Anterior Roger Moore, el actor que enseñó modales a James Bond Siguiente La Policía identifica a Salman Abedi, de 22 años, como el suicida del atentado de Mánchester Arriba Ir arriba
Stephen Hawking cumple 75 años sin dar tregua a una vida de película

Stephen Hawking cumple 75 años sin dar tregua a una vida de película

  • El físico es reconocido por sus teorías sobre los agujeros negros y el Big Bang

  • Padece ELA desde los 21 años y ha sobrevivido contra todo pronóstico

  • De él se han escrito múltiples biografías, una de ellas convertida en película

|

El físico británico Stephen Hawking, el científico más famoso del mundo, se ha abierto un importante hueco en la historia gracias a sus influyentes teorías, libros vendidos, decenas de premios e incluso una película biográfica. Pero, el mayor de sus logros, es el de la supervivencia contra todo pronóstico. Hawking cumple 75 años en medio de su interminable batalla contra el ELA, la esclerosis lateral amiotrófica que sufre desde los 21 años.

Físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico, Hawking es conocido por sus rompedoras teorías, la más llamativa la de la “radiación Hawking”, por la que en la década de 1970 aseguró que los agujeros negros emiten radiación que lentamente causa su evaporación.

Pero aunque esta teoría es aceptada entre la mayor parte de sus colegas científicos, no ha sido demostrada aún empíricamente.

Big Bang

Hawking también ha contribuido a extender la teoría de la relatividad general de Einstein entre 1968 y 1979, junto con otros dos astrofísicos (George F. R. Ellis y Roger Penrose), aportando teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales.

De acuerdo con sus cálculos, el tiempo y el espacio tuvieron un inicio finito, un evento singular que rompió las leyes de la física, y que corresponde al origen de la materia y la energía, lo que se conoce como el Big Bang y que habría tenido lugar hace 15.000 millones de años, según él.

Esta teoría le ha valido también multitud de seguidores, incluso entre quienes no se dedican al ámbito de la ciencia, pero no así el premio Nobel, que le eludo por la falta de pruebas concluyentes.

A modo de anécdota, Hawking, que es doctor por la universidad de Cambridge, también siguió los pasos de Isaac Newton al ocupar entre 1979 y 2009 su misma cátedra en dicha institución.

Hawking nunca ha dejado la investigación y mantiene su labor de divulgación científica. En 1988 rompó récords de ventas con su libro Breve historia del tiempo, que acumula multitud de condecoraciones y galardones, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias (1989) y el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento (2015).

 Stephen Hawking recibe el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1989. Stephen Hawking recibe el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1989.

Además de respetado investigador, Hawking, que es miembro fundador del Centro de Cosmología Teórica de la universidad de Cambridge, participa a menudo en actos de divulgación científica y opina frecuentemente sobre asuntos de actualidad. Por ejemplo, se mostró contrario al 'Brexit' antes del referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) del 23 de junio.

Superviviencia tecnológica contra pronóstico

El grave estado de salud del físico durante décadas y su afán por continuar seguir trabajando también ha generado admiración y reconocimiento universal, que le elevan casi a la categoría de “héroe”, ya que ha estado a punto de morir en varias ocasiones.

Porque pocos podían esperar en 1963, cuando a los 21 años fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad degenerativa, que sobreviviera a los cinco años como máximo que le daban los médicos.

Ahora, a sus 75, está postrado en una silla de ruedas, con la mayor parte de sus músculos deteriorados y tan solo logra comunicarse a través de una computadora que maneja con los músculos faciales.

Una vida de película

Pero su vitalidad y afán por seguir adelante tanto en lo personal como en lo profesional le ha valido múltiples biografías.

Una de ellas, Travelling to Infinity: my life with Stephen, que publicó su primera esposa, Jane Wilde, en 2007, dio el salto a la gran pantalla bajo el título La teoría del Todo (2014), que le valió a su protagonista (el actor Eddie Redmayne) el Óscar a mejor actor, un Bafta y un Globo de Oro.

 El actor Eddie Redmayne en el papel de Stephen Hawking en 'La teoría del todo' El actor Eddie Redmayne en el papel de Stephen Hawking en 'La teoría del todo'

El filme se centra en su relación con Wilde, con quien estuvo casado entre 1965 y 1990 y con quien tiene tres hijos y varios nietos.

A pesar de su separación, Hawking volvió a acercarse a su familia en 2006 después de divorciarse de su segunda esposa y antigua enfermera Elaine Mason, por la que dejó a Wilde.

Frases lapidarias contra la existencia de Dios

Como miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias, el pasado noviembre dijo en el Vaticano que preguntarse sobre "qué había antes del Big Bang" carece de sentido, pues "es como cuestionarse qué hay más al sur del Polo Sur".

En el pasado ha afirmado que la ciencia convierte a Dios en "innecesario", pues "las leyes de la física pueden explicar el universo sin la necesidad de un creador".

No son las únicas afirmaciones llamativas que ha aseverado el científico. Él, que vive gracias, en parte, a la tecnología, ha llegado a asegurar que “el cerebro podría existir fuera del cuerpo”. También ha llegado a predecir que a la Tierra le quedan unos 1.000 años y que “la raza humana tendrá que salir de la Tierra si quiere sobrevivir”, y se muestra abiertamente temeroso sobre los límites de la inteligencia artificial.

Entre otras proezas, Hawking apareció en 1993 en la serie televisiva de ciencia ficción Star Trek, en 2007 hizo un vuelo en gravedad cero con la NASA y el pasado abril demostró su popularidad mundial al captar más de dos millones de seguidores a las pocas horas de activar una cuenta en Weibo, el Twitter chino.

Stephen Hawking durante un vuelo en Gravedad Cero en 2007. Stephen Hawking durante un vuelo en Gravedad Cero en 2007.

Mientras, sigue aprovechando su frágil vida con incansable afán. Quien siempre esperó “una muerte temprana”, considera que “el tiempo es muy valioso”. “Hay tanto que quiero hacer, odio malgastarlo”, declaró hace una década. Ahora, a sus 75 años, parece que sigue pensando igual, porque continúa imparable en sus metas.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente