Enlaces accesibilidad

La magistrada Ana Ferrer, primera mujer que ocupa plaza en la Sala Penal del Supremo

  • Ana Ferrer ha sido durante 18 años presidenta de la Audiencia de Madrid
  • Es la undécima mujer en un órgano que cuenta con 70 magistrados varones
  • El presidente del Supremo: "Es trascendente e importante para la sociedad"

Por
Ana Ferrer primera magistada en la Sala de lo Penal del Supremo
Ana Ferrer primera magistada en la Sala de lo Penal del Supremo. Comunicación Poder Judicial

La magistrada Ana María Ferrer, presidenta de la Audiencia Provincial de Madrid, se ha convertido en la primera mujer que ocupa una plaza en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo. Ferrer entrará a formar parte de la Sala Segunda del órgano judicial con el apoyo de 13 de los 21 votos del Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que se ha celebrado este jueves.

La magistrada formaba parte de una de las ternas de un total de ocho candidatos que optaban a ocupar una una de las dos plazas vacantes en la sala. La otra plaza ha sido asignada al hasta ahora presidente de la Audiencia Provincial de Segovia, Andrés Palomo del Arco, quien ha obtenido 14 apoyos de los vocales del órgano de gobierno de los jueces.

Con su nobramiento, Ferrer pasa a ser la úndecima mujer en un órgano, el Tribunal Supremo, que cuenta con unos 70 magistrados varones. Las vacantes en la Sala Segunda del Tribunal Supremo corresponden a la jubilación de los magistrados Carlos Granados Pérez y Perfecto Agustín Andrés Ibáñez, producidas los días 3 y 12 de octubre de 2013, respectivamente.

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha manifestado su satisfacción por los dos nombramientos para la Sala de lo Penal del alto tribunal realizados durante el Pleno y que, en uno de los casos, el de Ana Ferrer, supone además la entrada de la primera mujer en esta Sala.

Durante la rueda de prensa posterior al Pleno, Lesmes ha calificado de "trascendente e importante para la sociedad española" que por primera vez en 200 años de historia del Tribunal Supremo una mujer entre en la Sala Segunda de este órgano, si bien ha remarcado que su elección se ha producido por su "excelente trayectoria profesional" y no por su condición femenina.

Presidenta de la Audiencia Provincial de Madrid

Ana Ferrer nació en enero de 1959 e ingresó en la carrera judicial en 1984, ejerciendo en juzgados de primera instancia e instrucción de Linares, Aranjuez y Leganés.

De 1989 a 1996 fue titular del juzgado de instrucción nº 16 de Madrid, y en mayo de ese último año obtuvo plaza de magistrada en la Audiencia Provincial de Madrid. En diciembre de 2008 fue nombrada Presidenta de la Audiencia Provincial de Madrid, cargo que ocupa en la actualidad.

La actividad jurisdiccional de la magistrada Ana Ferrer se complementa con numerosas actividades docentes y de investigación jurídica. Ha sido profesora de Practicum y Master en las Universidades Autónoma y Alfonso X el Sabio, de Madrid, y ha participado como ponente en numerosos cursos y seminarios, esencialmente sobre asuntos de índole penal y de violencia de género.

De 2000 a 2004 fue coordinadora territorial en Madrid de la Escuela Judicial, que en 2005 fue miembro de la Comisión General de Codificación y que desde 2010 forma parte de la Comisión Jurídica Asesora para la implantación de la Nueva Oficina Judicial.

Por lo que se refiere a Palmo, de 59 años, ingresó en la carrera judicial en 1981 y tuvo su primer destino en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Almendralejo (Badajoz), para ocupar un año después otro en Mérida (Cáceres), donde ascendió a magistrado.

En 1989 inauguró el Juzgado de lo Penal de Salamanca, en el que permaneció hasta 1997, cuando se incorporó en comisión de servicio a la Audiencia Provincial de Segovia.

Elegido presidente de ese órgano colegiado en junio de 1998 en sustitución de Adolfo Prego -que en esa fecha fue nombrado magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo-, Palomo desempeñaba en la actualidad su cuarto mandato en la Audiencia segoviana.

Convencida de ser la primera de otras muchas

La hasta ahora presidenta de la Audiencia Provincial de Madrid Ana Ferrer ha acogido con mucha ilusión su nombramiento como nueva magistrada de lo penal del Tribunal Supremo.

En la Audiencia de Madrid Ferrer ha expresado su satisfacción por el hecho de ser la primera mujer que llega a esta sala y se ha mostrado convencida de que será la primera de otras muchas con muchos méritos que espera que lleguen también.

"Mi paso por la Audiencia Provincial de Madrid ha sido fundamental personal y profesionalmente", ha subrayado Ferrer, que ha estado dieciocho años destinada en esta sede judicial.

Este periodo de tiempo en la Audiencia madrileña ha sido "clave" para culminar su formación jurídica, según Ferrer, quien ha asegurado que, desde la Presidencia, ha podido conocer el funcionamiento gubernativo y contribuir a mejorarlo en la medida de sus posibilidades.

Además, ha afirmado, con orgullo, que la Audiencia madrileña es la más grande de España y que cuenta con unos magistrados tanto en el orden civil como en el orden penal, que trabajan no solo con un rendimiento muy elevado, sino con una alta cualificación.

Noticias

anterior siguiente