Enlaces accesibilidad

Elecciones en Francia 2017

Emmanuel Macron anuncia su aspiración al Elíseo con una candidatura 'antisistema'

  • Macron, de 38 años, dimitió como ministro de Economía de Hollande en agosto
  • No disputará el liderazgo del Partido Socialista sino que concurrirá con un nuevo partido

Por
 La candidatura de Emmanuel Macron era un secreto a voces desde que dimitió como ministro este verano.
La candidatura de Emmanuel Macron era un secreto a voces desde que dimitió como ministro este verano. AFP PHOTO / PATRICK KOVARIK

El exministro francés de Economía, Emmanuel Macron, ha anunciado su candidatura a las elecciones presidenciales de la próxima primavera con una propuesta que pretende estar por encima de la fractura tradicional entre derecha e izquierda y, sobre todo, contra un sistema político "bloqueado" y "obsoleto".

En una puesta en escena cuidadosamente orquestada en un centro de aprendizaje de Bobigny, ciudad del extrarradio de París repleta de barrios sensibles y capital del departamento con mayores problemas sociales del país, Macron ha prometido si sale elegido "una revolución democrática profunda" con un programa de momento poco definido.

"Estoy listo, por eso soy candidato a la Presidencia de la república, porque creo, más que nada, que podemos tener éxito, que Francia puede tener éxito", ha dicho el exministro.

El exministro ha asegurado que su candidatura se coloca "bajo el signo de la esperanza" y que no nace para reunir a la izquierda ni a la derecha "sino a todos los franceses". Ha insistido en el discurso que ha mantenido en los últimos meses contra el sistema establecido.

"Dentro de algunos meses, con ocasión de la elección presidencial, se nos ofrece rechazar el 'statu quo' y elegir avanzar. Ese combate que debemos librar para que nuestro país tenga éxito comenzará en 2017. La responsabilidad del presidente de la República es inmensa", ha dicho.

Esa clase política, a la que denostó, ha reaccionado con críticas generalizadas a este hombre de 38 años que nunca se ha presentado a unas elecciones, que mientras fue titular de Economía dejó una huella de liberal, y que, sobre todo, se beneficia de una gran notoriedad por la atención mediática que genera.

El joven exministro deberá afrontar la campaña sin el apoyo de uno de los grandes partidos tradicionales, aunque cuenta con la plataforma "¡En Marcha!" que él mismo fundó y con el respaldo de personalidades del mundo de los negocios. El joven exministro, de 38 años, no disputará así las primarias del Partido Socialista que se celebrarán en enero para elegir un candidato único a las presidenciales.

Macron, una referencia para el liberalismo francés

La candidatura de Macron, que era un secreto a voces desde que abandonó el gobierno en agosto pasado, se concreta en un momento estratégico, un día antes del último debate de los siete pretendientes en las primarias de la derecha y el centro, cuya primera vuelta se celebra el próximo domingo, y en la que los grandes favoritos de las encuestas son, por este orden, Alain Juppé, Nicolas Sarkozy y François Fillon.

Macron, que nunca se ha presentado a unas elecciones y que no pertenece al Partido Socialista, creó su propio movimiento político “ni de derechas ni de izquierdas”, En Marcha (En marche), el pasado mes de abril, formando aún parte del Gobierno remodelado dos meses antes.

Cuando estuvo al frente de la cartera económica gala se destacó como una referencia para el liberalismo francés. Aprobó la Ley para el crecimiento, la actividad y la igualdad de oportunidades, la llamada Ley Macron, que fue aprobada por Decreto sin pasar por el parlamento y tuvo una gran contestación en las calles.

La tensión entre Macron y el resto del Gobierno alcanzó su nivel máximo el pasado mes de julio, cuando en un mitin de En marcha dijo que Francia es un país "harto de promesas no cumplidas". Su activismo con ese movimiento generó fricciones, sobre todo con el primer ministro, Manuel Valls, y finalmente condujo a su salida del Ejecutivo.

Bien posicionado en las encuestas

En septiembre Macron aparecía como el mejor posicionado para representar a la izquierda en las elecciones presidenciales, según un sondeo del instituto demoscópico Odoxa para France 2.

El presidente francés sería derrotado por su exministro Arnaud Montebourg si se presentara a las primarias de la izquierda, mientras que su primer ministro, Manuel Valls, en caso de concurrir saldría ganador ante los principales aspirantes, según un sondeo publicado este martes.

Macron, el mirlo blanco alza el vuelo en solitario

Hijo de dos médicos de Amiens (norte del país), Macron se formó en el gran vivero galo de cargos públicos, la ENA (Escuela Nacional de Administración), donde coincidió con una promoción que hoy ya copa importantes puestos en el Estado.

Tras completar sus estudios comenzó a trabajar como inspector de finanzas, antes de desembarcar en la empresa privada de la mano de la banca de negocios Rothschild en 2008.

Su pecado original, no haber sido nunca elegido para un cargo en unos comicios, le privó de convertirse en ministro del Presupuesto en el primer Gobierno Valls. Decepcionado, decidió regresar a Rothschild, del que llegó a ser socio, un perfil que le granjeó críticas de la parte del ala izquierdista del socialismo. Y que también le hizo muy rico: su papel en la operación de compra por Nestlé de una filial de la farmacéutica Pfizer, valorada en 9.000 millones de euros, le convirtió en millonario.

Macron compaginó su trabajo en la banca con la colaboración con el entonces candidato Hollande, quien le encargó las relaciones con los empresarios. Una vez en el Elíseo, le designó consejero económico, un puesto al que muchos otorgan más poder que al ministro de Economía, adonde llegaría hace justo dos años para reemplazar a Arnaud Montebourg, representante del ala izquierda de los socialistas.

En Bercy, sede del ministerio, dejará como mayor legado la ley que lleva su nombre, un texto que liberaliza los servicios y cuyas disposiciones principales estipulan la ampliación de 5 a 12 los domingos al año en que los comercios pueden abrir en las zonas turísticas y la desregulación de profesiones como la de notario.

Avezado músico (ganó premios como pianista en el conservatorio de Amiens) y lector de filosofía, su ubicuidad en los medios franceses se amplió al "papel couché" por el perfil de su esposa, Brigitte Trogneuxm, antigua profesora suya en el instituto y 18 años mayor que él.

Macron vuela solo desde hoy hasta el Elíseo. Las urnas decidirán el éxito o fracaso de su aventura.

Noticias

anterior siguiente