Anterior Xi Jinping, elevado al nivel de Mao al incluir su pensamiento político en los estatutos del PCCh Siguiente Catalá advierte de que solo "convocando elecciones" Puigdemont no evitaría el artículo 155 Arriba Ir arriba
 Los Campos Flégreos son una caldera volcánica situada a 9 kilómetros al noroeste de la ciudad de Nápoles.
Los Campos Flégreos son una caldera volcánica situada a 9 kilómetros al noroeste de la ciudad de Nápoles. THINKSTOCK

El supervolcán habitado de Nápoles parece estar cerca de estallar

  • Sobre su caldera, denominada Campos Flégreos, viven 360.000 personas

  • Su actividad desde la década de 1950 ha tenido un efecto acumulativo

  • Las sospechas de los geólogos se basan en un nuevo modelo de fractura volcánica

|

El supervolcán habitado Campos Flégreos en el sur de Italia puede estar más cerca de una erupción de lo que se pensaba, según una nueva investigación del University College London (UCL) y el Observatorio del Vesubio en Nápoles.

El volcán -sobre cuya amplia caldera en forma de depresión viven 360.000 personas- ha estado inquieto durante 67 años, con períodos de dos años de alteraciones en los años 1950, 1970 y 1980, que causaron pequeños terremotos locales y levantamiento del suelo. Fenómenos similares ocurrieron hace más de 500 años, que desembocaron en una erupción en 1538.

Los autores del estudio, publicado en Nature Communications, han utilizado un nuevo modelo de fractura de volcanes desarrollado en la UCL para investigar si Campos Flegreos podría estar preparándose de nuevo para estallar.

Han descubierto que la actividad desde la década de 1950 ha tenido un efecto acumulativo, causando una acumulación de energía en la corteza y haciendo que el volcán sea más susceptible a la erupción. Anteriormente, generalmente se pensaba que la energía necesaria para estirar la corteza se perdía después de cada período de actividad.

"Al estudiar cómo el terreno se está agrietando y moviéndose en Campos Flégreos, pensamos que puede estar acercándose a una etapa crítica donde la agitación adicional aumentará la posibilidad de una erupción, y es imperativo que las autoridades estén preparadas para esto", explica el director del Centro de Peligros de la UCL, Christopher Kilburn.

"No sabemos cuándo o si esta actividad prolongada llevará a una erupción, pero Campos Flégreos está siguiendo una tendencia que hemos visto al probar nuestro modelo en otros volcanes, incluyendo Rabaul en Papua Nueva Guinea, El Hierro en Islas Canarias y las colinas de Soufriere en Montserrat en el Caribe. Nos estamos acercando a la predicción de erupciones en los volcanes que han estado tranquilos durante generaciones mediante el uso de modelos físicos detallados para comprender cómo se desarrolla la agitación anterior", informa en un comunicado.

Movimiento interno de magma

El movimiento de magma tres kilómetros por debajo del volcán ha causado los episodios de actividad interna. Una erupción se vuelve más probable cuando el suelo ha sido estirado hasta su punto de ruptura, porque la roca fundida puede escapar a la superficie cuando el suelo se separa. Es difícil predecir cuándo puede ocurrir una erupción porque, aunque el suelo se rompa, es posible que el magma se detenga antes de llegar a la superficie.

La actividad interna ya ha causado graves trastornos sociales en Camops Flégreos. Los tres episodios de levantamiento han levantado el puerto de Pozzuoli, cerca del centro de actividad, a más de tres metros del mar.

"Los disturbios en 1970 y 1983 causaron que decenas de miles de personas fueran evacuadas de Pozzuoli", dice el coautor del estudio, el doctor Stefano Carlino, del Observatorio del Vesubio.

Suburbios occidentales de Nápoles

El conjunto de Campos Flégreos cubre más de cien kilómetros cuadrados fuera de los suburbios occidentales de Nápoles. Es una caldera grande, lo que significa que aparece como una depresión gigante en la superficie en lugar de una montaña cónica. Una erupción afectaría a las 360.000 personas que viven a través de la caldera y la población de Nápoles de casi un millón.

"La mayoría de los daños en las crisis anteriores fueron causados por la sacudida sísmica de los edificios. Nuestros hallazgos demuestran que debemos estar preparados para una mayor cantidad de sismicidad local durante otro levantamiento y que debemos adaptar nuestros preparativos para otra emergencia, conduzca o no a una erupción", concluye el coautor del estudio, el profesor Giuseppe De Natale, exdirector del Observatorio del Vesubio.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente