Enlaces accesibilidad

Ibiza Fashion Week

Nuria Sardá: "El mundo entero está en Ibiza y la clienta es muy atrevida"

  • La diseñadora vuelve a la pasarela MBFWIbiza
  • Dice que la clienta de la isla es mucho más atrevida
  • Sardá: "Aquí vendemos las piezas más especiales y bestias"
  • Presenta un biquini decorado con cristales valorado en 600 euros

Por
Nuria Sardá, directora creativa de Andrés Sardá, momentos antes del desfile. Francesc Ten

Casi todos los diseñadores que participaron en la primera edición de Mercedes-Benz Fashion Weekend Ibiza destacan la repercusión que tuvo la pasarela pero sobre todo celebran las ventas que se produjeron; algunas, al instante. Es el caso de Andrés Sardá. “Nada más terminar el desfile nos pidieron las piezas más especiales”, dice Nuria Sardá, que repite la experiencia por varios motivos.

Su propuesta tiene todos las características del estilo crucero pero la diseñadora va más allá, como siempre, y le da una vuelta a este tipo de colecciones con su sello personal. Las prendas, a veces en tamaño mini, mantienen una complicidad con el cuerpo, tapando y destapando al gusto de la consumidora.“Hemos empleado un solo tejido, un jacquard troquelado que se trabaja al corte vivo”, cuenta. Un tejido que funciona de día y de noche, momentos que en Ibiza se viven de forma distinta. “Para el día hemos hecho guiños al estilo marinero, jugando con las rayas marineras y añadiendo toques de rojo, pero también hay algunas prendas de tonos más vivos, son diurnas pero más fuertes”. 

Nuria Sardá muestra el biquini joya cubierto de cristal. Foto: Francesc Ten. noticias

Los diseños ideados para la noche van en negro rotundo, con la misma rejilla pero decoradas con cristal. Son prendas que remarcan la silueta y que se pueden combinar con vestidos mini de corte sencillo pero con ese aire sexi y elegante propio de la casa. Destaca la colaboración que Sardá ha hecho en exclusiva para Ushuaïa, "Es un biquini negro bordado con cristales de Swarovski en degradado y lleva un top de cristal a juego. Luego, para el desfile, hemos hecho un vestido a juego y un bañador”.

El conjunto está valorado en 800 euros (600 euros sin top) y promete ser un éxito. “Me acaban de llamar de la tienda porque ayer una señora se lo probó pero no se lo llevó, y hoy ha llamado para que se lo enviemos”, dice orgullosa. “Es un biquini fácil de llevar, aunque no lo parezca. Pero sí es cierto que a la tienda de Ibiza, que solo se abre de abril a octubre, traemos las prendas más especiales, cosas únicas y algunas las hemos rehecho para la clienta de aquí. Incluso traemos las piezas más llamativas de la pasarela”, revela.

Piezas de baño de Andrés Sarda. noticias

El biquini se exhibe en la vitrina del hotel, como un tesoro, pero también en las tres tiendas propias de la firma, tres espacios diferentes para tres públicos distintos. La clienta de Madrid y Barcelona es muy diferente pero en Ibiza es todavía más atrevida. “Es lo máximo, hasta los vestidos de tul con cristal, los más bestias, tienen salida aquí, es fantástico vender lo más divertido y especial. Ayer una señora se llevó el vestido que sacó Hiba Abouk en el desfile de Madrid, de la colección primavera y verano de 2018, y luego vino otra que se lo probó el día anterior pero claro, ya no estaba, es una pieza única. ¡Es todo muy loco! Y nunca esperábamos todo lo que está pasando hace un año. ¡El haber estado en la anterior edición ha traído todo esto¡”.

Agradece el cariño y la acogida que les brinda Ibiza y se esfuerza en ofrecer la mejor experiencia de compra. Por eso tiene muy claro qué tipo de cliente pasa por la isla y conoce sus necesidades, sus gustos y sobre todo sus cuerpos. “Tienen en común que tienen un nivel muy alto pero luego nos encontramos con el reto de que al ser de diferentes países tienen distintas medidas, y no sabes qué tallas traer a Ibiza. ¡Hay tanta mezcla! Es otro mundo porque es el mundo entero mezclado aquí. Una mujer nórdica no tiene el mismo cuerpo que una mujer oriental, las copas de los biquinis cambian por completo”, dice Sardá.

El espacio multicultural de Andrés Sardá en Ibiza. noticias

La isla es un ir y venir de gentes de todo el planeta y el cliente que entra en la tienda y compra no quiere esperar. Por eso es necesaria una respuesta inmediata. “Es el gran reto, tener enseguida lo que van pidiendo. La clienta no te dice que se lo traigas la semana que viene, lo vendes solo si lo tienes”.

Ya lleva dos ediciones pero dice que todavía está aprendiendo. Y cuando termine el desfile vuelve a Barcelona para rematar y probar la próxima colección que veremos en Madrid Fashion Week que, de nuevo, será un see now, by now. Está claro, no hay tiempo que perder si quieres vender. Los tiempos de la moda están cambiando y la clienta, como los trenes, pasa deprisa y lo que hay que intentar es que no pase de largo, que se pare y a ser posible en tu estación.

Noticias

anterior siguiente