Anterior El Athletic se lleva demasiado premio ante el Levante Siguiente Alertas en casi todo el país este lunes por el efecto de 'Ana', la primera gran borrasca del otoño Arriba Ir arriba
La intensa ola de frío que recorre gran parte de Europa ha causado en los últimos días más de 30 muertos

Una ola de frío congela Europa con temperaturas de hasta 40 grados bajo cero y decenas de muertos

  • Hay víctimas mortales en Polonia, Italia, Turquía, Grecia y Rusia

  • Preocupa sobre todo la situación de las personas sin hogar y los refugiados

|

Una ola de frío ha congelado media Europa. La nieve y las bajas temperaturas -de hasta 40 grados bajo cero- han dejado decenas de víctimas mortales en Polonia, Italia, Turquía, Grecia y Rusia. La mayoría han fallecido por hipotermia, y preocupa sobre todo la situación de las personas sin hogar, como mendigos y refugiados.

La masa de aire gélido que mantiene en alerta al este de Europa se centra en Rumanía y Hungría. El Mar Negro está congelado, cubierto por una capa de hielo de varios centímetros. Los rompehielos se han tenido que adentrar en el Danubio, para rescatar a los barcos que se han quedado atrapados.

El intercambio de casas, una opción barata para veranear

Refugiados desprotegidos

Las bajas temperaturas ponen en grave peligro a los que duermen al raso o en campamentos de refugiados. La Comisión Europea ha advertido de que la situación es insostenible en los campos de Grecia. El frío ha provocado también la muerte de dos personas en el país heleno y el miedo en los refugiados, que malviven a la intemperie o en lugares no aptos para hacer frente a temperaturas tan extremas. 

Cuando el viento sopla muy fuerte tira las tiendas y no podemos dormir

"Vamos a morir en las tiendas, no tenemos calefacción para pasar la noche", asegura un refugiado en la isla de Lesbos, donde no están están preparados para un invierno tan duro.

"A veces cuando el viento sopla muy fuerte tira las tiendas y no podemos dormir", señala otro migrante.

En Alemania un traficante de personas abandonó este domingo a 19 refugiados en un aparcamiento con 20 grados bajo cero. Entre los refugiados había cinco niños y catorce adultos, y algunos de ellos mostraban síntomas de hipotermia.

Los refugiados no tenían papeles de identificación y aseguraron a la policía que proceden de Siria, Irak e Irán y que han pagado a los traficantes cerca de 800 euros por persona. Los refugiados empezaron su viaje hacia Alemania en Italia, y el conductor abandonó el camión cuando empezó a tener problemas con el motor.

Diez muertos en Polonia en las últimas 24 horas

Italia, donde han muerto ocho personas, es otro de los países más sacudidos. La nieve ha sepultado varias localidades del centro. Tanto allí como en el sur del país varios colegios estarán cerrados este lunes.

Según han informado las autoridades, al menos otras diez personas han muerto en Polonia durante las últimas 24 horas a causa de las bajas temperaturas, lo que eleva a 65 el número de fallecidos en lo que va de invierno.

La policía de Polonia ha pedido a la población que permanezca alerta y que reaccione ante personas amenazadas de hipotermia, en particular la gente sin hogar. La policía los busca para llevarlos a lugares más seguros. "Estamos patrullando en las áreas que ellos frecuentan habitualmente para trasladarlos a centros hospitalarios y pedirles que vayan a refugios", señala un portavoz de la policía.

En las últimas horas las temperaturas han llegado a caer por debajo de los 40 grados en algunas partes del país en el que ha sido el fin de semana más frío de este invierno.

En las principales ciudades, además, al frío se suma la contaminación del aire. Las calderas funcionan a destajo y se hace difícil respirar.

Problemas de tráfico terrestre y aéreo

La nieve y hielo también dificultan el tráfico, tanto terrestre como aéreo. En Francia cuatro personas han muerto al patinar el autobus en el que viajaban. Y Estambul ha tenido que cancelar más de 600 vuelos.

En la parte europea de Rusia han registrado las temperaturas más bajas en cien años. En la ciudad de Klin, a unos 100 kilómetros al norte de Moscú, el sábado por la noche los termómetros mostraron una temperatura mínima de 35,9 grados bajo cero. Las clases no se han suspendido, pero los alumnos podrán  quedarse este lunes en sus casas si así lo deciden sus padres.

Este domingo, cerca de 12.000 personas se quedaron sin calefacción en la ciudad de Krasnogorsk, en la afueras de Moscú, con temperaturas de 25 grados bajo cero.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente