Enlaces accesibilidad

Jorge Fernández Díaz, el ministro del Interior que tendrá que gestionar el fin de ETA

  • Presidente del PP catalán y experto gestor en el Congreso
  • Diputado, senador y ahora vicepresidente tercero del Congreso
  • Ha sido el segundo de Mariano Rajoy en varios ministerios

Por
Jorge Fernández Díaz, ministro de Interior

Jorge Fernández Díez será el ministro de Interior del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. "Los que hemos colaborado con Mariano Rajoy (...) nos hemos sentido así: bien mandados". En una de las últimas entradas de su blog personal, Jorge Fernández Díaz describe así su relación personal con el recién elegido presidente del Gobierno, del que ha sido su subalterno como secretario de Estado en los ministerios que el gallego dirigió durante la era Aznar. 

Ahora, ese trabajo "codo con codo" y una amistad fiel fraguada durante más de una década le han recompensado con un cartera ministerial, después de que Rajoy desbaratara las quinielas que ligaban su nombre con la presidencia del Congreso de los Diputados y le diera el cargo a Jesús Posada.

Fernández Díaz nació el 6 de abril de 1950 en Valladolid pero Cataluña, donde preside el Partido Popular, es su tierra de adopción. En Barcelona ha residido desde los tres años y allí estudió ingeniería industrial y opositó al Cuerpo de Inspectores Superiores de Trabajo y Seguridad Social del Estado, convirtiéndose en inspector de trabajo y seguridad social e ingeniero del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Su trayectoría política comenzó en la incipiente Transición española, cuando en 1978 fue delegado provincial de Trabajo en Barcelona y dos años más tarde gobernador civil de Asturias (de julio de 1980 a julio de 1981) y luego de Barcelona (desde julio de 1981 a septiembre de 1982).

Tras unos meses de militancia en el Centro Democrático y Social por la capital catalana, en enero de 1983 pasó a Alianza Popular, partido del cual fue elegido presidente provincial en Barcelona en 1983.

Presidente del PP catalán

En las elecciones municipales de dicho año se convirtió en concejal en el Ayuntamiento de Barcelona y un año después diputado en el Parlament. Dentro del partido en Cataluña, Fernández Díaz lo ha sido casi todo. Entre 1985 y 1987 ocupó la secretaría general y, posteriormente fue presidente del ya Partido Popular en Barcelona y luego de toda la comunidad, lo que le permitió acceder al Comité Ejecutivo Nacional del partido.

En 1988 fue reelegido diputado en el Parlamento catalán y senador, por designación autonómica entre 1986 y 1989, fecha en la que abandonó definitivamente sus puestos en el Senado y el Parlamento de Cataluña, porque a partir de entonces obtuvo escaño en todas las elecciones (1993, 1996, 2000, 2004 y 2008).

Precisamente, a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, el Partido Popular catalán atravesó una profunda crisis que desembocó en la destitución de la ejecutiva por Fernández Díaz en favor de una gestora encabezada por Aleix Vidal-Quadras en Barcelona y en enero de 1991 lo mismo ocurrió con la ejecutiva regional, que fue liderada entonces por Josep Curtos.

Tras la victoria de José María Aznar en los comicios de 1996, Fernández Díaz desempeñó varios cargos públicos en diferentes secretarías de Estado y siempre como adlátere de Mariano Rajoy.

El subalterno de Rajoy

Desde mayo hasta enero de 1999, fue la mano derecha de Rajoy en el Ministerio de Administraciones Públicas como secretario de Estado para las Administraciones Territoriales. En esta etapa nace su amistad con el nuevo presidente del Gobierno, con el que ahora volverá a trabajar estrechamente.

Fernández Díaz pasó el testigo a Francisco Camps cuando Rajoy abandonó el Ministerio de Administraciones Públicas para ocupar la cartera de Educación, y se marchó con él para ser el secretario de Estado de Educación, Universidades, Investigación y Desarrollo (22 de enero de 1999 - 5 de mayo de 2000) y luego secretario de Estado de Relaciones con las Cortes (5 de mayo de 2000 - 19 de abril de 2004).

Su experiencia como gestor en el Congreso, donde ha ocupado alguna vicepresidencia tercera en la última legislatura, está fuera de toda duda y por ello le habían posicionado como uno de los favoritos a ostentar la presidencia de la cámara baja.

Casado y con dos hijos, Fernández Díaz ha defendido sus ideas católicas y su postura contraria al aborto en artículos de opinión y en su blog personal, donde también publicó recientemente unas palabras sobre Rajoy con motivo de la publicación de su autobiografía En confianza.

"Sabe liderar un equipo respetando, a la vez, a sus colaboradores y delegando en ellos responsabilidades. En su liderazgo, Mariano Rajoy tiene la virtud de trasmitir serenidad a la par que convicción y rigor y, en ningún caso, una incomoda sensación de angustia". Tras años en la cantera, Fernández Díaz jugará ahora de titular y en el primer equipo.

Noticias

anterior siguiente