Anterior Puigdemont pregunta a Montoro si responderá con su patrimonio por la "amnistía fiscal ilegal" Siguiente Prisión sin fianza para Villar y su hijo por lucrarse con la federación Arriba Ir arriba
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; su vicepresidente, Oriol Junqueras; la consellera de Presidencia, Neus Munté, y el conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; su vicepresidente, Oriol Junqueras; la consellera de Presidencia, Neus Munté, y el conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva. EFE

Puigdemont se marca llevar a Cataluña "a las puertas de un nuevo Estado" en año y medio

  • Se creará en el Parlament una comisión de estudio del Proceso Constituyente

  • La CUP podría oponerse a JxSí para devolver una paga extra a los funcionarios

  • Puigdemont se abre a pactar con la oposición para no depender solo de la CUP

|

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha tenido en su primera comparecencia en el Parlament dos mensajes principales: uno institucional, para fijar el rumbo y las coordenadas de su objetivo de fundar una república catalana independiente; y otro para sus socios en esta travesía, los diputados de la CUP, con respecto a los que ha querido romper algunas amarras abriéndose a alcanzar pactos con otros grupos de la oposición.

Puigdemont, que comparecía a petición propia para desgranar los ejes de la legislatura, que prevé que dure unos 18 meses y que transcurrirá según la hoja de ruta independentista pactada por Junts pel Sí y la CUP, ha afirmado que su objetivo es llevar a Cataluña "a las puertas de un nuevo Estado" en forma de "república independiente" para "estar al servicio de todas las personas mucho mejor de lo que puede hacer cualquier Estado o autonomía", ha dicho.

"Lo haremos con garantías, sin pasos en falso, sin improvisaciones", ha dicho el presidente catalán.

Pactar más allá de la CUP

También ha augurado que, para llevar a cabo sus políticas, podrá llegar a diversos pactos parlamentarios sin depender del apoyo de la CUP en los temas más allá de la hoja de ruta independentista, para lo que ha pedido a sus 13 consellers "diálogo permanente sin excepción".

"Tenemos un acuerdo con la CUP, pero no nos conformamos ni autolimitamos para llegar a tantos acuerdos como sea posible con otros" partidos, ha destacado Puigdemont, y se ha comprometido ante los diputados a ofrecerles "muchos itinerarios en los que habrá mucha coincidencia entre todos" y que permitirán amplios pactos.

Un mensaje claramente dirigido a sus socios, que tenían previsto estrenar su acuerdo de gobernabilidad votando en contra de Junts pel Sí para garantizar el retorno de la paga extra de 2012 a los funcionarios catalanes.

Finalmente, no ha sido así, porque JxSí ha conseguido acordar con todos los grupos del Parlament y con los principales sindicatos de la función pública una resolución para devolver esa paga de manera "escalonada" en los próximos tres años.

De este modo, elude el voto en contra de la CUP, que se oponía a la enmienda de la coalición de vincular el pago a "las disponibilidades presupuestarias de la Generalitat", y salva también un problema económico para el Govern, teniendo en cuenta que el montante asciende a 430 millones de euros.

Cuatro ejes de Govern

Por lo demás, en la explicación de la composición de su Ejecutivo, Puigdemont ha subrayado que "este Govern es la consecuencia directa del 27S, de lo que quiere gran parte de la ciudadanía", lo que se traduce en cuatro ejes básicos en los centrará su trabajo: construir un país más justo, consolidar la recuperación económica, hacer de Cataluña un país de alta calidad democrátic y culminar el proceso constituyente.

Puigdemont ha dicho que toda la acción del Govern basculará sobre tres grandes áreas: una económica, una social y otra de proyección internacional.

De sus consellerías, ha encomendado a la de Vicepresidencia y Economía y Hacienda, en manos de Oriol Junqueras, la creación de una Hacienda propia, y asume el ámbito de la transición nacional. La de Asuntos Exteriores y Transparencia, dirigida por Raül Romeva, será  "fundamental para proyectar Cataluña al mundo y el proceso que vive", ha dicho Puigdemont.

Otra de las estructuras de Estado que supone un pilar para la creación del nuevo país que Puigdemont pretende es el que asumirá el departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, encabezado por Dolors Bassa (ERC), con la creación de una seguridad social para garantizar "el futuro del Estado" independiente.

Una comisión para estudiar el proceso constituyente

En este pleno también se aprueba la creación de las comisiones parlamentarias: 15 legislativas, cuatro de seguimiento y dos de estudio, entre las que destaca la comisión de estudio de Proceso Constituyente, que cuenta con el aval de JxSí, Catalunya Sí que es Pot y la CUP.

Estaba previsto que esta comisión fuera legislativa -con capacidad para legislar-, pero JxSí y la CUP rebajaron el rango a comisión de estudio -con capacidad simplemente de análisis y debate- para que SíQueEsPot pudiera integrarse.

La comisión cuenta con el rechazo del resto de grupos porque entienden que el contenido es contrario a la legislación y porque dudan de su utilidad si es de estudio: PP y C's participarán puntualmente y el PSC ni siquiera asistirá.

La oposición avisa: el autogobierno está "en riesgo"

La líder de Ciutadans en Cataluña, Inés Arrimadas, ha advertido al nuevo Govern que pone "en riesgo" el autogobierno de Cataluña si mantiene su hoja de ruta hacia la independencia, y ha considerado que este Ejecutivo catalán "no puede representar a todos los catalanes", sino "solo a una parte, importante pero no mayoritaria", al tiempo que ha criticado que no prioricen el diálogo con la oposición y con el Gobierno central.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha criticado al nuevo Govern por ver falta de experiencia en los consellers y por la estructura de los departamentos, "que responde más a los equilibrios internos de JxSí que a las necesidades". Por eso, ha instado a Puigdemont a "huir como de la peste de todo lo que se parezca a una presidencia tutelada.

Además, por el periodo de 18 meses que prevé JxSí que dure el nuevo Govern antes de la independencia, ha asegurado que el PSC sólo le dará 37 días de gracia en vez de los 100 habituales.

El presidente del grupo parlamentario de SíQueEsPot, Lluís Rabell, ha puesto el foco en la necesidad de elaborar unos nuevos presupuestos que incorporen medidas de emergencia social, en lugar del "continuismo" que supondría prorrogar los de 2015. "No conoceremos avances democráticos sustantivos en la república catalana ni aumentar cotas de autogobierno sin afrontar la fractura social", ha aseverado.

El líder del PP, Xavier García Albiol, ha subrayado que el pacto JxSí-CUP ha provocado que la Generalitat se haya doblegado ante los "terroristas callejeros" al revisar las causas judiciales contra activistas en que está personada y retirarse de algunas. Sobre el nuevo Govern, ha dicho que está "hipotecado por los intereses y compromisos" de CDC y ERC, y condicionado por la CUP, una situación de inestabilidad que a Albiol le recuerda al tripartito.

Por su parte, la CUP ha instado al Govern a trabajar de forma "inmediata" para aplicar la declaración independentista del pasado 9 de noviembre, que fue anulada por el Tribunal Constitucional, y ha manifestado el compromiso de su partido de que serán "proactivos" en el proceso, aunque "críticos" con los recortes. "Mano tendida a la ruptura y puño cerrado a los recortes", ha dicho el diputado Joan Garriga, que también ha reclamado "plazos concretos" en el proceso hacia la independencia.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente