Enlaces accesibilidad

Pacientes y médicos rechazan el copago de medicamentos de las farmacias de hospitales

Por

El copago sanitario en el que los pacientes no ingresados deberán pagar por medicamentos de enfermedades graves o crónicas dispensados en las farmacias hospitalarias, que antes eran gratuitos, ha provocado una cascada de reacciones de rechazo de asociaciones de médicos y pacientes que han pedido su retirada al considerarlo "injusto" y "discriminatorio".

También varias autonomías y el principal partido de la oposición han alzado su voz en contra de esta medida.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este jueves el listado de fármacos de dispensación ambulatoria en el hospital que a partir del 1 de octubre tendrán un copago de hasta un máximo de 4,2 euros.

La Federación Española de Padres de Niños con Cáncer ha lamentado este viernes el nuevo copago farmacéutico impuesto por el Gobierno y ha pedido que se exima a los menores de asumirlo, teniendo en cuenta su "vulnerabilidad".

Mientras que para la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) pagar por estos medicamentos supone "imponer nuevas barreras de entrada al Sistema Nacional de Salud (SNS)", según recoge EFE.

Por su parte, FACUA-Consumidores en Acción acusa al Gobierno y, concretamente al Ministerio de Sanidad, de llevar a cabo un "nuevo ataque" contra los enfermos que padecen enfermedades crónicas o graves,

La organización considera "injusta" esta medida que se impondrá a partir del día 1 de octubre, "aunque aún debe aclararse cómo se va a efectuar ese cobro". "La asociación ve otro paso más del Gobierno por desmantelar el sistema sanitario español gratuito, público y universal", añaden.

País Vasco, Andalucía y Castilla y León, en contra

El copago es de obligado cumplimiento para las comunidades autónomas y algunas de ellas como País Vasco, Andalucía, Asturias y Castilla y León también se han mostrado contrarias a esta medida y han solicitado que se busquen soluciones alternativas ante una decisión que "perjudicará a los pacientes que más los necesitan".

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente  Herrera, ha asegurado que pedirá al Gobierno de la nación la no aplicación del copago  al considerar que esta medida tendrá una "escasísima  repercusión" económica y supondrá una "complejidad" en cuanto a  recursos humanos.

Mientras que el lehendakari, Iñigo Urkullu, ya ha anunciado que el Gobierno Vasco aprobará, "probablemente" el 15 de noviembre, un decreto para "compensar" por el nuevo sistema de copago farmacéutico a los sectores sociales más desfavorecidos, en el que no solo se incluirá a los pensionistas con ingresos inferiores a los 18.000 euros, sino también, entre otros, a los parados que hayan perdido "todas las posibilidades de prestaciones".

El rechazo también es frontal desde el principal partido de la oposición ya que el PSOE ha pedido la dimisión de la titular de Sanidad, Ana Mato, por causar "graves perjuicios a los enfermos crónicos y empobrecer a los más vulnerables".

En un vídeo publicado en su cuenta personal de 'Facebook', el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha avisado de que la decisión del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad "aumenta el sufrimiento" de las personas que ya, de por sí, lo están  pasando "muy mal" dado que, según ha recordado, son pacientes con  cáncer, hepatitis C, esclerosis múltiple o trasplantados.

Noticias

anterior siguiente