Anterior Los padres del bebé Charlie Gard abandonan la batalla legal para tratarle: "Es demasiado tarde" Siguiente Unanimidad parlamentaria para sentar las bases del pacto de Estado contra la violencia de género Arriba Ir arriba
La fortuna de la duquesa de Alba, la novena de España
Muere la duquesa de Alba

El patrimonio de la Casa de Alba pasa a los hijos de Cayetana Fitz-James Stuart

  • Forbes cifra la fortuna de la fallecida duquesa en unos 2.800 millones de euros

  • El patrimonio personal de Cayetana se eleva a 1.000 millones de euros

|

El patrimonio de la Casa de Alba está valorado en unos 2.800 millones de euros, según estimaciones de la revista Forbes que este mes colocaba a la fallecida Cayetana Fitz-James Stuart como la novena fortuna de España, entre palacios, castillos, terrenos agrícolas, valores bursátiles, obras de arte y joyas, además de 51 títulos nobiliarios.

La parte principal del patrimonio lo dirige la Fundación Casa de Alba, creada en 1975 y a la que pertenecen los palacios de Liria (Madrid), Las Dueñas (Sevilla) y Monterrey (Salamanca); el castillo de Alba de Tormes (Ávila); los cuatro castillos en Galicia (Castro Caldelas, Moeche, Andrade y Narahío) y el panteón familiar en el monasterio madrileño de la Inmaculada de Loeches, entre otros bienes.

En cuanto al patrimonio personal de la duquesa, que ascendería a unos 1.000 millones de euros, se divide en tres partes iguales: la legítima, la de mejora y la de libre disposición.

Cada hijo heredaría unos 55,5 millones de euros de la legítima y otros tantos de la parte de mejora. Pero la parte de libre disposición, la duquesa podría repartirla libremente, legándola a asociaciones benéficas o a su viudo, 24 años menor que ella.

Cayetana hizo un "reparto de la herencia en vida" para evitar las reticencias de sus hijos ante su boda con Alfonso Díez, pese a que éste ya había renunciado en unas capitulaciones matrimoniales a "cualquier título, derecho u honores que le pudiera corresponder por su matrimonio".

Acuerdo ante notario

Según el acuerdo alcanzado ante notario el 5 de octubre de 2011, la Fundación Casa de Alba pasa al primogénito y heredero, Carlos Fitz-James Stuart, que tendrá la responsabilidad de preservar el legado histórico. Será él quien herede la mayoría del medio centenar de títulos nobiliarios de la casa, entre ellos el de duque de Alba, de Berwick, de Liria y Jérica, y también recibirá fincas rústicas como El Carpio, uno de los mayores latifundios de Córdoba.

El nuevo duque de Alba es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense e hizo el servicio militar donde alcanzó el grado de alférez. Trabajó en la empresa privada y formó parte de una serie de consejos de administración. Tras el fallecimiento de su padre en 1972, se convirtió en el principal gestor de las finanzas familiares junto con su hermano Alfonso.

Al primer hijo de Carlos, Fernando Fitz-James Stuart y Solís, nieto mayor de la duquesa y heredero del Ducado, le corresponde el palacio de Las Dueñas de Sevilla, siguiendo con la tradición de que este emblemático palacio recaiga siempre en el futuro duque de Alba.

Alfonso Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart (22 octubre 1950), duque de Aliaga, es el encargado, junto a su hermano mayor, de las finanzas de la Casa de Alba, y recibe varias parcelas rústicas y la finca del antiguo castillo de El Tejado en Calzada de Don Diego (Salamanca).

Alfonso aprovechó el encuentro para reclamarle a su madre siete títulos nobiliarios, entre ellos, el Ducado de Híjar, los condados de Guimerá, de Ribadeo, de Aranda y el de Palma del Río, tres de ellos con grandeza de España. Esta petición tiene su base histórica. El abuelo de la duquesa de Alba, Alfonso de Silva y Fernández de Córdoba, duque de Híjar, dejó por escrito su deseo de que los títulos provenientes de la Casa de Híjar fueran a parar a Alfonso.

Fincas rústicas, palacios, mansiones y cortijos

Jacobo Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo (15 julio 1954), conde de Siruela, recibió varias fincas rústicas.

Fernando Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart (11 julio 1959), marqués de San Vicente del Barco, heredó la mansión de Las Cañas en Marbella y propiedades agrícolas.

Cayetano Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart (4 abril 1963), conde de Salvatierra, se quedará con el palacio de Arbaizenea en San Sebastián y el cortijo Las Arroyuelas, un gran latifundio en Sevilla. Además recibió el ducado de Arjona -título vitalicio que se remonta a 1423 cuando el rey Juan II de Castilla se lo concedió a su hijo Cayetano, conde de Salvatierra.

Eugenia Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart (26 noviembre 1968), duquesa de Montoro, recibió la mansión de Ibiza donde veranea la duquesa de Alba, Sa Aufabaguera, además del cortijo de La Pizana y la finca sevillana de Gerena, que le regaló por su boda con Francisco Rivera.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente