Enlaces accesibilidad

La Bolsa de Atenas se desploma un 12,78% por la inestabilidad política en Grecia

  • La rentabilidad del bono griego supera el 7,6% en el mercado secundario
  • Samarás adelanta al 17 de diciembre la elección del presidente del país
  • Las formaciones que apoyan al Gobierno no tienen mayoría para lograrlo

Por
Imagen de la Bolsa de Atenas tomada el 8 de diciembre de 2014
Imagen de la Bolsa de Atenas tomada el 8 de diciembre de 2014. AFP AFP PHOTO/ LOUISA GOULIAMAKI

Jornada negra en la Bolsa de Atenas, que ha sufrido grandes pérdidas por la inestabilidad política que vive Grecia. El principal índice ha cerrado con una caída del 12,78%, mientras que la rentabilidad del bono a diez años en el mercado secundario repuntaba y superaba el 7,6%.

Un día después de que el Eurogrupo prorrogara el rescate hasta finales de febrero, y con la troika en el país, el Gobierno griego ha anunciado que el político conservador Stavros Dimas será el candidato a presidir la República en la votación que el Parlamento realizará el 17 de diciembre, dos meses antes de lo previsto.

Si no sale elegido ese día, habrá dos nuevas fechas (23 y 29 de diciembre). Si para entonces no reúne los apoyos necesarios, la Constitución establece la disolución de la Cámara y la convocatoria de elecciones generales entre tres y cuatro semanas después.

Desde el inicio de la sesión, los inversores, en especial los extranjeros, han apostado por las ventas en un intento de minimizar el riesgo económico. "Lo que pasa hoy es normal, pues el riesgo político que suponen las elecciones anticipadas está más cerca", ha estimado el analista Takis Zamanis al diario griego Capital.

Samarás: se zanjarán dudas sobre la estabilidad del país

En un mensaje televisado, el primer ministro del país, Andonis Samarás, ha asegurado precisamente que "la elección del presidente se ha transformado en los últimos meses en un chantaje político para forzar las elecciones anticipadas".

Ese ha sido el motivo de adelantar la votación, que tiene como objetivo zanjar las posibles dudas "en el extranjero" sobre la estabilidad del país, según Samarás. "El Gobierno debía disipar esta incertidumbre y restablecer la estabilidad", ha dicho.

"(Dimas) es una personalidad que une y goza de la confianza y del respeto por su seriedad", ha dicho Samarás, que ha afirmado: "Con la elección del presidente en un mes, se restablecerá la estabilidad y Grecia estará lista para pasar al periodo posmemorando".

Es una victoria popular y democrática importante, dice el líder de Syriza

Por su parte, Alexis Tsipras, líder de Syriza, el principal partido de la oposición y la formación que lidera todas las encuestas, ha calificado este adelanto electoral como "una victoria popular y democrática importante" y acusó a Samarás de mentir respecto a la estabilidad de su Gobierno.

"Samarás gobernó diciendo mentiras. En el extranjero aseguraba disponer de la mayoría necesaria para elegir al presidente de la República y en el interior pedía el apoyo de los diputados, con el pretexto de que estaba ya listo un acuerdo para la salida del memorando", ha afirmado Tsipras.

Los partidos que apoyan el gobierno, sin mayoría

El candidato propuesto por el primer ministro es Stavros Dimas, de 73 años, un conocido político conservador que ha ocupado varias veces el cargo de ministro en los Gobiernos de Nueva Democracia, el partido de Samarás (la última vez entre noviembre de 2011 y mayo de 2012, cuando fue titular de Asuntos Exteriores). El político, que ha estudiado Economía en Grecia y Estados Unidos, trabajó en el Banco Mundial en los años '70 y ha sido comisario europeo dos veces: la primera vez de Empleo y la segunda, de Asuntos Sociales y Medio Ambiente.

Para que la elección salga adelante en la primera y en la segunda ronda (23 de diciembre), es necesaria una mayoría de dos tercios, es decir 200 votos, mientras que en la tercera vuelta (29 de diciembre) es suficiente que el candidato reúna tres quintos de los votos de los diputados, 180 votos. La votación en las tres sesiones es nominal.

En caso de que el Parlamento no consiga elegir al presidente, la Constitución establece la disolución de la Cámara y la convocatoria de elecciones generales entre tres y cuatro semanas después.

Tras las elecciones anticipadas, el Parlamento, antes de la formación del Gobierno, debe elegir al nuevo dirigente de la República. La coalición gubernamental entre conservadores y socialdemócratas solo cuenta con 155 escaños, mientras la mayoría de partidos de la oposición, entre ellos Syriza, la principal fuerza, han adelantado que votarán en contra de cualquier candidato para forzar la celebración de comicios.

Noticias

anterior siguiente