Enlaces accesibilidad

El Museo Arqueológico Nacional salta del siglo XIX al XXI

  • El MAN se somete a un 'lavado de cara' de siglo y medio en 6 años de obras
  • La remodelación ha costado 65 millones y ha aumentado un 13% su espacio
  • Se inaugura el lunes y abre sus puertas el 1 de abril, de forma gratuita hasta el 20 

Por
El Museo Arqueológico Nacional está listo para abrir sus puertas después de seis años de obras

"Hemos traído de golpe una institución del siglo XIX al siglo XX". Con estas palabras ha resumido el director del Museo Arqueológico Nacional (MAN), Andrés Carretero, la renovación integral que ha sufrido este espacio museístico tras unas obras que han durado seis años y que lo han mantenido cerrado al público los últimos dos años y medio. Sus puertas volverán a abrirse a los visitantes el próximo martes 1 de abril, tras su inauguración oficial el lunes por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y lo harán de forma gratuita hasta el día 20.

Una inversión de 65,2 millones de euros para aumentar un 13% su superficie útil y pasar de los 19.280 metros cuadrados a los 23.303, de los que aproximadamente 10.000 metros cuadrados corresponden a sus 40 salas expositivas -se ha ganado un 30,2% de espacio expositivo- en las que se muestran alrededor de 13.000 piezas arqueológicas restauradas casi en su totalidad.

Estas son algunas de las cifras que se han dado en la presentación a la prensa del renovado MAN, pospuesta dos días por el luto tras la muerte de Adolfo Suárez, a la que ha asistido el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, quien no ha dudado en afirmar, "sin arrogancia", que esta actuación lo sitúa "entre los más importantes museos arqueológicos de Europa", asimilándola a las intervenciones del Museo de la Acrópolis de Atenas o del Neues Museum de Berlín.

Wert, que ha considerado la inversión "ajustada" teniendo en cuenta lo conseguido y en comparación con la realizada en esos otros museos europeos, ha presentado la remodelación como una "prueba de la continuidad institucional" -comenzó a planificarse hace 15 años- y se ha mostrado convencido de que este "museo nuevo" es ahora "más atractivo, acogedor, interesante, accesible y visitable".

Un lavado de cara de dos siglos

Inaugurado en 1867, en estos casi 150 años, al Arqueológico Nacional solo se le habían hecho "apaños", el último de ellos en los años 60, ha explicado Carretero, que ha insistido en que la envergadura de esta remodelación ha transportado a un museo decimonónico "a la actualidad por completo" y se ha renovado "desde los cimientos a la techumbre", literalmente. No obstante, esa actualización se ha hecho también con un "planteamiento reposado" y "sin experimentar con juegos y colores" para que dure al menos 25 años, ha aclarado su director.

El "museo de la historia de España", como lo han definido Wert y Carretero, también ha renovado y actualizado su discurso museográfico para hacerlo más didáctico, de forma que el usuario elija el nivel de complejidad en el que quiere sumergirse, desde lo más básico a lo más erudito.

Aunque es necesario que un museo arqueológico tenga "texto" para explicar el significado de sus objetos -"por mucho que te esfuerces en mirar, una piedra no te dice nada", ha expresado plásticamente el director del MAN-, tampoco se quería que el usuario encontrase "una Biblia al lado". Así, explica, se ha conseguido que el visitante primero "vea los objetos", luego pase a unas "ilustraciones complementarias", en un tercer nivel contemple los mapas que muestran la distribución geográfica del objeto, a continuación vea un audiovisual y, "solo si le interesa mucho, en un quinto nivel, encuentre el texto". 

Otro de los ejes fundamentales de la reforma, ha sido la accesibilidad para adaptarlo a todas las personas con necesidades especiales.

De los primeros homínidos a Isabel II

Las 13.000 piezas que exhibe ahora el Museo Arqueológico Nacional -2.000 menos que antes, pero sin dejar de representar ningún momento histórico- muestran "la historia de los pueblos que han habitado en el territorio de lo que hoy es España históricamente", con objetos que van desde los primeros homínidos al reinado de Isabel II, pues el recorrido acaba en 1867 con la creación del museo, ha explicado su director.

El MAN, en sus 40 salas, vuelve a mostrar al público todos sus tesoros de la Prehistoria -de yacimientos como Los Millares o El Argar-, la Protohistoria -con la dama de Elche como protagonista absoluta-, la Hispania romana -piezas de Mérida, Medina Sidonia...-, la antigüedad tardía y la época medieval -el visigodo Tesoro de Guarrazar-, y la Edad Moderna, además de su importante colección numismática y medallística.

También están representadas otras civilizaciones, como la egipcia o la griega, aunque existe un "desequilibrio" en las colecciones que obedece a la tradición coleccionista. Así, la colección de cerámica griega es probablemente la segunda mejor del mundo porque se coleccionó por la familia real durante 200 años, mientras que otras culturas mediterráneas están representadas desde el punto de vista del trabajo de los arqueólogos españoles en el extranjero.

A la colección permanente habrá que sumar las temporales que acoja el nuevo espacio de casi 700 metros cuadrados dedicado a este efecto y que se inaugurará, "pronto" pero en una fecha aun por confirmar, con el tesoro de la fragata "Nuestra Señora de las Mercedes", extraído por la empresa cazatesoros Odyssey y que desde que España logró recuperarlo se exhibe en Cartagena.

Pero eso será próximamente. Mientras, hay tres kilómetros de recorrido expositivo que redescubrir en el nuevo Museo Arqueológico Nacional.

Noticias

anterior siguiente