Enlaces accesibilidad

Apple admite que varios estudiantes han trabajado de forma irregular en las plantas chinas que fabrican el iPhone X

  • Un reportaje periodístico reveló que trabajan horas extra, algo prohibido por la ley local
  • En contra de lo dicho por los jóvenes, la empresa indica que trabajaron voluntariamente

Por
Una imagen del iPhone X en una pantalla de vídeo en un centro de visitantes de Apple en California
La multinacional tecnológica lamenta que se permitiese a estudiantes trabajar horas extra. REUTERS/Elijah Nouvelage

La tecnológica estadounidense Apple ha admitido que su socio taiwanés, Foxconn, empleó a estudiantes de manera irregular para la fabricación del iPhone X en sus plantas chinas. Después de que esa información apareciera en un reportaje periodístico, la multinacional ha tenido que dar explicaciones y se ha comprometido a hacer todo lo posible para proteger a sus trabajadores en toda la cadena de suministro de sus productos.

La polémica ha surgido tras la publicación de un reportaje en el diario Financial Times donde recoge el testimonio de seis estudiantes que fueron enviados a trabajar a la fábrica de iPhone X en Zhengzhou y que trabajaban 11 horas al día, una situación que viola las leyes laborales locales que impiden que los estudiantes trabajen más de 40 horas a la semana.

Jóvenes entre 17 y 19 años

Según el diario anglosajón, esos seis jóvenes tienen entre 17 y 19 años y forman parte de un grupo de 3.000 estudiantes que la Escuela de Red Ferroviaria Urbana de Zhengzhou envió en septiembre pasado a trabajar en la planta que Foxconn tiene en esa ciudad china.

Los estudiantes que contaron su caso a Financial Times aseguran que esos tres meses de trabajo en la fábrica se contaban como "experiencia laboral" que se les exige para graduarse en sus estudios.

Nuestra escuela nos obligó a trabajar aquí", aseguró al diario una estudiante de 18 años que no quiso dar su nombre por miedo a represalias y que subrayó que el trabajo que hacen en la fábrica "no tiene nada que ver" con sus estudios. La joven explicó que ensamblaba hasta 1.200 cámaras del iPhone X al día.

Según un empleado que lleva muchos años en la fábrica de Foxconn en Zhengzhou, la contratación de estudiantes es una práctica muy habitual durante el período de mayor producción, entre agosto y diciembre. En esos meses, la masa laboral de la planta pasa de 100.000 empleados hasta 300.000, con lo que la producción llega a superar los 20.000 terminales de iPhone diarios.

Apple asegura que trabajaron "voluntariamente"

Según ha reconocido Apple en un comunicado, "en una auditoría reciente descubrimos que estudiantes trabajan horas extra en una instalación de proveedores en China".

Sin embargo, y en contra de lo manifestado por los estudiantes, la multinacional asegura haber comprobado que "los estudiantes trabajaron voluntariamente" y "fueron compensados", pero "no se les debería haber permitido trabajar horas extra".

"Apple se dedica a garantizar que todos en la cadena de suministro sean tratados con la dignidad y el respeto que merecen. Sabemos que nuestro trabajo nunca termina y continuaremos haciendo todo lo posible para tener un impacto positivo y proteger a los trabajadores en nuestra cadena de suministro", apunta la compañía en ese comunicado.

El iPhone X es el teléfono inteligente más caro del mercado, ya que el modelo más básico cuesta 1.000 dólares.

La empresa taiwanesa Foxconn, conocida en la isla como Hon Hai Precision Industry Co, es el mayor fabricante mundial de componentes electrónicos y trabaja para varias marcas como Apple, Hewlett Packard, Nokia y Dell y cuenta con más de un millón de empleados en sus manufacturas en China.

Noticias

anterior siguiente