Enlaces accesibilidad

Sexting adolescente, el riesgo del "gatillo fácil"

  • No es exclusivo de menores, pero estos tienen menor conciencia del riesgo
  • El 8% de los adolescentes ha recibido imágenes comprometidas de conocidos
  • Difundir estas imágenes de terceros sin su permiso es delito
  • "No hay que demonizar internet, lo que hay que hacer es prevenir, educar"

Por
El sexting es una práctica cada vez más extendida por adolescentes AFP

"El caso prototípico del sexting es el de una persona que envía una foto comprometida a su pareja, quien la reenvía a su vez o la distribuye cuando se corta la relación" y lo hace sin el consentimiento del protagonista, que se convierte así en víctima.

A partir de ahí, la difusión a través de los teléfonos móviles y redes sociales es "exponencial", añade Carlos Igual Garrido, capitán de la Guardia Civil de la sección de Menores y Explotación Sexual Infantil. Se puede llegar a saber quién la ha distribuido, pero retirar la imagen completamente de internet "es imposible", asegura.

El sexting consiste en el envío de fotografías y vídeos de carácter sexual producidos por el propio remitente (o con su consentimiento) a través del móvil o de otros dispositivos tecnológicos. En sí mismo no es delito siempre que no haya menores de 13 años y que estas imágenes no transciendan el ámbito privado.

El problema viene cuando se hacen públicas, algo que no puede controlar su protagonista una vez que ha decidido enviarlas por primera vez aunque sea a una persona de confianza. En ese momento, pierde completamente el control sobre ese material.

Difundir estas imágenes sexuales sin consentimiento de quien aparece en ellas es delito, se considera revelación de secretos (artículo 197 del Código Penal) y está penado con penas de prisión de uno a cuatro años. Si en la fotografía o el vídeo, además, aparecen menores, se puede considerar creación y distribución de pornografía infantil (artículo 189). En este último caso tenerlas simplemente en el móvil también está penado.

Si el que distribuye estos contenidos tiene entre 14 y 17 años, también puede ser sancionado, incluso, con medidas privativas de libertad, explican a RTVE.es desde la Fiscalía de Menores. Por debajo de los 13 años no puede ser imputado, pero sus padres o tutores pueden ser obligados a indemnizar a la víctima.

Por qué se da el 'sexting' entre adolescentes

El sexting no es un fenómeno exclusivo de adolescentes (está el caso de la concejal de Los Yébenes Olvido Hormigos), pero en las últimas semanas han salido a la luz varios casos protagonizados por jóvenes. A finales de mayo, la Policía Nacional detuvo a seis menores por la producción y difusión de un vídeo de contenido sexual de dos niñas que fue subido a Youtube por uno de los arrestados.

El 8,1% de los adolescentes reconoce haber recibido fotos o vídeos de conocidos en postura sexy

Según los datos publicados en una guía sobre sexting del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) y Pantallas Amigas, el 8,1% de los adolescentes españoles de 10 a 16 años reconoce haber recibido en su teléfono móvil fotos o vídeos de chicos o chicas conocidos en una postura sexy. El 4% reconoce haber protagonizado este tipo de imágenes.

El capitán de la Guardia Civil Igual Garrido explica que hace dos años los casos "eran casi anecdóticos" pero que en este tiempo se ha producido un "cambio notable y lógico" al aumentar la disponibilidad por parte de los adolescentes de móviles de última generación.

Menor conciencia de los riesgos

Esta mayor inmediatez de las tecnologías se une, en el caso de los menores, a una falta de cultura de la privacidad y a una menor conciencia de los riesgos.

"El gran problema que tenemos con el sexting en los adolescentes es la falta de percepción de lo que es la identidad digital, nadie se lo ha enseñado, no comprenden el concepto de la privacidad, de la protección de datos, no ven consecuencias", señala Carlos Represa, coordinador de la Escuela de Seguridad en la Red de Castilla-La Mancha.

Jorge Flores, director de Pantallas Amigas, explica a RTVE.es que los adolescentes tienen "una menor percepción del riesgo, de hacer algo que les puede perjudicar y tampoco son conscientes de la responsabilidad que tienen" al difundir esas imágenes. "Tienen el gatillo fácil", señala este experto.

La sensación de anonimato e impunidad es más intensa en adolescentes

Flores subraya que los jóvenes creen controlar de tecnología "pero saben lo justito" y no son conscientes de que un móvil se puede perder o que esas imágenes pueden ser obtenidas de sus dispositivos por terceros sin que se enteren.

¿Y qué lleva a un adolescente a compartir la imagen íntima de otra persona? Francisco Manuel García Ingelmo, fiscal adscrito a la Fiscal de Sala Coordinadora de Menores, señala que tienen una "falsa sensación de impunidad, imbuidos en la idea de que por ser menor no les va a pasar nada".

"Internet puede proporcionar a los usuarios falsos sentimientos tanto de anonimato como de impunidad. Esos sentimientos llevan con frecuencia a las personas a emplear formas o actuaciones que en la vida real -fuera del mundo virtual- quizá no adoptarían". Se trivializan los comportamientos y no se dan cuenta de que es delito. "Esas sensaciones son más intensas en los adolescentes debido a la impulsividad, falta de experiencia y reflexión propios de la edad", subraya.

'Ciberbullying' y 'sextorsión', riesgos del 'sexting'

Además de las consecuencias penales para quien difunde imágenes de terceros, los adolescentes se enfrentan a otros riesgos, como el ciberbullying o la sextorsión, si practican sexting y remiten a otras personas sus imágenes íntimas.

