Anterior Detenidas 14 personas de una red dedicada al tráfico de anabolizantes y liderada por culturistas Siguiente El MI5 británico abre una investigación interna para saber qué falló en el caso de Salman Abedi Arriba Ir arriba
 Mapa con la zona destacada en negro y rojo de la pérdida de hielo.
Mapa con la zona destacada en negro y rojo de la pérdida de hielo. CPOM/Leeds/ESA

La pérdida de hielo en la Antártida provoca que el mar se eleve 45 milímetros cada año

  • El continente pierde 159.000 millones de toneladas de hielo cada año

  • La pérdida contribuye a que aumente el nivel global del mar

  • Son mediciones hechas con datos obtenidos del satélite Cryosat

|

La Antártida está perdiendo 159.000 millones de toneladas de hielo cada año, según muestran tres años de observaciones del satélite CryoSat de la Agencia Espacial Europea (ESA), el doble de lo calculado en la última estimación.

Las capas de hielo polar son un factor importante para el aumento del nivel global del mar, y las pérdidas que se han medido en la Antártida son suficientes para elevar el nivel del mar en 45 milímetros por año, informa la ESA.

El estudio, publicado por la revista Geophysical Research Letters, ha sido llevado a cabo por un equipo de científicos del Centro para la Observación y Modelización Polar (Reino Unido). Muestra que el patrón de desequilibrio sigue estando dominado por los glaciares que se derriten en el Mar de Amundsen, en la Antártida Occidental.

Mayor pérdida de hielo en la actualidad

Entre 2010 y 2013, la Antártida occidental y oriental y la Península Antártica perdieron 134.000, 3.000 y 23.000 millones de toneladas de hielo cada año, respectivamente.

La tasa media de pérdida del hielo en la Antártida Occidental se ha incrementado en comparación con mediciones anteriores. En esta área la pérdida anual de hielo en la actualidad ha aumentado un tercio respecto a cuando se midió cinco años antes del lanzamiento del satélite Cryosat.

Lanzado en 2010, CryoSat lleva un altímetro de radar que puede medir la variación de altura de la superficie de hielo con gran detalle y permite a los científicos registrar los cambios en su volumen con una enorme precisión.

La observación de CryoSat abarca un 96% del continente antártico, y llega hasta a 215 kilometros en el Polo Sur. Asimismo han extendido la cobertura a las regiones costeras, donde se concentran las pérdidas de hielo actualmente.

Peor situación en la Antártida occidental

En particular, las nuevas áreas estudiadas por CryoSat en la Antártida Occidental han acercado las observaciones del altímetro a estimaciones basadas en otras teorías.

"Creemos que la pérdida de hielo sigue siendo más pronunciada en las corrientes de hielo del sector de Mar de Amundsen, con tasas de decrecimiento de entre cuatro y ocho metros por año", ha apuntado Malcolm McMillan de la Universidad de Leeds (Reino Unido) y  autor principal del estudio.

McMillan ha aclarado que el punto más afectado es el lugar en el que las corrientes de hielo dejan la tierra firme y comienzan a flotar sobre el océano, en los glaciares Pine Island, Thwaites y Smith.

El área se ha identificado como la más vulnerable al cambio climático. Las recientes mediciones revelan que los glaciares antárticos pueden haber pasado un punto de retroceso irreversible.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente