Enlaces accesibilidad

Argentina

La Armada argentina admite que nunca consideró que la avería del submarino desaparecido fuera una "emergencia"

  • El ARA San Juan avisó de un incendio a bordo horas antes de su desaparición
  • El portavoz de la Armada dice que "en ningún momento" se le dio gran relevancia
  • Esgrime que el propio comandante de la nave hubiese emergido si lo hubiera sido

Por
El portavoz de la Armada argentina, capitán Enrique Balbi, informa a los medios de comunicación sobre el submarino desparecido
El portavoz de la Armada argentina, capitán Enrique Balbi, informa a los medios de comunicación sobre el submarino desparecido. EFE

La Armada argentina ha admitido este martes que "en ningún momento" se consideró que el "principio de incendio" del que avisó el submarino ARA San Juan horas antes de desaparecer con 44 tripulantes a bordo fuera una "emergencia o avería de gran magnitud", si bien ha esgrimido que la actuación del propio comandante de la nave, el capitán de Fragata Pedro Martín Fernández, no revelaba que se tratara de una situación de alerta.

"Con todas las comunicaciones telefónicas que hubo, en ningún momento ni el comandante de la unidad ni comandante superior consideró ese tema ni como una emergencia ni como una avería de gran magnitud, porque lo pudo solucionar por la alimentación", ha explicado el portavoz de la Armada, capitán Enrique Balbi, en una rueda de prensa en Buenos Aires.

Él mismo hubiese salido a superficie e informado al comandante para que le acompañe a un puerto

Balbi ha recalcado que si el mismo comandante del ARA San Juan, "con 22 años de experiencia", evaluó la situación "como está escrita en el parte", no es una emergencia, ya que de haber sido así "él mismo hubiese salido a superficie e informado al comandante para que le acompañe a un puerto".

Un incendio con humo pero sin llamas

Aunque se sabe desde hace días que el submarino había tenido un problema con las baterías, hasta este lunes no se habían desvelado los detalles de esa avería, que fueron pormenorizados por Balbi en su parte diario a los medios.

Las autoridades argentinas confirman que el submarino desaparecido sufrió una explosión

Así, el portavoz castrense indicó que el submarino había informado pocas horas antes de desaparecer de un "ingreso de agua por el snorkel" que cayó, por el sistema de ventilación, sobre una batería y provocó un cortocircuito y un principio de incendio, con humo pero sin llamas.

El portavoz de la Armada también señaló que el cortocircuito fue "subsanado" y se aisló "eléctricamente la batería", por lo que el submarino prosiguió su recorrido en inmersión hacia la base en Mar del Plata, propulsado por el circuito de popa.

Trece días de búsqueda

Las autoridades argentinas perdieron la pista del ARA San Juan hace ya trece días, el pasado 15 de noviembre, cuando el submarino navegaba por aguas del Atlántico sur con 44 tripulantes a bordo para regresar a su base en Mar del Plata tras completar su misión y partir de Ushuaia.

Aunque la Armada no ha dado oficialmente por muertos a los tripulantes de la nave, los familiares han perdido prácticamente toda esperanza de que regresen a casa con vida, especialmente después de que, la semana pasada, se confirmará que el submarino sufrió una explosión unas tres horas después de su última comunicación, esto es, a las pocas horas de haber avisado de una avería en las baterías.

El submarino argentino ARA San Juan se averió antes de desaparecer

Pese a todo, el operativo de búsqueda de la embarcación, en el que participan hasta 14 países, incluido España, se mantiene todavía activo. "Estoy convencido de que el esfuerzo va a dar sus frutos y el submarino va a ser localizado. Es una tarea lenta y además no ayudan las condiciones hidrometeorológicas reinantes en la zona", ha asegurado este mismo martes el capitán de fragata Fernando Sabadín, comandante del ARA Patagonia, uno de los barcos que participan en el rastreo de la nave.

La meteorología complica el rastreo

El portavoz de la Armada, en cualquier caso, ha reconocido que se viven "horas críticas" y de "mucha incertidumbre" en la búsqueda, que ha calificado como un "operativo humanitario sin precedentes", con 23 buques de superficie, ocho aeronaves y más de 4.000 personas trabajando en el rastreo.

Balbi ha comentado que la meteorología de este martes "no es tan buena", con "vientos regulares y olas de entre dos y tres metros", por lo que aún va con retraso la llegada a la zona de búsqueda del minisubmarino de Estados Unidos que puede descender hasta los 600 metros de profundidad.

"Es una situación muy complicada, crítica, angustiante, de tensión y preocupación para los familiares y con toda la Armada comprometida", ha subrayado Balbi, que ha remarcado que no hay fecha de finalización de la búsqueda, en la que se rastrea un radio de 36 kilómetros "que implica una superficie circular de casi 4.000 kilómetros cuadrados".

Noticias

anterior siguiente