Enlaces accesibilidad

'Lagarto, lagarto', un libro sobre la mítica serie 'V'

  • Juan José Montijano y Mª Carmen Olivero analizan la serie
  • El creador, Kenneth Johnson, escribe el prólogo del libro
  • También se publica '¿Quién mató a Laura Palmer?' sobre las series de los 80

Por
Foto promocional de 'V' con  Steven, Diana, Mike Donovan y Julie Parrish
Foto promocional de 'V' con Steven, Diana, Mike Donovan y Julie Parrish

Serie 'V' (1983-1985)

Escrita y dirigida por Kenneth Johnson. Protagonistas: Jane Badler (Diana), Marc Singer (Mike Donovan), Faye Grant (Julie Parrish), June Chadwick (Lydia), Frank Ashmore (Martin/Phillip), Michael Ironside (Ham Tyler), Michael Durrell (Robert Maxwell), Jenny Sullivan (Kristine Walsh), Richard Herd (John), Peter Nelson (Brian), David Packer (Daniel Bernstein), Blair Tefkin (Robin Maxwell), Diane Civita (Harmony) y Robert Englund (Willy)

"V, La Resistencia es la única frontera existente entre nosotros y los Visitantes..."

Hace 30 años TVE entrenaba en España la serie V (1983) todo un fenómeno sociológico que batió récords de audiencia y que todavía recordamos por escenas como aquella en la que la malvada Diana se comía un rata o la del nacimiento del bebe medio lagarto medio humano.

Un fenómeno que ahora recordamos gracias al libro Lagarto, lagarto (Diábolo Ediciones) de Juan José Montijano y Mª Carmen Olivero. “Es una auténtica enciclopedia que, de modo divertido, explica todo lo que hay que saber sobre esta maravillosa serie” –asegura Mª Carmen-.

Juan José asegura que los motivos del éxito de esta serie “Fueron dos: en primer lugar, unos más que atractivos efectos visuales, carísimos para su época y, en segundo lugar, una historia creíble, real y que perfectamente convencía al espectador del momento. En ella se vieron envueltos toda una amplia nómina de personajes algo tópicos pero con los que el espectador podía perfectamente sentirse identificado: la chica valiente líder del grupo, el reportero audaz y aventurero, unos villanos de lujo muy en boga en las series americanas de los ochenta, recordemos al J.R. Ewing de Dallas, a Alexis Colby de Dinastía o Ángela Channing en Falcon Crest”.

Imágenes inolvidables

Juan José nos comenta cuáles fueron las imágenes más impactantes de la serie: “Desde mi punto de vista fueron cinco: La llegada de las naves nodriza a la Tierra, el desenmascaramiento inicial de un Visitante dejándonos ver su auténtico rostro de reptil; el instante en el que Diana fagocita una rata; el nacimiento del bebé reptil y la victoria de la Humanidad sobre los extraterrestres”.

“Treinta años después –añade Mª Carmen-, la gente sigue hablando del miedo que les daba cuando los visitantes se quitaban la careta e incluso hablando con mujeres que estaban embarazadas en la época, llegaron a pensar que su embarazo resultaría en un lagarto. Todo el mundo hablaba de V”.

“En España –continúa Juan José-, donde este género estaba prácticamente ausente de la parrilla de TVE en sus dos cadenas, produjo un auténtico fenómeno social como en su día lo hiciera Dallas con el disparo a J.R. Ewing. También favoreció a su éxito la enorme campaña publicitaria orquestada por la propia cadena de televisión amén de las revistas de la época como Teleindiscreta, TV Plus, Clan TV o la veterana Teleprograma quienes, mediante sus pósters, entrevistas, reportajes, pegatinas y demás productos relanzaron el formato de la ciencia ficción a unos niveles difícilmente insuperables”.

Kenneth Johnson escribe el prólogo

El responsable de este éxito fue Kenneth Jonhson (también creador de El Increíble Hulk, La Mujer Biónica o Alien Nation). Y Juan José y Mª Carmen han conseguido que escriba el prólogo de este libro en el que asegura que “El hecho de que V continúa hasta nuestros días agitando la imaginación de personas de todo el mundo es la mayor recompensa que jamás podría tener”.

“Mientras mi compañero buscaba información, se me ocurrió la idea de escribir un mail a Johnson contándole nuestro proyecto –asegura Mª Carmen-. Tenía el NO así que no perdía nada. Tres días después me contestó con una amabilidad increíble, contándome anécdotas, dándonos información sobre la serie y lo que le supuso realizarla... (todo incluído en el libro).. Con el paso de los meses se ha convertido en mi abuelo americano”.

Johnson también destaca en el prólogo que “V se convirtió en la obra de mayor audiencia de la ciencia ficción en la historia de la televisión”.

Los protagonistas

Los actores que participaron en la serie se hicieron muy populares, aunque esa fama no durase mucho, en la mayoría de los casos

“Cuando un actor alcanza el clímax de fama y popularidad que alcanzaron los distintos protagonistas de la serie como Jane Badler (quien apareció en algunos episodios de Falcon Crest), Faye Grant o Marc Singer, volver a trabajar en un nuevo proyecto para quitarse de encima el “sambenito” del papel anterior, es enormemente difícil y tremendamente complicado –asegura Juan José- De hecho, ninguno de los dos últimos actores consiguieron aparecer de forma estable en ninguna seria a excepción de pequeños papeles como “colaboradores” o “special starring” y, eso sí, en lo que parece ser el reducto de las glorias hollywoodenses como son las “tv movies”.

“Los que triunfaron algo más fueron el dulce Willie (Robert Englund) convirtiéndose en el malvado Freddy Krueger y la maravillosa Diana (Jane Badler) en su carrera como cantante” -añade Mª Carmen-.

El misterioso final de la serie

Una de las cosas más curiosas sobre V es que el final de la serie es un misterio. Según Juan José: “Existe una dicotomía al respecto establecida en torno a dos posturas: aquello que afirman con rotundidad que TVE emitió un final en el que todo había sido un sueño (hecho éste desde mi punto de vista alentado por la temporada de Dallas en la que tras el fallecimiento de Bobby Ewing, todo lo acontecido en la siguiente temporada había sido un sueño de su esposa Pam), no olvidemos que hasta este hecho eso de “el sueño” en televisión era algo prácticamente desconocido en formatos como el que nos ocupa.La otra postura es la de aquellos que opinan que su final es el que realmente emitió TVE muchos años después, ya en 1991 en donde a modo de “cliffhanger” se dejaba inconclusa la serie”.

“La versión oficial de la Warner –puntualiza Mª Carmen- es que el último capítulo no se grabó y todo quedó inconcluso. Pero la leyenda, de la que personalmente soy parte, cuenta que todo fue un sueño de Donovan, que estaba casado con Diana, mientras que Julie era una de las visitantes. Ficción o realidad... quedará así para los anales. Aunque Johnson me contó el final que él había pensado (incluido en el libro) y que la idea de que fuera un sueño no estaba en sus planes”.

El remake de 2009

En 2009 se estrenó un remake de V que no consiguió el éxito esperado “Fracasó por dos motivos –asegura Juan José-: el público de V era un público juvenil que vivía con ansias cada semana el capítulo de su serie favorita. Estos mismos espectadores, padres hoy día, eran, prácticamente, los potenciales consumidores de un producto que bebía de un argumento anterior formateado con las nuevas tecnologías y los nuevos cambios acaecidos en nuestra vertiginosa sociedad y, en segundo lugar, porque, frente a la serie original, muchos de sus personajes no eran creíbles”.

“La gente la esperaba con ganas aunque la primera temporada decepcionó un poco por su lentitud -subraya Mª Carmen-. Los guionistas supieron reaccionar y la segunda temporada fue increíble. Incluir a Diana, esta vez mostrando su bondad, fue un bombazo. Las aventuras se sucedían y el último capítulo, con Donovan al final, dejó a los fans con la boca abierta. El vil metal dejó a tres millones de televidentes, sólo en España, con las ganas de seguir viendo visitantes a doquier”.

El merchandising

“En la época se hizo merchandising de cualquier cosa –asegura Mª Carmen-, juguetes (pistolas láser, naves, coches...) pero también posters, disfraces, miniaturas de los personajes... incluso preservativos. Eso es lo que más me llamó la atención descubrir”.

Pero en la actualidad ese merchandising es muy difícil de encontrar: “En España es escasísimo –asegura Juan José-, aunque entonces se vendían enormemente las pegatinas y pósters que regalaba Teleindiscreta. En la actualidad, desearía destacar los magníficos productos que Robert Ramos y su equipo de Freakland en www.freaklandshop.com realizan de la serie con reproducciones de bustos, pistolas láser y demás”.

En el libro podemos ver “más de 2000 fotos procedentes de Troy Barnes, ABC Television, Teleindiscreta, Warner Bros, NBC, Kenneth Johnson, www.freaklandshop.com o de mi propio archivo personal –asegura Juan José-. Lo complicado no fue obtener el material fotográfico, sino desechar aquellas fotografías, había tantas, que no encajaban con el organigrama en que se basaba el libro”.

Un libro que os traerá recuerdos de una televisión más inocente pero también más emocionante.

'¿Quién mató a Laura Palmer?'

Diabolo también publica '¿Quién mató a Laura Palmer?', sobre las series de TV de los 80, con títulos inolvidables como Fama, Canción triste de Hill Street, Corrupción en Miami, El Equipo A, Los vigilantes de la playa, Expediente XFriends, Buffy Cazavampiros.... Escrito por el fotógrafo y experto en series de Televisión y cultura popular, Guillem Medina, que ya nos hizo recordar con ¿Quién mató a J.R? (Diábolo).

"Parecía inevitable que después de ¿Quién mató a J.R? continuase repasando esas series y personajes televisivos que marcaron nuestras vidas -asegura Guillem-. Claro que ahora la cosa estaba difícil, el libro se inicia a principios de los 80 con la serie Fama y acaba a finales de los noventa con Buffy cazavampiros, y en medio, un par de décadas  donde hubo series para todos los gustos, desde  iconos pop del kistch como El coche fantástico pilotado por un desabrochado David Hasselholf, los lagartos de  capitaneados por la pérfida Diana, la quincallería dorada de Mr.T y El Equipo A o las juguetonas vigilantes de la playa".

"Bien mirado fue la década de la sitcom ya fuese protagonizada por unas jubiladas de Miami, una correctísima familia afroamericana, una disparatada agencia de detectives o una familia con cara de dibujo animado que respondían al nombre de Simpson".

"Y en medio de todo este jolgorio llega un director de culto que decide pasarse a la televisión y ofrecer un plato exquisito, Twin Peaks marcaría un antes y un después en el mundo catódico y durante semanas todos estuvimos pendiente de quién había sido el asesino de la rubísima Laura Palmer".

"Y el público, que poco a poco había abandonado al cuadrado electrodoméstico, volvió a sentarse ante la pantalla y deleitarse con maravillas como Expediente X, Friends o Ally Mc Beal que no hacían otra cosa que revisionar el género de los sucesos misteriosos, la sitcom entre amigos o el género de los abogados, respectivamente, pero desde otro punto de vista y con otro ritmo, más acordes a los tiempos que corren".

"Y es que la televisión tiene periodos cíclicos y aunque parece que todo esté ya inventado todavía se guarda un as en la manga con el que sorprendernos" -asegura Guillem-.

Noticias

anterior siguiente