Enlaces accesibilidad

La justicia imputa a Oriol Pujol también por cohecho en la presunta trama de las ITV

  • Por pedir supuestamente 30.000 euros por votar en el Parlament
  • Ya estaba imputado en la presunta trama por tráfico de influencias

Por

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha imputado por cohecho al diputado de CiU Oriol Pujol en el caso de las ITV por pedir supuestamente 30.000 euros para votar en el Parlament a favor de los intereses de la trama. Pujol ya estaba imputado en el caso por tráfico de influencias.

En un auto notificado este miércoles a las partes, el magistrado del TSJC Enric Anglada imputa también por cohecho a la esposa de Oriol Pujol, Anna Vidal, y a los empresarios de la supuesta trama corrupta de las ITV Sergi Alsina y Ricard Puignou, a los que citará en una fecha todavía no concretada de después de Semana Santa, informa Efe.

El juez ha aceptado la petición de la Fiscalía y ha citado a estos cuatro imputados, y también ha convocado a otras seis personas como testigos, incluido el que era encargado de la Generalitat para la negociación de las ITV, Josep Tous.

"Indicios racionales" de soborno

El juez aprecia "indicios racionales" de que Pujol, su esposa Anna Vidal y los empresarios Sergi Alsina y Ricard Puignou -que también estaban imputados por tráfico de influencias- pudieron perpetrar los hechos delictivos que les atribuye la fiscalía, que pidió su imputación por cohecho a partir de un informe de la Agencia Tributaria.

El fiscal sostiene que Oriol Pujol, valiéndose de su cargo, actuó "en beneficio propio y traicionando el interés público", asumiendo y ejecutando las pretensiones formuladas por Ricard Puignou, que en 2008 pretendía escindirse de Applus -que controlaba el 83 % del mercado de las estaciones de ITV en Cataluña-, para dar un mayor protagonismo a su sociedad Inteca.

Según el Fiscal, Puignou contactó, tanto con el gobierno tripartito de la Generalitat, como con Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), que entonces estaba en la oposición, para que la nueva Ley de Seguridad Industrial fijara un límite del 40 % de la cuota máxima de mercado para cualquier operador, con lo que así Applus se tendría que desprender de un gran número de estaciones a las que él podría optar a través de Inteca.

Para lograr su objetivo, según el fiscal, Puignou contactó con el entonces presidente de la sectorial de industria de CDC Josep Tous, también imputado en la causa, así como con Oriol Pujol.

Según el fiscal, Puignou se valió, además, para su objetivo del empresario Sergi Alsina -también imputado en la causa-, ya que era amigo íntimo de Oriol Pujol.

Finalmente, según el ministerio público, el grupo de CiU en el Parlament presentó una enmienda a la Ley de Seguridad Industrial, que fue aprobada en julio de 2008, para que ningún operador pudiera ostentar más del 35 % del total de las líneas de ITV existentes en Cataluña.

En compensación por los "favores recibidos", según el fiscal, Puignou, a través de Inteca, remuneró con 80.000 euros a Sergi Alsina, en su calidad de administrador de Alta Parnters, en tres facturas de mayo, junio y julio de 2008.

Alsina, por su parte, remuneró con 46.400 euros a una sociedad mercantil de Anna Vidal -Serveis i Participació S.L.-, en un pago "por los servicios prestados por su marido", Oriol Pujol, según el fiscal.

El ministerio público sostiene además que Oriol Pujol, como "contraprestación a los favores prestados", solicitó a uno de los socios de Inteca, Enric Marugán, que le entregara 30.000 euros.

Noticias

anterior siguiente