Enlaces accesibilidad

El biólogo sueco Svante Pääbo, Premio Princesa de Asturias de Investigación y Ciencia

  • Está considerado como uno de los padres de la paleogenética
  • Es responsable de la secuenciación del genoma del neandertal
  • También descubrió un nuevo tipo de homínido, el denisovano
  • Ha secuenciado el ADN humano más antiguo -400.000 años- en Atapuerca

Por
Fotografía del científico sueco Svante Pääbo, director del Instituto Max Planck
Fotografía del científico sueco Svante Pääbo, director del Instituto Max Planck. EFE nip

El biólogo sueco Svante Pääbo ha sido galardonado este miércoles con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2018, según ha hecho público en Oviedo el jurado encargado de su concesión.

Pääbo (Estocolmo, 1955) es profesor de Biología Molecular Evolutiva en la Universidad de Leipzig (Alemania). Desde 1997 también es director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig. 

Considerado como uno de los fundadores de la paleogenética, Pääbo dirigió el proyecto de secuenciación completa del genoma del neandertal. También descubrió que un 2% del genoma de los humanos modernos no africanos proceden del neandertal, por lo que ambas especies se cruzaron

Mientras trabajaba en el proyecto también descubrió un nuevo tipo de homínido, el denisovano, que vivió hace 30.000 años y sus restos fueron hallados enla cueva siberiana de Denísova. Se trata del primer homo extinguido y descrito exclusivamente a través de datos genéticos, extraidos a partir de un fragmento de hueso de dedo.

Pääbo: "Es un reconocimiento para los paleogenetistas"

“Me siento muy honrado de recibir el Premio Princesa de Asturias", ha declarado el científico sueco, según un comunicado de la Fundación.  

"Este premio es no solo un reconocimiento para mí, sino también para los muchos estudiantes y científicos que, con su duro y, a veces, frustrante trabajo, han hecho posible recuperar genomas de organismos extintos o hace mucho tiempo fallecidos”, ha añadido.

"Me siento muy honrado y abrumado, especialmente por el gran número de excelentes científicos y expertos que lo han recibido antes que yo", aseguró el biólogo. "Por su puesto que sí", ha respondido al ser interrogado sobre su intención de participar en la gala de entrega de los Princesa de Asturias, que se celebrará durante la segunda quincena del mes de octubre en Oviedo.

A este galardón, séptimo en fallarse de los ocho que concede la Fundación Princesa de Asturias en esta XXXVIII edición, optaban 38 candidaturas de 17 nacionalidades.

Una vida dedicada a la ciencia

A Pääbo la vocación científica le viene de cuna: su madre, la estonia Karin Pääbo, era química; su padre, Sune Bergström, un bioquímico que compartió en 1982 el Nobel de Medicina por sus estudios sobre las prostaglandinas. Según ha revelado en varias entrevistas, fue el fruto de una relación extramatrimonial entre Pääbo y Bergström, que este mantuvo en secreto a su propia familia.

Pääbo realizó estudios de Historia de la Ciencia, Egiptología, Ruso y Medicina en la Universidad de Uppsala (Suecia), que complementó luego con cursos sobre biología molecular en las universidades de Zúrich (Suiza) y California (EE.UU.). Tras ejercer como docente en los centros universitarios de Uppsala y Múnich (Alemania), fue fichado en 1997 como director del Max Planck de Antropología Evolutiva, donde se convirtió en un referente a nivel mundial en paleogenética.

La fama de Pääbo excedió los límites de la ciencia, y en 2007, tras reconstruir el genoma de los neandertales, fue elegido por la revista estadounidense Time como una de las cien personas más influyentes del año.

ADN hallado en la Sima de los Huesos

Entre sus trabajos más destacados está la secuenciación del ADN mitocondrial más antiguo logrado hasta ahora, un hombre primitivo, a caballo entre los simios que se extinguieron y los primeros humanos. Un genoma que corresponde a un fémur hallado en la Sima de los Huesos de Atapuerca (Burgos, norte de España) de unos 400.000 años de antigüedad y que es el fósil humano más antiguo en el que se ha podido encontrar ADN.

Uno de los codirectores del yacimiento de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, asegura que Pääbo es un científico visionario que consiguió hacer real lo que parecía imposible como era la recuperación del genoma de especies desaparecidas hace miles de años.

"Es un profeta y un visionario, un científico que persiguió el sueño de recuperar moléculas de ADN de hace cientos de miles de años y que consiguió hacer real lo que parecía imposible", señala Arsuaga, que ha formado parte del jurado del Princesa de Asturias. Además subraya la importancia que sus descubrimientos tienen para investigar con mucho más detalle la evolución de los humanos modernos.

"Demostró que las poblaciones actuales tienen genes absorbidos de otras humanidades con la que se encontró la nuestra cuando salió de África y se expandió por todo el mundo", destaca Arsuaga.

Numerosos galardones

Svante Pääbo compatibiliza en la actualidad su actividad investigadora con la docente en las universidades de Leipzig y Uppsala. Entre los premios que atesora en su carrera figuran el Gottfried Wilhelm Leibniz de la Sociedad Alemana de Investigación (1992), el Kistler de la Fundación por el futuro (2009); la medalla Theodor Bücher de la Federación de Sociedades Bioquímicas Europeas (2010) y el Dan David de la Universidad de Tel Aviv (2017).

Pääbo es miembro además de la Real Academia Sueca de las Ciencias, entre otras instituciones.

Noticias

anterior siguiente