Enlaces accesibilidad

Las tropas de Gadafi bombardean por primera vez zonas civiles en Ras Lanuf

  • En Zauiya, los combates se han convertido en una "carnicería", según testigos
  • En Ras Lanuf, siguen los bombardeos aunque no han producido víctimas
  • Los rebeldes se han reforzado en Ben Yauad con más milicianos y artillería
  • La oposición controla ya Zenten, ciudad a 120 kilómetros de Trípoli

Por
La ciudad libia de Bengasi intenta recuperar la normalidad

Las fuerzas leales a Muamar el Gadafi han vuelto a intensificar un día más los ataques aéreos en Ras Lanuf y en Zauiya contra los rebeldes. Por primera vez en Libia, uno de estos ataques se ha producido contra zonas residenciales donde hay civiles.

En Ras Lanuf, un bombardeo intensivo se ha escuchado al oeste del puerto petrolífero de Ras Lanuf, la base más avanzada de la oposición en el este de Libia, según un periodista de la agencia AFP.

A unos siete kilómetros al oeste de esta ciudad, se encontraban decenas de combatientes rebeldes a pie o a bordo de camiones. Según este mismo periodista, tres combatientes habrían sido conducidos al hospital después de haber sido heridos en una zona comprendida entre Ras Lanuf y Ben Yauad.

Primer ataque a zonas residenciales civiles

Este martes por la mañana, un avión ha bombardeado un edificio de viviendas de dos plantas cercano al puerto petrolífero, la base más avanzada de la oposición en el este de Libia, según un periodista de la agencia AFP.

Es la primera vez que un ataque aéreo afecta a los hogares de Ras Lanuf, lugar estratégico a unos 300 kilómetros al sudoeste de la sede de la oposición en Bengasi y que está desde el viernes bajo control de los rebeldes que luchan contra el coronel Muamar el Gadafi. La explosión ha dejado un cráter de dos metros de profundidad cerca del edificio que se encuentra lleno de escombros.

Otro caza ha lanzado un ataque este martes en el desierto, sin causar víctimas ni daños, al este del puerto petrolífero de Ras Lanuf. El misil ha explotado cerca de la autovía, a unos 100 metros de algunas casas.

Según los testigos, ya había tenido lugar un ataque similar una hora antes en la misma zona. "Hasta ahora, no hemos tratado a ninguna víctima", ha declarado el doctor Yusuf al-Badri, estacionado con una ambulancia y un colega en el puesto de control principal en las afueras de Ras Lanuf.

Según un periodista de AFP, los insurgentes eran menos numerosos este martes que en días anteriores. Solo una decena de hombres estaban presentes, equipados con cinco armas antiaéreas que han activado tras el ataque aéreo.

La aviación libia ha llevado a cabo incursiones diarias sobre las posiciones de los rebeldes en el este del país, sobre todo en la línea del frente, pero también en Brega y Ajdabiya, puntos estratégicos hacia Bengasi. La mayoría de los ataques ha errado en su objetivo.

También bombardeos en Zauiya

Pero no solo Ras Lanuf ha sido objeto de bombardeos, también Zauiya lo ha sido. Las informaciones procedentes de esta ciudad son confusas. A primeras horas de la mañana de este martes, la agencia Efe se hacía eco de lo que publicaba la cadena catarí Al Yazira e informaba de que las tropas de Gadafi habían retomado la ciudad de Zauiya, junto a Trípoli, tras mantenerla sitiada durante cinco días, en un cerco que ha causado decenas de muertos.

Sin embargo, a media mañana, las informaciones procedentes de esta zona, según Al Yazira, indican que las fuerzas leales a Gadafi han vuelto a bombardear con su artillería la ciudad de Zauiya, junto a Trípoli, donde el cerco parecía haber puesto fin a la resistencia organizada en su interior.

La ciudad, a 92 kilómetros al suroeste de la capital y que cuenta con una de las más importantes refinerías del país, ha vuelto a ser objetivo de los bombardeos artilleros. Las fuerzas pro-Gadafi usan tanques y aviones para atacar a los rebeldes, que siguen teniendo el control del centro de Zauiya.

Precisamente el empleo de nuevo de la artillería por las brigadas gadafistas hace suponer que los milicianos aún presentan resistencia, que en los días anteriores se había centrado en la plaza de los Mártires.

Los rebeldes consiguieron días atrás rechazar tres intentos de los efectivos de Gadafi de conquistar la ciudad, pero han perdido la comunicación exterior tras ser cortada la telefonía móvil en el área. Las comunicaciones se perdieron el domingo por la noche, después de que fuese interrumpido también el suministro eléctrico en una ciudad ya sin aprovisionamientos de municiones, armas y alimentos.

Los sucesivos intentos gadafistas de tomar la plaza de los Mártires, donde los rebeldes plantaron una desesperada defensa, han desatado una "carnicería", en palabras de algunos residentes prorrevolucionarios contactados por las cadenas árabes.

Combates en Ben Yauad

Además, los rebeldes libios y las tropas leales al dirigente Muamar el Gadafi continúan este martes los combates en torno a la ciudad costera de Ben Yauad, la terminal petrolera entre Sirte y Ras Lanuf, que está en poder de los milicianos que han conseguido refuerzos con los que repeler un intenso fuego artillero y sucesivos intentos de asalto.

Según informó la cadena Al Yazira, esta jornada se reanudaron los combates, incluidos los bombardeos de la fuerza aérea leal al coronel Gadafi, que hostiga las líneas de aprovisionamiento rebelde.

Por su parte, los insurgentes tratan de mejorar su capacidad ofensiva con piezas artilleras que han llegado al enclave petrolero, a unos 200 kilómetros al oeste de Bengasi, la capital provisional de los revolucionarios. También llegando más milicianos en las últimas horas.

Los rebeldes apuran el envío de sus refuerzos mientras que las brigadas de Muamar al Gadafi movilizan más efectivos para contener el avance revolucionario sobre Sirte, ciudad natal del dirigente libio, de vital importancia por la acumulación de armamento y por constituir el bastión de las redes tribales gadafistas.

Los milicianos libios han redoblado su determinación de alcanzar Sirte como paso para liberar Misrata, aislada al este por Trípoli y al este por Sirte.

La caída en manos rebeldes de la ciudad costera donde Gadafi ha colocado la sede de algunos departamentos ministeriales y, sobre todo ha montado un gigantesco pabellón para montar sus megalómanas cumbres internacionales y agasajar con todo tipo de lujos a sus invitados preferentes, puede ser clave en el desenlace del conflicto.

Ataque al hotel de los periodistas en Bengasi

En Bengasi, dos artefactos explosivos han sido lanzados en la madrugada de este martes contra el hotel Uzu de Bengasi, donde se alojan los periodistas internacionales, aunque solo causaron daños materiales en su acceso.

Fuentes del establecimiento han indicado que, al parecer, dos granadas han sido arrojadas sobre las 04.00 hora local (03.00 hora peninsular) por los ocupantes de un vehículo sin placas que no ha podido ser identificado.

Los milicianos que se encontraban dentro del hotel no han repelido el intento de intimidación a los periodistas que han acudido a la zona bajo control rebelde para informar de manera independiente, pues en la que está controlada por el coronel Muamar al Gadafi sus acólitos impiden el trabajo de la prensa.

Temor por una prolongada guerra civil

El temor por la desorganización rebelde, y la superioridad aérea y en recursos militares de las tropas de Gadafi hacen temer que el enfrentamiento se convierta en una prolongada guerra civil.

Un miliciano ha declarado a la cadena catarí que "hemos venido a luchar y a morir" y ha justificado el repliegue rebelde en Ben Yauad por la presencia de familias de civiles en medio de los combates a quienes no podían disparar. La situación sobre el control de esta pequeña población es confusa en tanto en cuanto ambos bandos reclaman que se encuentra en su poder.

Abdul Salam, un vecino de Ben Yauad, evacuado a la zona en poder de los rebeldes, ha manifestado a Al Yazira que "la mayoría de sus vecinos apoya a los revolucionarios".

En Misrata, cuyos habitantes han rechazado la única ofensiva lanzada el domingo con carros de combate y morteros, aparentemente para probar las defensas rebeldes, un portavoz del comité civil revolucionario, Mohamed Ali, ha segurado que aún "había mucha tensión".

Desde Doha, la capital de Catar, el portavoz del comité revolucionario de la ciudad de Misrata (aislada entre Trípoli y Sirte), Husam al Gherini, ha pedido bombardeos selectivos para impedir la contraofensiva de las brigadas gadafistas. Hasta el momento han hecho una incursión blindada en la ciudad, que ha sido repelida por los rebeldes con el resultado de una veintena de muertos.

Al Gherini ha solicitado a la comunidad internacional "que deje de pretender que hace algo cuando no está haciendo nada". En su opinión no vale nada hablar de exclusión aérea cuando Gadafi cuenta con fuerzas militares que pueden ser letales y ha abogado por los bombardeos selectivos.

Los rebeldes se hacen con Zenten

Por otro lado, la oposición libia controlaba este martes Zenten, ciudad situada a 120 kilómetros al sudoeste de Trípoli, pero las fuerzas pro-Gadafi están desplegadas alrededor de la localidad, según Florent Marcie, un realizador francés de documentales que se encuentra en esta zona.

"Los ciudadanos se esperaban un ataque de las fuerzas pro-Gadafi esta noche, pero al final no lo ha habido. Hay escasez de todo. La semana pasada, el agua y la electricidad fueron cortadas, pero los opositores han conseguido ponerlas en marcha de nuevo", ha explicado este francés.

Noticias

anterior siguiente