Enlaces accesibilidad

Fomento anuncia un acuerdo para desarrollar la operación Chamartín con 10.500 viviendas

  • El Ayuntamiento de Madrid, Adif y Madrid Castellana Norte pactan el plan
  • El proyecto urbanístico se aprobará en julio en el pleno municipal
  • Una quinta parte de las nuevas viviendas serán de protección oficial

Por
Acuerdo sobre la operación Chamartín

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha anunciado esta mañana que se ha alcanzado un acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid, Adif y la promotora Madrid Castellana Norte sobre la nueva operación Chamartín, el gran plan de desarrollo urbanístico para el norte de la ciudad.

La aprobación del proyecto, que contempla una reducción de la edificabilidad a 2,6 millones de metros cuadrados en la zona y 10.500 viviendas (6.500 menos de las previstas inicialmente), podría llevarse a cabo el próximo mes de julio en el Pleno municipal y a finales de año podría acabar su tramitación.

Un total de 2.100 viviendas (el 20%) será de protección oficial, han señalado fuentes municipales, que han concretado que 2.600 viviendas estarán en el sur de la Calle 30 y otras 7.910 al norte.

Una superficie de 1.480.000 metros cuadrados se dedicará a la "edificabilidad lucrativa", mientras que la zona residencial será de 1.050.700 metros cuadrados. La promotora sostiene que se crearán 214.000 puestos de trabajo, casi 120.000 durante los 19 años de realización de las obras y otros 94.000 cuando se concluya el proyecto, que requerirá una inversión de más de 6.000 millones de euros.

Cuatro ámbitos de actuación

El ministro ha explicado en un desayuno de Europa Press que la operación se ha desarrollará en cuatro ámbitos, en lugar de los cinco iniciales planteados en julio de 2017, y que consiste en el desarrollo de un centro de negocios, la reforma de la estación y las actuaciones urbanísticas en el entorno de Fuencarral-Las Tablas y Fuencarral-Tres Olivos.

El titular de Fomento ha asegurado que el lunes "se produjo un paso muy importante" para la ciudad de Madrid, para la Comunidad de Madrid y para el conjunto del país con el registro del inicio del trámite para modificar el PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) con un documento "cerrado" y pactado en el que se ha trabajado de manera "intensa" y "discreta" entre todas las partes implicadas.

Además, De la Serna ha subrayado que este paso tiene una "transcendencia histórica" para la capital y para el conjunto del país pues se trata de una iniciativa que va a ser un "elemento tractor" del desarrollo económico.

Madrid no puede perder esta oportunidad

"Madrid no puede perder esta oportunidad", ha recalcado el ministro para pedir a los grupos políticos presentes en el pleno municipal que apoyen este consenso entre las administraciones para desarrollar esta zona del centro de Madrid.

De la Serna ha señalado que este documento concreta a "nivel de detalle" diversos aspectos de la operación, como la distribución de la edificabilidad, el trazado de los viales o la definición de los espacios verdes.

Con respecto al acuerdo marco de mayo, se produce una "ligera" reducción de edificabilidad en términos absolutos y se han movidos elementos "de un lugar a otro". Otra de las novedades es el aprovechamiento de uso terciario en la propia estación de Chamartín, un aspecto que aporta valor añadido a la reforma urbanística.

Carmena señala que es un proyecto "sostenible y social"

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha recordado que el acuerdo "llevaba 25 años atascado" y que el consistorio ha sido capaz de "ir retocando" el proyecto para que fuera "lo que el Ayuntamiento de Madrid quería: un proyecto sostenible, absolutamente social", que es "el que necesita Madrid para el norte".

En cuanto al comienzo de las obras, Carmena ha dicho que "cuando se pueda" y ha opinado que la iniciativa corresponde al Ministerio de Fomento, que es posible que convoque un gran concurso para la estación que, a su juicio, debe ser "la punta de lanza" del proyecto.

Ha señalado que la ejecución de Madrid Nuevo Norte permitirá que la ciudad tenga la estación que necesita, y ha admitido que a veces cuando estaba en la actual Chamartín pensaba: "da un poco de vergüenza". Para la alcaldesa, este plan es muy importante porque había zonas, como los barrios de Begoña o Fuencarral, que "estaban necesitando que de una vez se cerrara esa herida".

Por otro lado, ha dicho que sería "muy deseable" que la Ciudad de la Justicia pudiera radicarse en el gran centro de oficinas por su proximidad a la plaza Castilla, y dado que es "una asignatura pendiente".

Para la zona del norte de Madrid se concibió una reforma en 1993 que se aprobó en 1997 y se reactivó en 2015 en los últimos coletazos del gobierno de la popular Ana Botella. Sin embargo, la operación fue rechazada por el Ayuntamiento en mayo de 2016 y en julio de 2017 se alcanzó un preacuerdo entre Carmena, Fomento y la promotora Distrito Castellana Norte que se ha formalizado ahora.

Noticias

anterior siguiente