Enlaces accesibilidad

La superficie forestal mundial aumentó un 7% entre 1982 y 2016, según imágenes de satélites tomadas en ese período

  • Un estudio revela que el aumento de bosques en áreas no tropicales compensó las pérdidas en zonas tropicales
  • El 60% de los cambios de superficie forestal estuvieron causados por el ser humano y el resto, por el cambio climático

Por
Un brote surge de un tocón talado
Hasta ahora predominaba la idea de que la tala masiva de árboles había reducido la cobertura de bosques. Thinkstock

La superficie de la Tierra cubierta por bosques ha aumentado más de un 7% en 35 años, según demuestra la comparación de imágenes captadas por satélite entre 1982 y 2016. Los resultados de la investigación publicada esta semana por la revista Nature destacan que el crecimiento de los bosques en las zonas no tropicales compensó la pérdida de árboles en áreas tropicales.

Este estudio de científicos de la Universidad de Maryland, la Universidad Estatal de Nueva York y el Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA contradice la idea dominante hasta ahora de que el área forestal se está reduciendo a nivel global debido a la tala de árboles y los incendios.

Al rastrear los cambios globales de la cobertura arbórea mediante los datos de radiómetros avanzados de muy alta resolución a bordo de 16 satélites meteorológicos, los investigadores descubrieron que la superficie forestal se incrementó en aproximadamente 2,24 millones de kilómetros cuadrados, lo que equivale aproximadamente al tamaño conjunto de Texas y Alaska.

Árboles en la tundra

El informe señala que la mayor parte de la cobertura de nuevos árboles se produjo en lugares que previamente habían sido estériles, como parte de algunos desiertos, áreas de tundramontaña, ciudades y otros terrenos sin vegetación.

En esa línea, los científicos han comprobado en las captaciones de los satélites que el suelo sin ningún tipo de vegetación se redujo  en 1,16 millones de kilómetros cuadrados en el período estudiado (-3,1%), "de manera más notable en las regiones agrícolas de Asia".

Según aseguran, gran parte del nuevo crecimiento se produjo debido a los esfuerzos de los seres humanos (como los esfuerzos de reforestación en China y algunas partes de África) y debido al calentamiento global, ya que las temperaturas más cálidas han elevado los límites del bosque en algunas regiones montañosas y han permitido que los árboles crezcan en áreas de tundra.

El abandono de fincas y cultivos en lugares como Rusia y EE.UU. también han favorecido la extensión de los bosques.

Así, según las estimaciones de los investigadores, el 60% de todos los cambios del terreno están asociados directamente a actividades humanas, mientras que el 40% derivan indirectamente del cambio climático. 

Además, los científicos participantes en el estudio sugieren que la técnica que han utilizado para monitorear la cobertura arbórea mundial podría ayudar a predecir los cambios que podría experimentar en el futuro debido al calentamiento global.

Noticias

anterior siguiente