Enlaces accesibilidad

La electricidad se encarece un 7,6% y apunta a una subida de la luz del 3% en octubre

  • La subasta entre generadoras y comercializadoras fija el precio hasta diciembre
  • Esta puja decide casi la mitad de la tarifa final al pequeño consumidor
  • El resto del recibo lo marca el Gobierno para pagar los costes regulados

Por
La luz subirá un 3,1% en octubre, cuarta subida de 2013

La subasta entre generadoras de electricidad y comercializadoras de esa energía (CESUR) se ha cerrado con una subida del 7,6% en el precio base de la electricidad para el cuarto trimestre de este año. Eso puede implicar una subida de en torno al 3% en la factura que paga el consumidor, según han indicado fuentes del sector a Europa Press.

Según el diseño actual del sector eléctrico, estas pujas trimestrales sirven para fijar el coste de la energía dentro de la Tarifa de Último Recurso (la TUR, ahora rebautizada como Precio Voluntario al Pequeño Consumidor), por lo que marcan algo menos de la mitad de la tarifa final que pagan los consumidores acogidos a ese régimen tarifario.

Cuando se confirme esta subida, el año se habrá saldado con cuatro incrementos del recibo (en enero, julio y agosto) y una única bajada de en torno al 6% en abril. El Gobierno calcula que, sin incluir la futura subida de octubre, la tarifa se ha encarecido un 8% desde enero de 2012.

El Gobierno congelará los peajes tras subirlos en agosto

La otra parte del recibo la determina el Gobierno y recoge los costes regulados del sistema eléctrico, conocidos como peajes de acceso. En esta ocasión, el Ejecutivo ha anunciado que los congelará.

A finales de julio, el Ejecutivo aprobó las medidas de sostenibilidad financiera del sistema eléctrico para tratar de frenar su déficit tarifario. Para lograrlo, primero, se aprobó una subida de los peajes para los consumidores pequeños y medianos que el Ministerio de Industria y Energía cifró en un 3,2%, pero que los especialistas en el sector advirtieron que no podía estimarse por los complicados cálculos acumulados por sucesivas reformas.

Segundo, se concretó una aportación del Estado de 900 millones de euros y, por último, se recortaron los costes reconocidos a las empresas eléctricas para cubrir partidas tan variadas como la distribución y el transporte de la electricidad, la moratoria nuclear o los pagos por capacidad.

Los expertos no descartan que las eléctricas podrían haber interpretado que esa caída de ingresos por el lado de los peajes regulados supone un incremento en lo que les cuesta generar la energía, por lo que podría haber afectado al resultado de la subasta CESUR.

Noticias

anterior siguiente