Enlaces accesibilidad

Anna Gabriel no acudirá a declarar ante el Supremo y se quedará en Suiza

  • En una entrevista con un diario suizo asegura que no iba a tener "un juicio justo"
  • La dirigente de la CUP señala que allí "puede proteger mejor" sus derechos
  • Gabriel está citada a declarar como imputada este miércoles
  • Advierte que, si España pide su extradición, pedirá asilo político en ese país
  • Su abogado suizo ha defendido a etarras ante el Tribunal de Derechos Humanos

Por
Anna Gabriel intenta eludir la acción de la justicia en Suiza

La dirigente de la CUP Anna Gabriel no acudirá a declarar ante el Tribunal Supremo este miércoles y se quedará en Suiza, donde se encuentra actualmente, según ha confirmado ella misma en una entrevista con el diario suizo Le Temps. La dirigente anticapitalista afirma en el rotativo que no iba a tener un "juicio justo" en España y que, por eso -señala-, ha buscado "un país donde pueda proteger mejor" sus derechos.

"No iré a Madrid", asegura Gabriel en la entrevista con el diario local, que ha publicado la conversación primero en su edición en papel y, después, en la página web.

Portada del diario suizo Le Temps del 20 de febrero de 2018

Portada de este martes del diario suizo 'Le Temps', donde se recoge una llamada de la entrevista a Anna Gabriel. 'Le Temps'

En una entrevista con la radiotelevisión pública francófona RTS, la dirigente de la CUP ha advertido que está dispuesta a pedir asilo político en Suiza si España solicita su extradición, y que su intención es instalarse en el país helvético para reanudar su carrera académica, ya que fue profesora de Derecho en Barcelona.

"Por el momento no he pedido asilo político. Si me quedo aquí intentaré reanudar la vida académica. Yo era profesora de Derecho en la Universidad de Barcelona. Intentaré trabajar, intentaré instalarme aquí", ha señalado. "Y si no puedo, porque hay una solicitud de extradición, solicitaré el asilo político", ha concluido la exdiputada catalana.

Posteriormente, el abogado de Gabriel y también exdiputado de la CUP, Benet Salellas, ha presentado un escrito en el Tribunal Supremo donde anuncia que no se presentará para declarar como investigada por rebelión, al entender que en la causa abierta por el proceso independentista "no existe derecho a un juicio justo".

Gabriel está citada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena como imputada por la causa por presunta rebelión que se sigue contra el ex Gobierno catalán y varios líderes independentistas y, según la CUP, además de ella también se han desplazado a Suiza otros miembros de la campaña "Ni una més" contra la causa judicial que se les ha abierto.

Su abogado, especialista en defender etarras en el Tribunal de Estrasburgo

Por no ir a declarar ante el Supremo, Gabriel se arriesga a ser objeto de una orden de extradición u comisión rogatoria, pero su abogado en Suiza, Oliver Peter, considera la amenaza de una extradición poco probable a la vista de que España retiró su solicitud en el caso de Carles Puigdemont, huido en Bélgica.

Según declara el letrado al mismo diario suizo, su cliente no tendría un proceso justo en España. "Al principio, el proceso sobre la organización de un referéndum estaba en un tribunal regional catalán, pero se transfirió a una Corte de Madrid, cuyos miembros están próximos al poder actual y no ofrece garantías de independencia e imparcialidad", explica Peter. 

"Mi cliente es perseguida por motivos políticos, lo que convierte en ilícita una solicitud de extradición. Confiamos en las autoridades suizas para que rechacen legitimar el encarcelamiento de parlamentarios elegidos por haber querido defender el derecho a votar", opina el abogado Peter, especializado en la defensa de los derechos humanos y el trato a personas detenidas.

En 2012, este letrado participó en la defensa de 20 presos de ETA ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, un caso del que se derivó la anulación de la conocida como Doctrina Parot al considerar que vulneraba las libertades de los presos que han cumplido condena. Esa doctrina penal evitaba una reducción fuerte de las estancias en la cárcel, ya que permitía aplicar los beneficios penitenciarios sobre las condenas individuales y no sobre los 30 años marcados entonces como tiempo máximo para permanecer en prisión.

Olivier Peter también ha sido el defensor de los etarras Igor Portu y Martin Sarasola, responsables del atentado de 2006 en la T-4, en su proceso ante el Tribunal de Estrasburgo que ha resultado en la reciente condena a España por malos tratos en la detención de los dos terroristas.

"Gabriel no ha huido, ha buscado refugio"

En el mismo sentido, en una rueda de prensa en Barcelona a la que ha asistido la plana mayor de la CUP, el abogado de Gabriel y también exdiputado de la CUP Benet Salellas ha afirmado que la decisión de Gabriel ha sido tomada "colectivamente" y ha asegurado que la dirigente "no ha huido", sino que "ha buscado refugio como tantas otras personas en el planeta debido a una persecución política", en su caso en lo que ha definido como "causa general contra Cataluña".

En ese sentido, la CUP argumenta que ha esta huida a Ginebra es el resultado de una estrategia de "internacionalización de la situación política" de Cataluña y coherente con la postura de otro miembro de su formación, Mireia Boya, que sí declaró ante el Supremo al ser citada la semana pasada.

Salellas ha explicado que la estrategia de la CUP se dividió en dos vertientes: la primera con la declaración de Boya, que pretendía ser "una defensa política ante el Supremo", y la segunda, la de Gabriel, que tiene la intención de internacionalizar el conflicto político fuera de las fronteras españolas, desde Suiza, al igual que Carles Puigdemont y otros exconsejeros del Govern están en Bélgica.

"Seré más útil a mi movimiento en libertad que entre rejas"

Ateniéndose a este objetivo propagandístico, en la entrevista con el rotativo Le Temps, Gabriel indica que es "perseguida" por su actividad política y que "la prensa gubernamental" ya la ha declarado "culpable", en referencia a las filtraciones en los medios de comunicación españoles de un informe de la Guardia Civil que la señala como miembro del comité estratégico que dirigió las acciones contempladas en el documento "Enfocats", considerado la hoja de ruta de la independencia.

Según señala el diario suizo, en ese informe policial se describe a Gabriel como una "activista feroz", que "participó en la formación del consejo de dirección de la 'rebelión' independentista y que animó a la población a la desobediencia".

Para justificar su ausencia ante el juez asegura: "Seré más útil a mi movimiento en libertad que detrás de las rejas".

"Cuando he visto la suerte reservada a algunos de mis compañeros, que están todavía en la cárcel desde diciembre pasado, he comprendido que debía irme", indica Gabriel, quien añade: "No soy la única a la que espera la prisión: todo el Gobierno [catalán] está amenazado".

Acusa a Madrid de acallar el independentismo con "represión"

Gabriel rechaza enérgicamente estas acusaciones: "Siempre he hecho campaña a favor del referéndum, pero pacíficamente".

"La cuestión de Cataluña debería poder resolverse políticamente, pero las autoridades españolas quieren acallar el independentismo a través de la represión", añade.

La dirigente de la CUP denuncia en Le Temps el ambiente "tenso como nunca" en Barcelona, y sostiene que el Gobierno español "no hace nada para garantizar nuestra seguridad frente a la violencia de los fascistas". Para apoyar esas afirmaciones, la exdiputada catalana expone las amenazas de muerte que dice haber recibido regularmente de grupúsculos de la extrema derecha.

Gabriel compara la situación catalana "con lo que ocurre en estos momentos en Turquía", y denuncia lo que considera una "caza" con cerca de "900 personas bajo investigación o acusadas, entre ellos, profesores, policías, políticos y simples votantes".

La CUP confirmó el sábado pasado las informaciones que aseguraban que Gabriel había viajado a Suiza. En una nota de prensa, la formación independentista aseguró que, "en el marco de la preparación de la campaña antirrepresiva, así como en la estrategia de defensa ante la causa general que se instruye desde el Supremo, consideramos absolutamente central la dimensión internacional que podemos contribuir a darle".

En esta línea, la CUP indicaba que el contacto con entidades, instituciones internacionales y abogados vinculados a la defensa de los derechos civiles y políticos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos será una de sus estrategias prioritarias.

Noticias

anterior siguiente