Anterior El número de parados bajó en 340.700 en el segundo trimestre y la tasa de desempleo cayó al 17,22% Siguiente Mireia Belmonte completa la triple corona con su oro mundial en 200 mariposa Arriba Ir arriba
El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el primer economista del Banco Mundial, Paul Romer
El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el primer economista del Banco Mundial, Paul Romer, participan en una conversación sobre la agenda del desarrollo mundial en Washigton, Estados Unidos. EFE Shawn Thew

El Banco Mundial aboga por un giro copernicano para que Latinoamérica apuntale su crecimiento

  • Fortalecer la demanda externa con la incorporación de nuevos sectores

  • "La integración regional puede generar una región más eficiente", señala el BM

  • El crecimiento en 2017 será generalizado a excepción de Venezuela

|

El Banco Mundial (BM) aboga por un "gran giro" que consolide el crecimiento esperado para 2017 en Latinoamérica, tras la recesión de 2016 provocada por la caída del precio de las materias primas y la falta de reformas estructurales.

El economista jefe para América Latina y el Caribe del BM, Augusto de la Torre, ha recomendado explorar una mayor integración regional, un cambio productivo hacia nuevos sectores exportables y una demanda interna menos dependiente del consumo.

En la presentación de un informe de perspectivas para la región, el BM pronostica que Latinoamérica sufrirá una contracción del 1,1% de su producto interior bruto (PIB) este año, pero repuntará un moderado 1,8% el año próximo.

De la Torre ha recordado que el impacto de la caída de los precios de las materias primas y otros factores externos han venido lastrando a las economías latinoamericanas, que deben abordar cambios para consolidar el esperado repunte de 2017, que será generalizado a excepción de Venezuela, el gran enfermo de la región.

La menor demanda de China y de otras economías internacionales y el aumento de los tipos de interés en Estados Unidos ha afectado a las posibilidades de crecimiento en toda Latinoamérica, región para la que el BM recomienda la transición hacia un nuevo paradigma económico.

Brasil volverá al crecimiento en 2017

Respecto a Brasil, la mayor economía de la región, el Banco Mundial destaca que volverá al crecimiento en 2017 pero considera que es necesaria una reforma fiscal compleja, que necesita un gran consenso político.

Sobre México, el economista jefe del BM para Latinoamérica ha dicho que la falta de un crecimiento más sólido pese a las reformas ya abordadas es uno de los "grandes misterios" económicos de la región y ha señalado que aún hay espacio para más reformas estructurales.

Entre los casos de éxito, el informe destaca a Perú, que ha conseguido apuntalar el crecimiento con una moneda estable. Además, a excepción de Chile, Perú y Paraguay, todos los demás países necesitan ajustes fiscales en cierto grado, mientras que Brasil, Colombia y Uruguay deben tomar medidas para fomentar el ahorro.

Para las economías sudamericanas será muy importante fortalecer la demanda externa con la incorporación de nuevos sectores exportables que complementen a los de materias primas que sufren una "caída de los precios bastante permanente". "La integración regional puede generar una región más eficiente (...) El vecindario necesita más integración para integrarnos mejor en el mundo", ha dicho De la Torre como una de las recetas para un mayor crecimiento.

Otra de las propuestas del BM es basar la demanda interna más en la inversión y algo menos en el consumo, como ocurre en los países asiáticos, con la constancia, ha señalado De la Torre, "de que somos latinos, no asiáticos". "La coyuntura ha cambiado", como sugiere el menor ritmo de crecimiento de China o los precios de las materias primas, por lo que "hay que recalibrar los patrones domésticos acorde con las nuevas condiciones externas".

Entre los riesgos para que la recuperación latinoamericana no se consolide, De la Torre ha destacado la posibilidad de que el comercio internacional no se recupere, que el crecimiento de China no sea el esperado y, en general, la demanda externa reduzca el espacio para reformas macroeconómicas.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente