Enlaces accesibilidad

El filibusterismo, la picaresca llevada a las cámaras parlamentarias

  • La senadora Wendy Davids detiene una votación tras hablar 10 horas
  • Las reglas parlamentarias permiten estas prácticas

Por
La senadora demócrata Wendy Davids detenien una votación contra el aborto con obsturccionismo político

Pretendía detener la propuesta republicana contra el aborto y lo ha conseguido con un poco de picaresca y mucho conocimiento de las reglas parlamentarias. La senadora democráta Wendy Davids ha permanecido para ello más de 10 horas hablando. Es el último caso de filibusterismo, una táctica de ‘picaresca política’ en Estados Unidos que ha tenido casos históricos.

Sus reglas son duras y Wendy Davis lo sabía. De hecho llegó a la sala preparada para la larga jornada. La táctica política consiste en bloquear la aprobación de una ley o acto legislativo gracias a un discurso de larga duración. Mientras uno no se sienten, pueden seguir haciendo uso de la palabra.

No se puede comer, ni apoyarse en la mesa, ni siquiera ir al servicio. Se trata de una interpretación interesada de las reglas parlamentarias y, para ello, es necesario conocerlas bien.

En el Senado de EE.UU. hay un límite ya que se puede aprobar la denominada “resolución de clausura” o “regla 22″ que permite que con el voto de las tres quintas partes de los miembros de la Cámara (60 votos) se detenga la intervención.

Casos históricos

El de Wendy Davis ha sido el último conocido, pero no el único. Ha habido auténticos maratones. El discurso más largo lo dio en 1957 el senador de Carolina del Sur Strom Thurmond, que se oponía a la igualdad entre negros y blancos. Habló, sin descando, durante 24 horas y 18 minutos.

Los hay reincidentes. En el 86, el senador por Nueva York Alfonse D’Amato habló durante 23 horas y 30 minutos y volvió a repetir en el 92 durante más de 15 horas. Quería detener un cambio fiscal que afectaba a una empresa local de máquinas de escribir.

El filibusterismo en la pequeña y gran pantalla

La táctica ha sido recreada en cine y televisión. Un ejemplo es la película de James Steward Mr. Smith Goes to Washington (Caballero sin espada) que narra la historia de Jefferson Smith, un hombre inocente e idealista que de la noche a la mañana se convierte en senador en Washington.

Escandalizado por la corrupción en la capital, termina siendo expulsado del Senado. Pero Smith consigue el uso de palabra para defenderse y hablando sin parar durante 23 horas.

También ha sido retratado en un capítulo de la exitosa serie El Ala Oeste de la Casa Blanca. Un senador demócrata, Stackhouse, ejerce su derecho al 'filibusterismo' contra una ley sobre salud infantil.

La picaresca llevada a las cámaras legislativas, una táctica que en España no tiene equivalente porque las reglas parlamentarias no lo permiten.

Noticias

anterior siguiente