Anterior La ONU alerta de que Yemen sufre "la mayor crisis humanitaria del mundo" Siguiente Rajoy niega al juez el cobro de sobresueldos y dice que "jamás" conoció la existencia de una caja B Arriba Ir arriba
El Festival de San Sebastián culmina un fin de semana plagado de cine

Hugh Grant, pura ironía británica en San Sebastián

  • El actor presenta en el festival Florence Foster Jenkins

  • Una película en la que comparte protagonismo con Meryl Streep

  • Grant desmitifica la importancia del su oficio y su carrera

|

Pura actitud e ironía británica. La fugaz visita de Hugh Grant a San Sebastián ha desengrasado de intensidad el festival con una rueda de prensa en el que el actor ha desmitificado prácticamente todo: su carrera, su vida privada, el oficio de actor, la verdad, y hasta el Brexit y la ópera. Menos a Meryl Streep, a quién ha calificado de genio. Todo tiene un límite.

Grant presentaba, dentro de la sección perlas, Florence Foster Jenkins la película de Stephen Frears en la que Streep interpreta a la millonaria soprano estadounidense que daba recitales para la alta sociedad y llegó a alquilar una actuación en el Carnegie Hall convencida de su talento. Solo que no tenía talento alguno: vivía en una burbuja de autoestima fabricado por su marido Clair Bayfield (Hugh Grant), un actor fracasado mantenido por la cantante.

Ayer, Ethan Hawke afirmaba que el cine era su religión. Grant descendía a la tierra: “Lo hago lo mejor que puedo para sea un poco entretenido y no demasiado aburrido. Eso es todo”.

Viéndole gesticular con las cejas en la rueda de prensa, la impresión es que Grant no ha interpretado en su vida y que comparte con sus personajes un cierto distanciamiento cínico con el mundo.

“No sé si mis personajes son particularmente yo. Lo que se ve es una actitud británica ante la vida. Cada cultura prioriza diferentes cosas. Los franceses priorizan la comida y el sexo, y para los británicos esas son sus menores preocupaciones. Pero sí hacemos chistes. No sé cómo ha sucedido, pero es así”.

Cualquier declaración de Grant hay que ponerla en cuarentena de ironía. Como cuando afirma que, intimidado por trabajar junto a Stephen Frears y Meryl Streep, por primera vez investigó al personaje a fondo, leyendo sus diarios y cartas. “Me sorprendió que durante toda su vida seguía mandando cartas para interpretar obras, que debajo de ese hombre tan guapo y divertido había un actor trágico”.

El rey de la comedia romántica afirma que de ningún modo puede ser un sex symbol, “sino una curiosidad” y que durante años los únicos guiones interesantes que le llegaban eran de galán cómico. “Es más divertido hacer de malo: hacer el galán romántico es difícil y aburrido y no creo que siempre lo haya hecho bien”, afirma el protagonista de Notting Hill Cuatro bodas y un funeral.

Sobre la autenticidad y lo falso, tema de la película, lo tiene claro. “No creo en la verdad, es importante mentir todo el rato, especialmente al hablar de interpretaciones. Cuando alguien me pregunta ¿puedo ser franco con tu trabajo?, siempre respondo: sí, me importa”, asegura.

Grant ha recordado su única visita al festival, en 1988. “Debía de estar muy borracho porque no recuerdo nada, aparte de la película Remando al viento. Creo que Gonzalo Suárez ganó una Concha, pero no recuerdo de qué color (ganó la Concha de Plata a mejor dirección)”.

Más mordaz aún para mencionar su turbulenta vida privada. “Ahora voy a hacer una película infantil. ¿Por qué? Porque tengo centenares de hijos y tengo que mantenerles entretenidos”.

Otro ejemplo: lo que empieza como una declaración de amor a Meryl Streep se convierte en un zasca a la escuela de interpretación estadounidense. “Es una mujer increíblemente inteligente. Y hay que recordar que es un genio. Una mujer que ha recibido 19 nominaciones frente a un hombre que ha interpretado comedia romántica. Hice un esfuerzo para llegar a lo que hacen los actores americanos: involucrarme con el personaje, sentir las emociones, escuchar música relevante para motivarme”.

Solo al final, cuando le preguntaron sobre la posibilidad de hacer televisión, la ironía tornó en cierta melancolía. “Mis amigos me dicen que los mejores guiones están en la televisión. Y es cierto que lo que me interesa del cine, el tamaño del glamur, no es el mismo de hace 30 años. Pero me gusta agarrarme a esa idea”.

La tercera jornada del 64 Festival de San Sebastián, en imágenes

anterior siguiente
10 Fotos 1 / 10 ver a toda pantalla ver miniaturas
  • 64 edición del Festival de Cine de San Sebastián

    64 edición del Festival de Cine de San Sebastián

    El actor inglés Hugh Grant presenta en San Sebastián 'Florence Foster Jenkins'

    EFE
  • 64 edición del Festival de Cine de San Sebastián

    64 edición del Festival de Cine de San Sebastián

    El actor Ricardo Gómez durante la presentación de 'Los últimos de Filipinas'

    EFE

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente