Anterior Moscú ordena reducir el número de diplomáticos de EE.UU. en Rusia Siguiente El Gobierno recurre al TC la reforma del reglamento del Parlamento catalán Arriba Ir arriba
Campus Palmas Altas, sede de Abengoa en Sevilla
Campus Palmas Altas, sede de Abengoa en Sevilla. EFE Jose Manuel Vidal

Abengoa logra los apoyos suficientes a su plan de reestructuración para evitar el concurso de acreedores

  • Suma adhesiones de bonistas y entidades bancarias tenedoras de más del 75% de la deuda

  • El acuerdo se someterá a una junta extraordinaria de accionistas el 22 de noviembre

  • Los actuales accionistas verán diluida su participación al 5%

|

El plan de reestructuración diseñado por Abengoa y sus principales acreedores ha sumado adhesiones de bonistas y entidades bancarias tenedoras de más del 75% de la deuda, de modo que la empresa podrá evitar el que habría sido el mayor concurso de acreedores hasta la fecha en España.

Fuentes conocedoras del proceso han indicado a Europa Press que, con datos todavía provisionales, se ha superado ya el porcentaje de adscripciones necesarias para sacar adelante el plan de reestructuración financiera y de viabilidad empresarial.

A las 6:00 horas de este martes se cerró el plazo para que los bonistas se suscribiesen al plan, mientras que el resto de los acreedores tienen tiempo hasta el cierre esta tarde de la notaría. El 28 de octubre concluyen los meses de prórroga que la empresa solicitó al juzgado en marzo.

Abengoa, que tuvo que recurrir al preconcurso ahogada por un elevado endeudamiento -situado en aquel momento en más de 9.000 millones de deuda financiera y casi 5.000 millones en pagos pendientes a proveedores-, logró cerrar en agosto un acuerdo de reestructuración de la deuda con sus principales acreedores que prevé la inyección de 1.170 millones.

El acuerdo se someterá a una junta extraordinaria de accionistas que se celebrará el 22 de noviembre y de la que saldrá una nueva Abengoa capitaneada por Gonzalo Urquijo y con un consejo renovado.

En la junta también se votarán las ampliaciones de capital que darán lugar a la nueva estructura societaria en la que los actuales accionistas verán diluida su participación al 5%, mientras que los acreedores y nuevos financiadores se quedarán con el 95% restante. La presencia de los Benjumea y otras familias históricas de la compañía se quedará alrededor del 1,5%.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente