Enlaces accesibilidad

¿Qué separa y qué une a Díaz, Sánchez y López en sus propuestas políticas?

  • Díaz presenta su programa para el país y el PSOE a cuatro días de las primarias
  • Sánchez ha matizado su modelo de relación con Podemos y el término 'nación'
  • Los candidatos coinciden en un modelo de partido con el poder de la militancia

Por
Los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE.
Los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE. EFE

Más allá de la guerra de poder pura y dura ¿qué diferencia el proyecto político y de modelo de partido de Susana DíazPedro Sánchez y Patxi López?, ¿en qué coinciden?, ¿dónde están los principales puntos de fricción? Los tres candidatos a liderar el PSOE han puesto negro sobre blanco lo que quieren para España y para el PSOE.

La última en hacerlo, a tan sólo cuatro días de que los militantes socialistas voten en las primarias, ha sido la presidenta andaluza, que este miércoles ha presentado en Madrid su 'programa electoral' bajo el lema 'Una propuesta de futuro. 100% PSOE'.

Inicialmente la candidata había hecho suyo el proyecto político impulsado por la gestora del PSOE y presentado por el diputado Eduardo Madina hace meses, pero ante las críticas por parte de los otros dos aspirantes, sobre todo del sector 'sanchista', por carecer de programa, finalmente ha presentado un documento propio, aunque ha insistido en que hará suyo el que se apruebe en el 39º Congreso Federal de junio.

Sánchez presentó su documento político 'Por una nueva socialdemocracia' (pdf.) el pasado 12 de febrero, aunque la versión final vio la luz hace sólo unos días, lo que ha dado munición a sus contrincantes para acusarlo de dar "bandazos" y variar su discurso en función del momento y del lugar.

Por su parte, López dio a conocer sus propuestas el pasado 12 de marzo bajo el lema 'Más de 100 razones para unir al PSOE' (pdf.) y no se ha movido de esa primera versión.

Cataluña y el modelo territorial de España y la relación del PSOE con Podemos  son los aspectos que han generado más ampollas en el debate socialista. Otras cuestiones, como la necesidad de derogar la reforma laboral, una mayor justicia social o la lucha contra la corrupción están entre los puntos que defienden en común.

Los tres hablan de un PSOE útil, ganador, feminista, abierto y de izquierda. Díaz pide sentir "orgullo" por la historia del PSOE y López cita en su documento a los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, de los que hace bandera en cada mitin la andaluza y que Sánchez ve como reflejo de un PSOE del pasado.

Coinciden en el modelo federal pero discuten por el término 'nación'

El PSOE marcó su hoja de ruta en cuanto al modelo territorial de España en 2013 en la Declaración de Granada, redactada bajo la dirección de Alfredo Pérez Rubalcaba. En ella se defiende la reforma constitucional para avanzar hacia un Estado federal.

Los tres candidatos en las primarias apoyan ese modelo de Estado pero hay matizaciones y diferencias más de forma que de fondo en cuanto a los términos 'nación' o 'plurinacional'.

Así, Pedro Sánchez, en su texto final, se reafirma en su concepción "plurinacional" de España y abunda en la necesidad de "perfeccionar" ese carácter plurinacional del Estado con la modificación del artículo 2 de la Constitución. Precisa ahora que se refiere a Cataluña como "nación cultural". 

'Por una nueva socialdemocracia', proyecto de Pedro Sanchez.

'Por una nueva socialdemocracia', proyecto de Pedro Sanchez.

En su texto, el exlíder deja claro que no hay naciones políticas diferentes a la española, pero lo cierto es que en otros momentos ha hablado de Cataluña como "nación", sin matizaciones, y de España como "nación de naciones".

Patxi López, que le espetó a Sánchez un ¿Pedro, sabes lo que es una nación?, en uno de los momentos de mayor tensión del debate a tres, también aboga por defender Cataluña como "nación cultural" y, en su documento, por la "reforma federal necesaria" para resolver las tensiones del modelo territorial y por un nuevo Estatuto de Cataluña en coherencia con el nuevo marco institucional.

Díaz propone en su documento político un PSOE "capaz de resolver el descontento y la deriva independentista basándose en el reconocimiento pleno de las singularidades de las distintas nacionalidades y regiones", si bien entiende que en España un socialista "sólo entiende dos estados: el español y el de bienestar". Aboga por una reforma constitucional consensuada y pide "respeto y protección de las lenguas cooficiales, que muestran la riqueza y variedad cultural y lingüística de nuestro país. 

La difícil relación de PSOE con Podemos

El PSOE no termina de encontrar el punto común para afrontar la relación con el partido que, en parte, ha provocado la debacle socialista. La amenaza de 'sorpasso' sigue resonando en Ferraz y en cada encuesta se convierte en la bestia negra para el socialismo.

En relación al partido de Pablo Iglesias, los candidatos sólo coinciden en no apoyar la moción censura anunciada por Pablo Iglesias.

Sánchez, que no sacó adelante su investidura por el voto en contra de Podemos y de PP, abogaba hace meses por el pacto claro con la formación morada pero, en la recta final de esta campaña, ha matizado para marcar distancias con Podemos, que ha convocado una manifestación en apoyo a esa moción en la 'jornada de reflexión' de las elecciones primarias, lo que no ha gustado mucho a los socialistas.

Sus propios colaboradores han reconocido que muchos militantes le habían trasladado en los mítines su descontento con las simpatías mostradas por esta formación.

En la primera versión de su documento político, Sánchez ponía de manifiesto que el PSOE no podía colisionar directamente con "otras fuerzas progresistas" y abogaba por el "entendimiento". No citaba expresamente a Podemos pero la referencia era más que clara. Iba más allá para defender la "unidad de acción" y una "gran alianza de fuerzas progresistas para acabar con el austericidio" y llegó a hablar de trabajar "codo con codo" con el partido morado.

Tras las numerosas críticas por parte de los otros dos candidatos, que le han acusado de "entregarse", "arrodillarse" y "echarse a los brazos" de Podemos, el exlíder, de un modo mucho más genérico, habla ahora de una "alianza de progreso" con "sectores de la sociedad española que coincidan en la necesidad de desarrollar una democracia avanzada en lo político y en lo económico y que haga progresar la justicia social" sin especificar más.

El nuevo texto remarca la "autonomía del proyecto socialista" y Sánchez, en alguna entrevista, ha vuelto a apostar por un pacto transversal- PSOE, Podemos y Ciudadanos- combinación que no le funcionó tras las elecciones del 20D.

Susana Díaz es la más crítica de los tres con Podemos. La falta de cariño es mutua entre la formación de Iglesias y la andaluza, que no pierde ocasión en alejar su proyecto de Podemos.

Ella es la única presidenta autonómica del PSOE que no gobierna gracias a ese partido. De hecho, llegó al Palacio de San Telmo de Sevilla gracias al apoyo de Ciudadanos, con el que se siente más cómoda.

En todos los mítines se ha marcado como único objetivo "ganar al PP" y evidencia el abismo que la separa de Iglesias y en el documento político presentado no se refiere a alianzas con otros partidos de forma concreta. En el apartado de 'sinergias' habla de "alianzas de progreso con la sociedad civil" y de acuerdos con los agentes sociales, las organizaciones sociales y los movimientos cívicos y sólo cita a UGT y CC.OO.

'Mas de 100 razones para unir al PSOE', documento de Patxi López.

'Mas de 100 razones para unir al PSOE', documento de Patxi López.

Patxi López, por su parte, se niega a que el PSOE forme parte de una "suma confusa de minorías de izquierda" y se reafirma en un "proyecto autónomo" que aspire al respaldo de mayorías.

Pide no parecerse a una "izquierda tan puramente destilada y tan extrema que resulta incapaz de generar confianzas mayoritarias" y critica a esa izquieda "pseudo-revolucionaria", aunque sin citar a Podemos. El exlehendakari no descarta de forma explícita el pacto con Podemos, aunque sí limita los pactos con el PP a "las reglas del juego democrático como la reforma constitucional, la garantía de convivencia o la lucha contra el terrorismo".

Modelo de partido que mira a la militancia

La militancia, extraordinariamente movilizada en estas primarias, se ha convertido en protagonista absoluta. No sólo porque los 187.949 militantes serán los que decidan quién manda en el PSOE a partir del domingo, sino porque su poder futuro en el partido es algo que también se dirime en este proceso.

En este punto, las coincidencias son muy amplias entre los tres candidatos, que abogan por ampliar la capacidad de decisión de las bases socialistas. Díaz, la última en presentar su proyecto de partido, ha incorporado a su proyecto las medidas que llevan desgranando meses sus adversarios.

Todos plantean consultar a la militancia los acuerdos de gobierno y las coaliciones y consideran que sólo la militancia debe poder revocar a un secretario general elegido por la base.

Programa de Díaz: 'Una propuesta de futuro. 100% PSOE'.

Programa de Díaz: 'Una propuesta de futuro. 100% PSOE'.

López incluye, además, la propuesta de segunda vuelta en las primarias entre los dos candidatos más votados y regular las consultas a la militancia para aspectos de relevancia, que se deberán hacer a propuesta de la mayoría del Comite Federal o del 20% de los militantes. Díaz también propone "regular" pero no especifica.

Sánchez, que introduce el concepto "empoderamiento de la militancia", plantea que todos los cargos electos del PSOE a todos los niveles deberán rendir cuentas de modo obligatorio, sancionable y periódico de su gestión y defiende el derecho de iniciativa política de los militantes.

Además, Sánchez va más allá en la participación de la militancia y lo amplía a los simpatizantes, que podrán votar si gana, mediante una inscripción, en la selección de candidatos. Este es el modelo implantado en Podemos, cuyos inscritos participan en todas sus consultas sin necesidad de pagar cuota al partido.

Los tres se comprometen a limitar la duración de las gestoras: Díaz plantea nueve meses, López lo reduce a seis meses y Sánchez quiere que una comisión gestora sólo tenga el poder tres meses.

López y Sánchez también coinciden en el principio 'un militante, un cargo' que defiende que no desempeñar simultáneamente más de un cargo institucional de elección directa.

Prioridades comúnes para López, Díaz y Sánchez

  • Empleo digno y de calidad, con especial atención a los jóvenes
  • Derogación de la reforma laboral
  • Impulso de un nuevo modelo económico
  • Lucha contra el fraude fiscal y mayor equidad tributaria
  • Convertir los derechos sociales en garantía constitucional
  • Erradicar la corrupción de la vida política y apostar por la transparencia
  • Desarrollo sostenible
  • Pacto en Educación
  • Avance en la laicidad del Estado
  • Pacto de Estado contra la Violencia de Género
  • Apuesta por una Europa reforzada y social
  • Lucha contra el cambio climático
  • Bajar el IVA del cine e impulsar la cultura

Noticias

anterior siguiente