Anterior Los familiares de la tripulación del submarino desaparecido pierden la esperanza: "No van a volver nunca más" Siguiente Un ataque contra una mezquita mata a 235 personas en Egipto, el atentado más mortífero de su historia reciente Arriba Ir arriba
El jefe de Estado Mayor del Ejército, el general Jaime Domínguez Buj.
El jefe de Estado Mayor del Ejército, el general Jaime Domínguez Buj, en una imagen de archivo. EFE

El jefe del Ejército abre la polémica por Cataluña: si "la metrópoli se hace débil, se produce la caída"

  • El jefe del Ejército cita la pérdida de las colonias en 1898 al hablar de Cataluña

  • Recuerda que las Fuerzas Armadas están para hacer cumplir la Constitución

  • Aboga por que el Estado se gane "la mente y los corazones" de los españoles

|

El Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), el general Jaime Domínguez Buj, ha tenido que salir al paso para desmentir unas declaraciones suyas pronunciadas en un coloquio y dejar claro que no atribuye el auge soberanista en Cataluña a una debilidad del poder del Estado.

Domínguez Buj, preguntado sobre el papel del Ejército en la cuestión catalana, aseguró que "cuando la metrópoli se hace débil" es cuando "se produce la caída" y que "procesos" de este tipo se producen "cuando el poder central es débil", una situación con varios referentes históricos, como cuando España perdió sus últimas colonias en 1898.

Aunque a continuación el general dejó claro que no cree que el problema se resuelva con "el empleo de la fuerza", estas palabras, pronunciadas en un desayuno organizado por el Instituto de Cuestiones Internacionales y Política Exterior (INCIPE), así como la comparación implícita de la relación entre Cataluña y el resto de España con la de las colonias y las metrópolis, han provocado un revuelo que ha obligado al propio JEME a aclarar sus declaraciones detallando el contexto en que se produjeron.

El propio JEME ha querido hacer el relato completo de lo ocurrido, del que no ha trascendido ninguna grabación hasta el momento.

Tras la conferencia "Un Ejército para el siglo XXI", se abrió un coloquio y se le preguntó a Domínguez Buj cuál era el papel que, a juicio del JEME, deberían jugar el Ejército de Tierra y las Fuerzas Armadas en la situación actual en la que existe una amenaza de escisión de una parte importante de España, a similitud del caso de Turquía, donde desde tiempos de Ataturk sus Fuerzas Armadas son garante del Estado.

"Herramienta" para hacer cumplir la Constitución

Domínguez Buj contestó que las Fuerzas Armadas "no son garantes de nada", sino que son la "herramienta que tiene el Gobierno para hacer cumplir la ley y la Constitución" y que por eso están "a las órdenes" de lo que mande el Ejecutivo. Y de este modo, los Ejércitos deben "estar preparados para intervenir en la forma en que el Gobierno decida", ya sea tanto "en el interior" como "en el exterior".

Por otra parte, el general ha señalado que es habitual que en las situaciones de crisis haya más riesgos de que se produzcan efectos centrífugos. Al hilo del caso turco planteado en la pregunta, recordó que, en otras épocas, en tiempos de los imperios británico, turco, romano o español, cuando el poder central -las metrópolis- se debilitaron, se iniciaron procesos centrífugos.

En situaciones de crisis hay efectos centrífugos: "Cuando la metrópoli se hace débil, se produce la caída"

En el caso español, subrayó que esa debilidad se produjo con la Guerra de la Independencia, con la pérdida de las últimas colonias españolas en el desastre del 98: "Cuando la metrópoli se hace débil, se produce la caída".

A continuación, citando a Unamuno, ha subrayado que le "duele España" por la situación que atraviesa en los últimos años, y concretamente ha hecho referencia a la abundante cantidad de casos de corrupción que se están descubriendo y al proceso soberanista iniciado en Cataluña.

El jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra ha dejado claro que no considera que el problema que plantea el desafío soberanista pueda "arreglarse con el empleo de la fuerza" o mediante la actuación de los tribunales, sino a través de los mensajes que desde el Gobierno se envían a los ciudadanos.

A su juicio, para atajar desafíos como el soberanismo catalán el Estado debe "ganarse las mentes y los corazones de todos los españoles" para que éstos sean conscientes de que "es mejor seguir siendo español" que buscar la independencia.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente