Anterior La Audiencia de Madrid permite de nuevo circular al autobús de HazteOír Siguiente El Gobierno decidió aumentar su control a la Generalitat tras detectar un desvío de 6.150 euros Arriba Ir arriba
Cotino instala un crucifijo en la Mesa de las Cortes valencianas
Juan Cotino jura su nuevo cargo de presidente de Les Corts durante la sesión constitutiva de la octava legislatura, en la que los grupos parlamentarios de Compromís y Esquerra Unida (EU) han criticado que un crucifijo haya estado presente en la Mesa. EFE EFE/J.C. Cárdenas

El crucifijo de Cotino reaviva el debate sobre la Ley de Libertad Religiosa, que sigue en el cajón

  • El Gobierno socialista pretendía reformar esta ley en 2010

  • Finalmente, la "falta de consenso" impidió que el borrador viera la luz

  • El Ejecutivo mantiene la ley a día de hoy "fuera del calendario legislativo"

|

Claves de la ley:

Funerales de Estado civiles: Los funerales de Estados serán civiles. Solo habrá ceremonia religiosa si lo piden las familias de los fallecidos. En el caso en que los fallecidos tuvieran diferentes religiones, tendrían que celebrarse dos ceremonias sucesivamente o una sola multiconfesional.

Laicidad: En el borrador no se afirma que el Estado es laico pero se menciona la "neutralidad de los poderes públicos ante la religión" y la obligación del Estado de "evitar toda confusión entre funciones estatales y actividades religiosas"

Prohibición de símbolos: En los establecimientos públicos no se exhibirán símbolos religiosos, salvo aquellos con valor histórico-artístico, arquitectónico y cultural protegidos por leyes". Es decir, no podrá haber crucifijos en colegios ni hospitales públicos, ni tampoco en Ayuntamientos ni ministerios. La excepción en este caso son los colegios concertados y los centros médicos privados con convenio con la Seguridad Social, que sí podrán exhibir simbología acorde con su credo.

Autoridades en actos religiosos: Si acuden a "actos estrictamente religiosos", deben hacerlos "de tal manera que no suponga una quiebra de los principios de neutralidad y no discriminación". Es decir, que deben atender las invitaciones de los católicos y de otras confesiones.

Funcionarios en actos religiosos: Su presencia será siempre "voluntaria" algo que ya contempla el reglamento de honores militares.

La instalación de un crucifijo en la Mesa de las Cortes valencianas llevado por su propio presidente, Juan Cotino, ha suscitado las críticas de algunos grupos parlamentarios que han apelado al carácter aconfesional de las administraciones públicas españolas.

El retraso en la reforma de la Ley de Libertad Religiosa lleva a que cada cierto tiempo salte la polémica sobre la libertad de religión en España.

La última ha sido en el ámbito universitario, cuando este pasado mes de marzo medio centenar de estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid protestaron por la instalación de capillas en estos centros. Otro de los puntos más polémicos fue el debate sobre si debía haber crucifijos en las escuelas o no.

¿En qué punto se encuentra la ley?

Así pues, la polémica ha vuelto y se ha reabierto el debate sobre la Ley de Libertad Religiosa en España. Pero, ¿en qué punto se encuentra la ley en este momento?

En junio del 2010 el Gobierno socialista tenía preparado el borrador de la Ley Orgánica de Libertad de Conciencia y Religiosa, pero en el mes de noviembre de ese mismo año "la falta de consenso", según achacó el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no permitió que se aprobará la ley. 

Hoy en día, dicho borrador de ley sigue igual que hace cinco meses. Según confirman desde el ministerio de la Presidencia al preguntar en que punto se encuentra la reforma, la respuesta es clara, "en ninguno".

"La Ley de Libertad Religiosa no está en el calendario legislativo", informan a RTVE. es desde Presidencia. "La situación es la misma, el Gobierno tenía la intención en su día, pero no hubo consenso ya que este tenía que ser muy amplio porque es una ley que afecta a muchos sectores de la sociedad", apuntan.

La Ley de Libertad Religiosa no está en el calendario legislativo

Al parecer, el Gobierno no tiene ninguna intención de presentar esta ley, algo que -en un principio- llevaba en su programa electoral y que más tarde aseguraron que "no era prioritario".

Para muchos colectivos esta reforma corre bastante prisa. Como explica Francisco Delgado, presidente de Europa laica, a RTVE.es, "la ley que tenemos en este momento ya no nos sirve, se están vulnerando derechos fundamentales de muchas personas y creo que es un tema que urge".

¿Qué se proponía y por qué no se aprobo?

El borrador de 2010 habló por primera vez de la "laicidad del Estado". Sin embargo, en los artículos en los que se desarrolla este laicidad, no se afirmaba que España sería un Estado laico, sino que solo hablaba de "neutralidad de los poderes públicos ante la religión o creencias". 

Tras la segunda investidura de José Luis Rodríguez Zapatero,  la entonces vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, advertía a la Iglesia católica de que el Gobierno iba a mantener su defensa de la laicidad.

Sin embargo y de forma contradictoria, PP y PSOE tumbaron una iniciativa de IU e ICV que pedía quitar los símbolos religiosos de las tomas de posesión con el argumento de que un asunto de tanta relevancia no le podía ser impuesto por las minorías. En diciembre de 2009, el propio Parlamento exigía al Gobierno la retirada de los símbolos religiosos de los colegios, esta vez sí con el apoyo del partido socialista.

Cuando todo apuntaba a que la reforma finalmente se iba a llevar a cabo, en noviembre de 2010, el propio presidente del Gobierno anunció la paralización de la norma por "falta de consenso". Entre medias el Gobierno socialista sufrió una remodelación que sacó a Fernández de la Vega y situó en primera línea a Alfredo Pérez Rubalcaba, quien aseguró que esta norma "no era una prioridad".

Etapas de la reforma

El borrador de la Ley de Libertad Religiosa ha pasado por diversos procesos y etapas:

1976-1979: España y el Vaticano firman los acuerdos que regulan las relaciones del Estado con la religión católica.

1980: Aprueban la Ley de Libertad Religiosa, que continúa a día de hoy en vigor tras no aprobarse el borrador de 2010.

Mayo de 2008: El Gobierno socalista comienza su segunda legislatura con el anuncio de que reformará la Ley de Libertad Religiosa para avanzar hacia la laicidad del Estado, algo que critican tanto el PP como la Conferencia Episcopal.

Diciembre 2008: El Papa Benedicto XVI le pide al actual presidente del Conferencia Episcopal, Rouco Varela, que relaje la tensión tras una movilización de la Iglesia, que sale a la calle para protestar contra esta reforma y también contra la reforma de la ley del aborto.

Mayo de 2009: Polémica sobre el crucifijo en las escuelas. El ministerio de Justicia dice que planea incluir en la ley la prohibición de símbolos religiosos en los centros educativos.

Noviembre 2010: El Gobierno asegura que estudia incluir en esta ley la regulación del polémico burka o velo islamico integral.

Junio 2010: Poco antes de la esperada visita del Papa a Valencia, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, viaja hasta el Vaticano y se comopromete con el Papa Benedicto XVI a aparcar la reforma.

Noviembre 2010: Zapatero confirma que la reforma de la ley queda aplazada porque no goza de consenso político ni social.

Sentencia que marca jurisprudencia

España no es ni mucho menos el único país europeo en el que los símbolos religiosos desatan la polémica.

El 19 de marzo de este año la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos daba la razón al Estado italiano al considerar que la presencia de crucifijos en los colegios públicos no viola el derechos de los padres a educar a sus hijos libremente según sus convicciones religiosas.

Esta sentencia no es vinculante para otros países como España, pero sí marca jurisprudencia para otros casos similares que se puedan presentar ante la justicia en un futuro.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente