Anterior España supera por primera vez la media de la OCDE en Comprensión Lectora Siguiente Un avión se estrella en el norte de Pakistán con 40 personas a bordo Arriba Ir arriba
Una cría de camaleón, junto a su madre.
Una cría de camaleón, junto a su madre. EFE

El camaleón español, una joya natural amenazada por la presión urbanística

  • La costa andaluza es el área de distribución natural de la especie

  • Ecologistas piden medidas para evitar su extinción

  • Figura en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas

|

El camaleón no sólo es "una de las joyas de la naturaleza que tenemos la suerte de poseer" sino que constituye la "excusa perfecta" para proteger las franjas litorales del sur de España aplicando medidas de conservación en las zonas amenazadas por actividades como la especulación urbanística.

Así lo asegura el presidente de la asociación medioambiental Murex, Luis Balladares, quien explica que hay que evitar la extinción de esta especie “digna de mantener y respetar” dado que son “pocos” los lugares donde se la puede localizar.

Andalucía es el área de “distribución natural” de la especie y también “la única que presenta los requerimientos específicos para albergarla”, afirma este biólogo, quien señala como hábitats específicos algunos municipios de las provincias de Huelva, Cádiz, Málaga, Granada y Almería.

Huelva y Cádiz son las zonas donde este animal está más amenazado “debido a la presión urbanística de los últimos años en el litoral y que ha tenido como consecuencia la desaparición de su medio”.

El camaleón figura en la actualidad en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas con la categoría de “interés especial” y tanto en el Libro Rojo Nacional como en el de Andalucía, como “especie casi amenazada”.

Principales amenazas

Según este experto, los principales peligros que le acechan además de la destrucción de su hábitat son la muerte por atropello durante la época reproductora, el uso de pesticidas o la captura de ejemplares como animales domésticos, una práctica que “sobre todo se da en Marruecos” y suele provocar el fallecimiento del animal por estrés.

Este tipo de reptil carece de un hábitat fijo y cuenta con “una cierta plasticidad ecológica” que le permite vivir en distintos paisajes, incluso en aquéllos en los que existe una transformación “poco intensa” por parte del hombre como los jardines particulares.

Los camaleones pueden concluir aquí su ciclo de vida si disponen de matorrales que los protejan durante la época invernal, plantas que atraigan insectos -fuente principal de su alimentación- y un suelo arenoso en el que hacer la puesta, aunque también han encontrado nuevos depredadores como perros y gatos.

La asociación Murex organiza campañas de muestreo nocturno para conocer las áreas en las que se asientan las poblaciones de esta especie, además de sus recorridos habituales, el uso que hacen del hábitat o la toma de datos relacionados con el tamaño, el peso, la ubicación e incluso el tipo de árbol y la altura en la que aparecen.

Introducciones artificiales

Balladares también ha denunciado que “últimamente están apareciendo ejemplares en otras zonas como consecuencia de introducciones artificiales”, cuando se trata de una práctica prohibida porque su manipulación ha de estar autorizada por la Junta de Andalucía, y para una labor de investigación o un refuerzo de población.

Muchos ejemplares sólo llegan a reproducirse una vez en la vida.

Con una vida media de dos años, muchos ejemplares sólo llegan a reproducirse una vez en la vida y de ahí la necesidad de que “las puestas eclosionen en un área lo más protegida posible”.
 

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente