El fallo de software que propició un desastre bursátil de 440 millones de dólares en 45 minutos

  • Un fallo hizo que millones de operaciones de compraventa se volvieran locas
  • Las acciones de más de 140 compañías cotizaron a precios inusuales
  • Cuando la empresa de trading Knight Capital arregló el fallo ya había perdido 440 millones
Ampliar fotoTraders gather at the Barclays Capital post that trades Knight Capital on the floor of the New York Stock Exchange

Los traders comentan en la Bolsa de Nueva York bajo los monitores de los sistemas automatizados que fallaron.REUTERS/Brendan McDermid

ÁLVARO IBÁÑEZ 'ALVY'ÁLVARO IBÁÑEZ 'ALVY' 

Con los ecos todavía resonando del fallo técnico en la bolsa española del lunes, que dejó sin actividad al Sistema de Interconexión Bursátil (SIBE) durante más de cinco horas, en otras plazas hay quien ha corrido peor suerte, incluyendo especialmente a Knight Capital: una empresa que la pasada semana, debido a un fallo tecnológico, vio cómo más de 440 millones de dólares (unos 350 millones de euros) desaparecían de sus bolsillos en 45 minutos.

Knight Capital es una empresa de altas finanzas y trading que se dedica básicamente a comprar y vender acciones de forma masiva para sus clientes. Por sus manos pasa un importante porcentaje de todas las operaciones de la bolsa estadounidense.

Sus operaciones incluyen ventas tradicionales e institucionales, pero también están especializados en negociación de alta frecuencia (HFT: High Frecuency Trading).

El HFT es una forma de operar altamente automatizada, mediante software con algoritmos informáticos programados para la negociación rápida, en la que se opera en cuestión de microsegundos.

El funcionamiento del HFT es complejo, pero básicamente consiste en aprovecharse de la diferencia a cortísimo plazo entre los precios de compra y venta de las acciones que cotizan en el mercado para ganar algo de dinero en cada operación. Es algo que se viene haciendo desde hace más de diez años, aunque su volumen ha crecido espectacularmente en tiempos recientes.

Lanzando millones de órdenes a diversos precios de forma muy rápida y ejecutándolos (o cancelándolos) con prontitud se pueden obtener pingües beneficios. ¿Cuán rápido? En este juego hablamos de milisegundos e incluso de microsegundos.

Se sabe que hay empresas que cambiaron sus instalaciones para estar más cerca de las conexiones de fibra óptica de la bolsa y poder raspar unos microsegundos a la propia red de comunicaciones y llegar antes con sus órdenes. No es un negocio para tortugas precisamente. Pero hay un problema colateral: este tipo de operaciones distorsiona el mercado tal y como se entendía hasta ahora, dado que las operaciones «humanas» –por llamarlas de alguna forma– pasan a ser tan solo una pequeña parte del escenario de cifras completamente automatizado creado por estos algoritmos.

Algunos consideran que esto es una señal más de que el «sistema» está roto y de que hay quien juega con el dinero de los inversores a un juego demasiado artificial y peligroso. Todo esto se conoce desde hace tiempo y se ha limitado la forma en la que operan algunos de estos algoritmos HFT, especialmente los que lanzan órdenes «falsas» con el único objetivo de hacer subir o bajar los precios para luego anularlas y ejecutar otras.

Las normas sobre la compraventa de acciones y futuros también se aplican, pero sigue existiendo un margen con el que empresas como Knight Capital pueden operar. Y la programación de este tipo software es cada vez más compleja y sutil, dando lugar a nuevas y extrañas situaciones.

En el fondo, lo que comenzó siendo un mercado bursátil en el que financiar las actividades de las empresas y gestionar las inversiones de los particulares es ahora una bolsa entendida como un campo de batalla digital en el que compañías creadas específicamente para ese mundo artificial compiten unas con otras moldeando la realidad a su gusto.

Las empresas no «valen lo que valen», sino lo que dicen las pantallas que valen o hasta donde los algoritmos puedan «estirar» artificialmente. Y lo mismo pueden duplicar su capitalización bursátil de un día para otro que morder el polvo y quedar tiradas por los suelos tras una operación «de usar y tirar» de unos pocos minutos.

De su propia medicina

Irónicamente, Knight Capital ha tenido que probar su propia medicina cuando sus sistemas tecnológicos se «volvieron locos» durante la mañana del 1 de agosto. Por alguna razón comenzaron a recibirse en la bolsa órdenes de compra y venta muy extrañas relativas a acciones de 148 compañías cotizadas, algunas multiplicando su precio por cinco respecto al día anterior.

No obstante, todas esas órdenes se consideraron válidas y se ejecutaron, produciendo beneficios para otros inversores, mientras los traders de Knight Capital veían en las pantallas cómo se hundía el Titanic a cámara lenta y se preguntaban qué estaba pasando.

Al poco de producirse el fallo, los traders de la empresa comenzaron a desviar las nuevas órdenes que recibían a otros competidores del sector –algo sin precedentes– conscientes de que algo iba mal. A los 45 minutos la pesadilla terminó, pero el daño ya estaba hecho.

La propia Knight Capital, que curiosamente también cotiza en la bolsa de Nueva York, caía un 63 por ciento al final de la sesión (y un 32 por ciento más al día siguiente) tras reconocer el problema y la magnitud del mismo: 440 millones de dólares de pérdidas en un fatídico día.

Daño irreparable

Aunque se anularon algunas operaciones (las que estaban muy por encima o por debajo de su valor real) la mayor parte del daño era simplemente irreparable: en bolsa lo hecho, hecho está.

La compañía había caído presa de un bug de software, que probablemente volcó todas las órdenes del día en unos pocos minutos al comienzo de la sesión, aunque las causas del denominado «colapso tecnológico» todavía no se han detallado. Todo ha quedado en un escueto «sabemos que se había instalado un nuevo software y que algo falló».

Para evitar la bancarrota, Knight Capital ha tenido que obtener otros 400 millones de dólares de financiación por parte de nuevos inversores, que básicamente han tomado el control de la empresa. Lo que queda por ver es si puede recuperar la confianza de los inversores y del resto del mercado para seguir operando como hasta ahora… después de limpiar los bugs de su software, claro. Pero, además de todo esto, las preguntas quedan en el aire: ¿Cuándo volverá a suceder? ¿Cómo puede una sola empresa arrastrar a cientos de compañías al abismo por un simple descontrol tecnológico? ¿Cómo puede afectar todo esto a la economía de un país?

Es algo que, junto con la conveniencia o no de ciertas prácticas especulativas –algunas de las cuales ya han sido eliminadas del mercado con cambios normativos– harían bien los responsables en examinar detalladamente.

­­­­

TVE

Logotipo de La 1

HOMENAJE A ÁLEX ANGULO

'El día de la bestia', de Álex de la Iglesia

Compartió reparto con Armando de Razza y Santiago Segura. La película está dirigida por Álex de la Iglesia. Este sábado 26 de julio a las 22 horas en La 1.

vídeoLogotipo de La 1

'Los mosqueteros' llegan a TVE

Las aventuras de los cuatro espadachines, muy pronto, en La 1.

­­­­

RNE

Logotipo de Radio NacionalPepe Viyuela y Miriam Díaz-Aroca, unas ranas muy particylares

Pepe Viyuela y Miriam Díaz-Aroca, unos batracios muy particulares

PEPI MARTÍN - Representan en Mérida la obra Las Ranas, de Aristófanes.

­ ­ ­ ­

Conflicto en Gaza

Israel rechaza la oferta de alto el fuego de Estados Unidos

Se cumplen 18 días de ofensiva militar y los muertos ascienden ya a 800. Este viernes han muerto al menos 29 palestinos.

­ ­ ­ ­

Jordi Pujol admite que tenía dinero oculto en el exterior

Según un comunicado, su familia ha regularizado cuentas en el extranjero. El dinero procede de una herencia de 1980.

­ ­ ­ ­
De los 'Juniors de Oro' a la 'ÑBA': 15 años de éxitos

De los 'Juniors de Oro' a la 'ÑBA': 15 años de éxitos

RUBÉN HERAS

Se cumplen 15 años del Mundial junior ganado por España. Gasol, Navarro y Felipe Reyes, supervivientes de aquel equipo.

­ ­ ­ ­

Todas las Administraciones deberán publicar en octubre su plazo medio de pago a proveedores

El periodo medio de pago en el primer trimestre de 2014 fue de 26,8 días. Si incumplen la ley de morosidad podrían ser intervenidas por el Gobierno.

­ ­ ­ ­

Atapuerca halla vestigios humanos de hace 1,3 millones de años

Encuentran una lasca de esta antigüedad en la campaña de este año. Hasta ahora los restos más antiguos eran de 1,2 millones.

Espacio reservado para promoción
cid:62930