Anterior La ONU alerta de que Yemen sufre "la mayor crisis humanitaria del mundo" Siguiente Rajoy niega al juez el cobro de sobresueldos y dice que "jamás" conoció la existencia de una caja B Arriba Ir arriba
Dos inversoras observan los paneles de cotización en una firma china
Dos inversoras observan los paneles de cotización en una firma china. AFP PHOTO File

La Bolsas chinas cierran con ganancias después de una semana turbulenta

  • Shanghái cierra con una subida de casi el 2% y Shenzen del 1,2%

  • Los mercados chinos cerraron anticipadamente el lunes y el jueves

  • El regulador ha decidido eliminar la suspensión automática de los parqués

  • China liberalizará más las tasas de interés y mantendrá estable el yuan

|

Las Bolsas chinas se han estabilizado este viernes y el índice general de Shanghái, su principal indicador, ha cerrado con ganancias de un 1,97%, después de los fuertes desplomes, superiores al 7%, que forzaron su cierre rápido el lunes y el jueves, con lo que parecen dejar atrás el pánico de ventas a la desesperada de los últimos días.

El índice general de Shanghái recuperó 70,52 puntos para quedar en los 3.186,41 enteros, mientras que en la Bolsa de Shenzhen, el indicador local ganó también al cierre otro 1,2% y terminó en 10.888,91 unidades.

Con estas cifras, el índice general de Shanghái ha perdido un 10% en la primera semana del año, lo que ha evaporado el avance del 9,4% que logró durante todo 2015.

Ambos mercados iniciaron el día al alza, después tuvieron una breve fase de fuertes descensos, y luego se recuperaron para pasar el resto de la sesión en positivo, después de que en la noche del jueves el regulador nacional anunciase la suspensión, a partir de esta jornada, del mecanismo interruptor del mercado aplicado desde el lunes.

Un mecanismo interruptor con efectos indeseados

El resultado de esta jornada demuestra hasta qué punto el mecanismo interruptor del mercado, que estaba pensado para evitar los fuertes desplomes continuados del verano pasado, y empezó a aplicarse precisamente el lunes, en realidad había estado induciendo al pánico a los inversores individuales, que son determinantes en China.

Las dos principales Bolsas chinas vivieron el jueves la sesión más breve de su historia, tras apenas 28 minutos de operación (de los que sólo 13 fueron de cotización real), al aplicarse este interruptor, que suspendía por 15 minutos la cotización si un índice mixto (el CSI 300) cae más de un 5%, y cerraba automáticamente si alcanza el 7%.

Por este motivo, el regulador bursátil anunció a última hora de la noche del jueves la suspensión temporal de este sistema para "mantener la estabilidad del mercado", ya que "aunque no es el principal motivo de su desplome, no ha conseguido cumplir con los efectos esperados", por lo que se estudiará su reajuste.

El mecanismo no ha conseguido cumplir con los efectos esperados

Otro factor que ha influido en que vuelva la tranquilidad a los parqués chinos es la ampliación de las limitaciones de venta para los grandes inversores. Este jueves el regulador chino fijaba que los grandes accionistas (propietarios del 5% o más del capital de una empresa) no podrán desprenderse de más de un 1% en un plazo de tres meses, y además estarán obligados a anunciarlo al mercado con al menos 15 días de antelación.

Estas medidas, junto con la suspensión del mecanismo de interrupción, parecen haber dado cierta confianza a los inversores de que no se producirá el hundimiento de los precios que temían a partir del próximo lunes.

Con todo, los descensos de esta semana no se explican sólo por estos dos factores, a los que este viernes se sumaron media docena de grandes empresas estatales, que anunciaron que impedirán a sus filiales vender acciones.

Títulos sobrevalorados y menor inversión

Todo esto ha coincidido con la ralentización de la economía china, a pesar de que las Bolsas del país, al tener tres cuartos de su actividad diaria en manos de 90 millones de inversores individuales no profesionales, suelen ser muy volátiles y se alejan a menudo de los fundamentos económicos nacionales.

El crecimiento económico de China se ralentiza

Por una parte, la cotización de los títulos está muy sobrevalorada, sobre todo en las pymes, y de no haberse suspendido el interruptor los parqués podrían no haberse estabilizado hasta caer Shanghai hasta unos 2.800 puntos, según explica a Efe el especialista Rui Meng, de la escuela de negocios sino-europea CEIBS.

Por otra, la crisis mundial está provocando que, si bien durante décadas llovió la inversión extranjera en China, ahora ese flujo de capital está cambiando de sentido cada vez más, lo que ha provocado una fuerte caída del yuan frente al dólar y de las reservas chinas de divisas para sostenerlo, como constata HSBC Global Research.

China liberalizará más las tasas de interés

Horas después del cierre de los mercados del país, el banco central chino anunciaba en un comunicado hecho público en su web que liberalizará aún más las tasas de interés. Además el Banco Popular de China ha asegurado que trabajará para internacionalizar más el yuan, mantendrá su divisa estable, mejorará el mecanismo de formación cambiaria y profundizará en las reformas del sistema de gestión de divisas y de las instituciones financieras.

El banco central dará préstamos a medio plazo, y prometió políticas crediticias adicionales para apoyar las áreas clave de la economía. Y se ha comprometido, además, a mantener una política monetaria prudente y un uso flexible de las herramientas de política monetaria para mantener una adecuada liquidez en el sistema bancario.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente