Enlaces accesibilidad

El Gobierno propone que las pensiones suban mínimo un 0,25% y máximo, el IPC más un 0,25%

  • La revalorización de todas las pensiones se desvincula definitivamente del IPC
  • Este nuevo índice, que tendrá en cuenta ingresos y gastos, en vigor en 2014
  • La propuesta de factor de sostenibilidad de las pensiones, se aplicará en 2019
  • Se revisará cada cinco años y solo afectará a los nuevos pensionistas

Enlaces relacionados

Por
El Gobierno propone vincular la revalorización de las pensiones a las cuentas de la Seguridad Social

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha anunciado este lunes la doble propuesta del Gobierno para reformar el sistema de pensiones, que tiene dos fórmulas: por una parte se desliga la revalorización de las pensiones del IPC desde 2014 -que siempre subirán como mínimo un 0,25%- y por otra se aplica un factor de sostenibilidad que tenga en cuenta la esperanza de vida, que entre en vigor en 2019 y que se actualice cada cinco años.

Esta propuesta ha sido anunciada en rueda de prensa por Báñez tras reunirse con los agentes sociales, propuesta que se enviará también al Pacto de Toledo. Los sindicatos creen que la propuesta restará poder adquisitivo a las pensiones, ya que contempla subidas por debajo del IPC.

De hecho, y según ha anunciado la titular de Empleo, por una parte, "y si se aprueba la propuesta del Gobierno, que ahora se negociará", ninguna pensión se revalorizará a partir de 2014 con el IPC. "A partir de ahora se va a hacer según el 'Índice de revalorización de las pensiones', una propuesta más completa y global", según ha asegurado la ministra en rueda de prensa, un índice que recoge los datos medios de los últimos 11 años.

Báñez: "Las pensiones no van a bajar nunca y tampoco se van a congelar"

"El nuevo indicador tendrá en cuenta la inflación, los ingresos y gastos del sistema cada año y los déficits o superávits del sistema", ha afirmado Báñez. "De está hecho pensando para que no bajen las pensiones en ningún caso. Va a tener un suelo y un techo. Las pensiones no van a bajar nunca, ni tampoco se van a congelar: como mínimo subirán un 0,25% y como máximo, lo harán el IPC más un 0,25%", ha afirmado.

La ministra de Empleo ha señalado el 27% de todo el gasto global en pensiones se produce por la revalorización de las pensiones del IPC. Y ha destacado las tensiones económicas del sistema, en déficit desde 2010 y "que acabará 2013 con un déficit de 14.000 millones de euros". El gasto en pensiones ha crecido un 108% desde el 2000, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Por eso, según Báñez, con esta fórmula se cumple con la recomendación segunda del Pacto de Toledo, que "solicita estudiar la posibilidad de utilizar otros índices de revalorización basados, entre otros, en el crecimiento de los salarios, la evolución de la economía o el comportamiento de las cotizaciones".

El factor de sostenibilidad, en 2019

Además, el Gobierno ha definido el factor de sostenibilidad, que solo afectará a las pensiones futuras y que se aplicará una sola vez, cuando se entre en el sistema a partir de 2019. Para el cálculo de las nuevas pensiones, Empleo coincide en que hay tener en cuenta que la esperanza de vida de los pensionistas se alarga y, en segundo lugar, la situación económica, tanto las circunstancias coyunturales como las estructurales.

El diseño del factor parte de la idea clave de que los españoles viven más años (en media, se ganan 16 meses de esperanza de vida cada 10 años), por lo que la cuantía de la pensión debe modularse en función del tiempo en que se vaya a recibir.

Según Báñez, el factor de sostenibilidad "no conlleva aumentar la edad de jubilación y respeta los derechos adquiridas", ha dicho la ministra, que también ha asegurado que este factor "se aplicará de una sola vez, cuando el pensionista entre en el sistema" y que se revisará cada cinco años, pero siempre afectará a aquellos que se incorporen al sistema.

"Estamos hablando solo de los pensionistas del futuro", ha afirmado Báñez, que pretende que la reforma se apruebe antes de que acabe el año, se ponga en marcha en 2014 y entre en vigor en 2019, cuando corresponderá su primera revisión, lo que evitará "tomar medidas drásticas en periodos de recesión". "La propuesta que hacemos es que ante contribuciones iguales, los españoles reciban prestaciones similares", ha afirmado.

Asimismo, ha dicho que la propuesta que será negociada con los agentes sociales y con los partidos políticos en el Pacto de Toledo, "no conllevará aumentar la edad de jubilación, respetará los derechos adquiridos de los pensionistas" e introduce un índice "que es objetivo y que se libra de decisiones políticas futuras".

Según la ministra, la propuesta del Gobierno mejora la de los expertos, aunque no ha especificado ninguna de las fórmulas, ni la del factor de sostenibilidad ni el 'Índice de revalorización de las pensiones'.

La propuesta de los expertos

La propuesta que hizo el comité de expertos en junio también aplicaba una doble fórmula, compuesta por el factor de revalorización anual (FRA) y el factor de equidad intergeneracional (FEI), cuya aplicación consideraron que tenía que producirse lo más pronto posible y, en cualquier caso, antes de 2019. 

Según lo propuesto por los expertos, el FRA supondría que las pensiones solo aumenten si los ingresos del sistema suben por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones, pero que nunca bajen.

El FEI implicaría adaptar el cálculo de la pensión de los nuevos jubilados a su esperanza de vida, teniendo en cuenta la que tenían quienes se retiraron antes con la misma edad. De acuerdo con este planteamiento, los futuros jubilados podrían cobrar de inicio una pensión más baja que quienes se retiraron antes en las mismas condiciones, pero no verían recortada la prestación durante los años que la perciban.

Noticias

anterior siguiente