Enlaces accesibilidad

Elecciones vascas 2016

Iñigo Urkullu, abanderado de la "nación" vasca mientras Madrid aguarda

  • El lehendakari opta a la reelección con PP y PSOE pendientes del apoyo del PNV
  • Propone un nuevo Estatuto y una consulta para que Euskadi sea "nación"

Por
El lehendakari, Iñigo Urkullu, interviene durante un acto electoral del PNV.
El lehendakari, Iñigo Urkullu, interviene durante un acto electoral del PNV. EFE

Iñigo Urkullu Renteria (Alonsotegui, Barakaldo, Bizkaia, 1961) quiere seguir siendo el quinto lehendakari de la democracia, es decir, aspira a revalidar el cargo en las próximas elecciones vascas del 25 de septiembre, en unos comicios que se leen inevitablemente en clave nacional.

Con el proceso de la investidura del Gobierno central detenido y con los ojos puestos en Euskadi, el candidato del PNV tendrá que afanarse para que "la circunstancia de la gobernabilidad" no condicione los comicios autonómicos. Con una paradoja: en Madrid, PP y PSOE quieren ganarse el favor del PNV para apoyar a sus respectivos candidatos; en el País Vasco, los 'jeltzales' podrían necesitar a socialistas o 'populares' para investir al suyo.

Diplomado en Magisterio, Iñigo Urkullu es el primer presidente del PNV que es a la vez lehendakari. Peneuvista de toda la vida, fue miembro de la ejecutiva del partido en Bizkaia de forma casi ininterrumpida hasta 2007, año en el que accedió a la presidencia de todo el partido como candidato de consenso en sustitución de Josu Jon Imaz.

Con la decisión de celebrar las elecciones vascas en septiembre y la formación del Gobierno en suspenso, ha logrado aparcar el debate de un eventual apoyo a Rajoy en Madrid y para trabajar en afianzar su gobierno en Ajuria Enea, enarbolando la bandera nacionalista sin la 'mancha' electoral de un acuerdo con el PP.

Cómo describen a Urkullu

Considerado un nacionalista moderado aunque ortodoxo, Urkullu se ha definido como un "soberanista pragmático" porque según argumenta no existe en el mundo globalizado actual el principio de "independencia absoluta".

Hombre serio, metódico y familiar, con fama de dialogante, de maneras educadas y con un discurso sin excesos verbales, dicen de él que es una persona muy reflexiva, muy pegada a la realidad social, al trabajo de base, más allá de las alturas políticas.

Qué promesas escucharemos al candidato en esta campaña

Una consulta a la ciudadanía vasca para la reforma del Estatuto de Autonomía, el desarme y la desaparición de ETA, y la reducción del paro por debajo del 10% son los tres ejes principales del programa electoral del PNV.

En relación al autogobierno, el PNV descarta la "vía unilateral" a la catalana y defiende una reforma al estilo del fallido plan Ibarretxe: un nuevo estatuto refrendado por el Parlamento Vasco, sometido a una "consulta habilitante" por los ciudadanos previa a ser enviado a las Cortes Generales. El propósito, la definición de Euskadi como "nación" en el sentido jurídico y político y el establecimiento de relaciones bilaterales con el Estado central.

También, el candidato a la reelección promete destinar dos tercios del presupuesto a gasto social y solidaridad, así como incrementar el peso de la industria hasta el 25% del PIB por habitante.

¿Por qué los vascos tienen que votarle?

"Eraiki Euskadi ("Construye Euskadi")-Euskadi mira al futuro" es su eslogan electoral. Urkullu pide el voto porque cree que Euskadi necesita un gobierno "fuerte" para mirar al futuro con confianza, "sin dejar a nadie atrás, garantizando estabilidad, diálogo y acuerdos" y, sobre todo, para que nadia tenga que "venir de Madrid a explicar las cosas". "Tomamos las decisiones en Euskadi y para Euskadi", proclama.

¿Qué espera el PNV de estas elecciones?

Las encuestas previas a la campaña no dudan en dar al PNV como ganador, que aspira a mejorar sus 27 escaños actuales -la mayoría absoluta está en 38-, pero pronostican que necesitará de apoyos para mantener la Lehendakaritza. Y podría no ser suficiente, si la suma de escaños de los nacionalistas con un posible aliado -PSOE, PP- no supera a la suma de Podemos y Bildu.

En todo caso, hay que recordar que en 2012 Urkullu fue investido por mayoría simple con los únicos votos a favor de su partido, en segunda votación, gracias a la abstención de socialistas, 'populares' y UPyD.

Noticias

anterior siguiente