nunca ante las adversidades”, dice Juana que comparte con la pintura esa dura batalla contra los sinsabores que, a veces, ofrece la vida. “Lita soñaba con ser pintora y lo logró, Estrella Morente quería cantar y es una gran estrella y yo soñaba con estar en París y lo he logrado. Insisto, estamos en un momento muy femenino y las mujeres estamos dando señales de fortaleza. Todo esto ha sido muy inspirador”, añade Martín.

En marzo de 2018 Martín desembarcó en París con una colección dedicada a Camarón que se presentó en el Salón de Tapicerías del ayuntamiento parisino. Ahora regresa con menos miedo y más experiencia. “Esto es una inversión de futuro. Yo lo que quiero es avanzar y para mí es el éxito es poder exportar y traer aquí lo que he creado. El haber estado antes sí te abre alguna puerta y además hace que te respeten como profesional y como mujer”.

Noticias

anterior siguiente