Enlaces accesibilidad

Desfiles de Madrid Fashion Week

Alvarno hace historia y se lleva por tercera vez el premio a la mejor colección

  • El buen trabajo y la puesta en escena de Alvarno convencen al jurado
  • The 2nd Skin y Juan Vidal reinventan el vestido
  • María Escoté y Maya Hansen, sensualidad a flor de piel

Por
Desfile de la casa Alvarno. Colección de primavera y verano 2016. EFE

"No hay dos sin tres", dice Arnaud emocionado. "No lo esperábamos para nada, ni tampoco esperábamos el anterior", añade Álvaro. Es la tercera colección que presentan en MBFWM y la tercera que se lleva el premio a la mejor. 

""Estamos muy orgullosos del show, y hemos conseguido lo que queriamos, transmitir energía positiva, y la gente lo ha captado", señalan. "Estos premios son gasolina para los motores y ahora vamos a organizarnos para ver qué vamos a hacer la próxima temporada; pero hemos pensado en apoyar a un diseñador joven".

Una gran idea, sin lugar a dudas, que dice mucho de ellos. Tanto como el desfile que se ha llevado una gran ovación. Se titula 'Pasado, presente y futuro' y la han presentado con un elegante skyline que decoraba la pasarela. Sobre ella, una vibrante propuesta de matices urbanos, con colores bandera (de Brasil, en este caso) y texturas de ensueño.

Alvarno en MBFWM. EFE

Se hace gala de una estupenda libertad para vestir mezclando distintos elementos. Con grandes dosis de elegancia despreocupada mezclan rayas con plisados bicolor -que parecen flecos-, y jacquares con neopreno. El estampado salvaje se tiñe de blancos y negros y adorna prendas delicadas que esconden un adn de alta costura.

Destacan un vestido y un abrigo sin mangas, otra marca de la casa, que llevan una lluvia de gotas de cristal multicolor. Y no faltan las flores, que tapizan prendas de patrón perfecto y volumen arquitectónico. Vemos un abrigo con flores nítidas y otras desenfocadas, casi digitales, un efecto que aporta profundidad a las prendas.

Diseños de un chic favorecedor, con patrones clásicos que, gracias a su talento, se ven rejuvenecidos, actualizados. Y ante tanta luz destacan la presencia de la fuerza oscura de Darth Vader, un icono que se viste de costura de la mano de Alvarno. Lo vemos en sudaderas, vestidos y en un chaleco-abrigo que lo lleva hecho con 7.900 cristales de color.

El final del desfile ha dejado con la boca abierta al público y a la prensa. Una modelo ha llevado un vestido en Jacquard con flores doradas que se iluminaba con leds de colores. Lo han presentado a oscuras. El efecto ha sido espectacular. Y sonaba a premio. "La fuerza nos ha acompañado", dicen con una enorme sonrisa en la cara, de felicidad y de gratitud, "por todo el apoyo recibido". 

El premio L´Oreal a la mejor modelo ha ido a parar a Joana Sanz, la novia de Dani Alves, una belleza que ha cautivado por su fotogenia y profesionalidad. Los dos galardones se han entregado tras los desfiles de Maya Hansen y María Escoté. 

Desfile de Maya Hansen. EFE

Prêt-à-porter, listo para gustar

Hansen apuesta por una línea prêt-à-porter y tan solo ha presentado tres corsés, su pieza estrella, un capricho de atelier que la diseñadora dibuja, crea, mima y reviste de sensualidad. Su colección lleva vestidos encorsetados que se ciñen a la figura y marcan el cuerpo. 

Se titula Black Jungle y por eso vemos estampados salvajes de plantas y animales y guiños a la estética gótica, aunque rebajando el dramatismo y adaptándolos a las necesidades del asfalto. 

Hay encajes negros sobre fondo verde hoja, crellameras que muestran trocitos de piel, chalecos que parten de una biker en tonos dulces y la prenda estrella: el crop-top. Por supuesto, en los colores de la colección: negro, blanco y verde. 

Desfile de María Escoté. EFE

Escoté firma su propuesta más cool y mimosa. Las margaritas lo inundan todo. Las vemos estampadas en vestidos ceñidos, unas veces divertidas y otras, sexis; en formato 3D aplicadas a vestidos de tul, que parecen flotar sobre la piel, y formando una falda de pétalos.

La silueta, sesentera, se vuelve evasé y se separa del cuerpo, tanto en versión mini como en versión large, que deja un rastro de elegancia a su paso por la pasarela. 

El centro de las margaritas se convierte en lunares y los vemos en tamaño XXL, con colores festivaleros, adornando vestidos asimétricos de una frescura envidiable. Es, además, una colección muy fotogénica... el aplauso estaba más que justificado.  

Desfile de The 2nd Skin. EFE

 

El vestido, el gran protagonista

No cabe duda de que el vestido es el protagonista de esta pasarela. La firma The 2nd Skin lo ensalza en su colección, lo hace protagonista de su cuento de hadas. A sus clientas les fascinan, y entre ellas hay bellezas de la talla de Jessica Biel, la última actriz de Hollywood en caer rendida a sus pies. 

Los diseñadores, Antonio y Jose Carlos, piensan en ellas y los proponen en distintas versiones, aunque siempre con su sello y sus códigos: flores, lazos, colores románticos, detalles dulces y tonos empolvados.

“No, no nos cansamos del nude, dicen al unísono cuando se les pregunta si no están hartos de tanto empolvado, una paleta de tonos que, por suerte, parece estar desterrada de las pasarelas. Ellos ‘maquillan’ vestidos mini, midi y largos en rosa, aunque también en amarillo y blanco. Tres tonos distintos que van encajados con acierto en la colección.

El algodón, en gazar y jacqard, contrasta con el sofisticado lúrex y destacan las prendas realizadas en fil coupé, a veces con bordados. “Todo se borda a mano, las flores se recortan y se confeccionan con el mismo tejido, es todo artesanal”, dicen.

Llaman la atención los volúmenes generosos, cortesanos, de las faldas, conseguidos con artilugios propios del XIX como las crinolinas, siempre con un estilo festivo, alegre y, además, tranquilo. Ellos lo están y se lo deben a Valentina, la chihuahua, de Antonio, a la que dedican esta colección.

Desfile de Juan Vidal. EFE

El mar, eterna fuente de inspiración

Sales del agua, te secas con la toalla y te pones un vestido ligero que se anuda a la cintura como un bata o un delantal. Este ha sido el punto de partida para Juan Vidal que ha presentado una colección de alegres estampados, líneas femeninas y tejidos ligeros.

“He pasado tanto calor este verano que solo quería quitar tejido, rebajar, y hacer vestidos con las sisas al aire, muy refrescantes”, cuenta. Y así le han salido. Además, los decora con lirios de estilo ikebana y en rayas de colores “plastidecor” inspiradas en los bañadores de chico.

Vidal se lanza ahora a las prendas de baño y tanto le gustan que ha ideado faldas tipo años 50 y camisas “de tu novio” que se pueden llevar con los biquinis y bañadores, como hacían divas como Liz Taylor, o como Lana Turner en ‘Imitación a la vida’.

Destaca el trabajo de ‘engomado’, encogiendo el tejido un 70% para que se aferre al cuerpo, y sobre el todo el uso de los encajes, en colores como verde agua, rosa o negro, que utiliza para realizar vestidos transparentes que él define como espuma de mar“ y para incrustarlos al tejido logrando un mix de texturas y colores.

Vidal ha abierto la jornada, la cuarta, y la han cerrado las propuestas de baño de Basmar y Montse Cortés. 

Noticias

anterior siguiente