Las fotos o vídeos pueden ser utilizados por otros menores para acosar y humillar a su protagonista en lo que se conoce como ciberbullying, el acoso que se produce entre iguales utilizando las nuevas tecnologías. "Ya no se puede distinguir entre bullying y ciberbullying", explica el capital de la Guardia Civil Carlos Igual Garrido, quien explica que todos los casos de bullying que vieron el año pasado tenía un componente en internet.

El director de Pantallas Amigas señala que, además de la exposición pública y la pérdida de su intimidad que supone la difusión de estos archivos, el joven que decide realizar sexting puede ser víctima de sextorsión. Su imagen puede llegar a manos de alguien que le chantajee con esas imágenes.

Si se trata de un adulto que le exige el envío de más contenidos de carácter sexual o encuentros físicos sería un caso de lo que se conoce como grooming.

Consecuencias penales del 'sexting' para los menores

Pero no solo corren riesgos quienes practican el sexting, la persona que recibe estos archivos y los reenvía comete un delito y puede ser castigado, también si es menor. Jorge Flores, de Pantalla amigas subraya que el simple hecho de retuitear es delito. Si el archivo contiene imágenes de menores "estás distribuyendo pornografía infantil".

"Persiste aún la falsa percepción social que si un menor comete un comportamiento delictivo, por el simple hecho de ser menor no recibe respuesta sancionadora alguna, o la que se le impone es relevante", explica el fiscal Francisco Manuel García Ingelmo.

La Ley del Menor prevé un "amplio abanico de medidas" para los menores de 14 a 17 años que comenten alguno de los delitos o faltas que contempla el Código Penal. La diferencia es que salvo en los casos de mayor gravedad (homicidios, asesinatos, agresiones sexuales...), "la legislación de menores permite individualizar en cada caso la respuesta sancionadora, adecuándola a la personalidad del menor infractor".

La Ley del Menor prevé un amplio abanico de medidas

García Ingelmo explica que, "con carácter" general, los delitos cometidos a través de nuevas tecnologías "suelen recibir respuestas en forma de soluciones extrajudiciales, pues los menores que los comenten no suelen presentar rasgos de especial conflictividad o exclusión social". Puede ser comprometerse a retirar los contenidos ilícitos que ha "colgado" y pedir también por esta misma vía disculpas a la víctima.

Sin embargo, en el caso del sexting, "las fiscalías se decantan con frecuencia por acudir a juicio para la imposición de medidas en vía judicial, debido a su mayor gravedad y trascendencia", añade.

Internamiento para los casos más graves

Normalmente las penas no son privativas de libertad aunque puede darse el internamiento en centros de menores en los casos más graves. "Generalmente" se imponen servicios en beneficio de la comunidad o también socio educativas, "encaminadas el respeto del menor hacia los demás en sus relaciones sociales o afectivas", señala este fiscal de menores

Puede imponerse también libertad vigilada y "en todo caso, como medida definitiva al menor infractor -o con carácter cautelar- la prohibición de aproximarse o comunicarse con su víctima por cualquier medio", añade García Ingelmo.

Y en cualquier caso, sea un joven de 14 o 17 años o menor de 13 años el menor puede ser obligado a indemnizar patrimonialmente a la víctima por daños morales, respondiendo solidariamente con él sus padres o tutores.

Denunciar cuanto antes para intentar "podar el árbol"

Jorge Flores, de Pantallas Amigas, insiste en lo importante que es denunciar cuanto antes si se es víctima del sexting para "intentar frenar la cascada de replicaciones y podar cuanto antes el árbol antes de que sea imposible cortarlo del todo".

El capitán de la Guardia Civil Carlos Igual Garrido insiste en lo mismo: "cuanto antes se denuncie mejor para que se corte la cadena". Cuanto más tiempo pase más difícil será retirar la imagen de internet.

Y muy importante, añade, al margen de denunciar, si se recibe una imagen hay que borrarla y no contribuir a la cadena.

Educación, la única vía para combatir los riesgos del 'sexting'

Todos los expertos consultados por RTVE.es coinciden en que en estos tipos de casos lo importante es la prevención, educar a los niños desde pequeños para que sepan usar con responsabilidad las nuevas tecnologías.

No hay que demonizar internet, lo que hay que hacer es prevenir, educar

"No hay que demonizar internet, lo que hay que hacer es prevenir, educar", asegura Carlos Represa, coordinador de la Escuela de Seguridad en la Red de Castilla-La Mancha, un proyecto que ha nacido en las últimas semanas para promover el uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías y desarrollar la alfabetización digital y mediática de menores, padres y educadores.

"Los niños igual que aprenden a manejar el iPad y el iPhone pueden aprender a navegar con seguridad", añade este experto que señala que las charlas de concienciación aisladas "no sirven para nada". No es que haya que suprimirlas, señala Represa, pero subraya que "lo que va a proteger es el aprendizaje natural" desde pequeños.

El capital de la Guardia Civil Carlos Igual Garrido señala que muchos profesores se lamentan de que el campo de las tecnologías "avanza demasiado rápido y los consejos se quedan antiguos".

Pone como ejemplo la recomendación que se da de que el ordenador esté en la casa en un espacio común, no en el dormitorio del adolescente, que sigue siendo válida, pero el principal riesgo ahora está en los dispositivos móviles que son lo que utilizan los jóvenes para navegar.

Flores, de Pantallas Amigas, insiste en que ya hay materiales adaptados a todas las edades para trabajar con los niños "pero los padres y profesores no están preparados, no tienen competencias" en el uso de las nuevas tecnologías.

Este experto señala, no obstante, que no se trata solo de enseñar el manejo responsable de internet, sino de abordar una educación afectiva sexual adecuada.

Noticias

anterior siguiente