Enlaces accesibilidad

Bruselas aprueba test de estrés para centrales ante el "apocalipsis" desatado en Fukushima

  • Considera que el Gobierno nipón ha perdido el control de la situación
  • Acuerda por consenso hacer pruebas voluntarias a las centrales europeas
  • También se invita a los países vecinos de la UE a hacer pruebas similares

Por

El comisario europeo de Energía, Günter Oettinger, ha echado más leña al fuego del pánico mundial por la crisis nuclear en Japón al calificar la situación de "apocalipsis" lo que ocurre en la central de Fukushima, ante lo que ha anunciado que los países europeos han acordado hacer test de estrés voluntarios a sus centrales.

"En Japón hablamos de apocalipsis y creo que el término está particularmente bien escogido. Prácticamente todo está fuera de control y no desacrto que lo peor venga en las próximas horas", ha declarado el comisario alemán Oettinger tras anunciar que los países de la Unión Europea y la industria nuclear han logrado un "consenso" para someter a las centrales nucleares europeas a pruebas de resistencia para comprobar su seguridad.

"El principio ha sido aceptado, pero se hará voluntariamente", ha declarado en rueda de prensa en Bruselas, tras la reunión extraordinaria que convocó para examinar con las 27 autoridades nacionales de seguridad nuclear, gobiernos y sector la crisis japonesa.

Los detalles de las pruebas de estrés se perfilarán en las próximas semanas en una nueva reunión de alto nivel, con el objetivo de fijar "reglas severas", ha explicado el comisario. Se realizarán en cualquier caso por expertos "independientes" y "en el curso de este año".

Bruselas también prevé "invitar" a los países vecinos de la Unión Europea a poner en práctica tests similares para poner a prueba también la seguridad de sus centrales.

En busca de un estándar europeo

El comisario ha explicado que las pruebas son voluntarias porque la UE no puede obligar legalmente a realizarlas, pero ha confiado en que participen todos los países comunitarios con plantas atómicas, ya hay consenso general en llevarlas a cabo.

Los test se efectuarán tan pronto como en la UE se acuerden los requerimientos y criterios técnicos, y para ello los responsables comunitarios volverán a reunirse en las próximas semanas.

Oettinger  ha recalcado que estas pruebas de resistencia serán "un primer paso" hacia la europeización de la seguridad nuclear.

Si bien el uso de la energía nuclear es una decisión nacional de cada país de la UE, las empresas que construyen y explotan este tipo de instalaciones, precisó, deben someterse "a estándares comunes" de seguridad.

Las instituciones de la UE, "queremos establecer un nivel adecuado de seguridad" común, subrayó el comisario europeo de Energía, quien dijo que se buscará que los países vecinos de la Unión también realicen pruebas de este tipo.

Giro alemán y estudio a fondo francés

Esta medida europea llega después de que Alemania diese un giro en su política nuclear y acordase suspender durante tres meses la prolongación de la vida útil de las nucleares adopatada por el Gobierno de Angela Merkel el pasado año.

Merkel, en pleno ambiente preelectoral, ha decidido cerrar temporalmente las centrales de más de 30 años hasta que un examen promenorizado de las centrales desvele su estado el próximo 15 de junio.

Francia, la principal potencia nuclear europea, ha anunciado a través de su primer ministro, François Fillon, que ordenará una revisión de los sistemas de seguridad de todas las centrales de su país a la vista de lo sucedido en la planta atómica japonesa de Fukushima.

"Vamos a proceder a pruebas de seguridad de cada central en Francia, que serán controladas a la luz de las enseñanzas que se tengan de la catástrofe de Fukushima y los resultados de estos controles serán hechos públicos", ha asegurado el jefe del Gobierno ante los diputados del país.

El primer ministro ha indicado que los controles estarán dirigidos esencialmente a determinar el nivel de aguante de las centrales a los terremotos y eventuales tsunamis.

"Tenemos que sacar todas las enseñanzas de esta catástrofe para reforzar la seguridad de nuestro parque nuclear", ha asegurado Fillon, que lo ha considerado como "uno de los más seguros, verificados y transparentes" del mundo.

El jefe del Gobierno ha señalado que "no es el momento de replantearse la política nuclear" de Francia sino de "apoyar y solidarizarse con Japón".

"Es tan absurdo pensar que la energía nuclear está condenada por este accidente como afirmar que no nos concierne", ha subrayado el primer ministro, quien ha indicado que su Ejecutivo "no eludirá ninguna de las cuestiones que plantea la catástrofe" de Japón.

Noticias

anterior siguiente