Enlaces accesibilidad

Dos buques de guerra de EE.UU. entran en el canal de Suez 'por si fueran necesarios' en Libia

  • El Pentágono reitera que no hay ninguna decisión tomada
  • Dos buques anfibio de EE.UU. cruzan el canal de Suez

Por
Los rebeldes se hacen fuertes en las ciudades del oeste de Libia

Estados Unidos está estudiando una amplia gama de opciones para actuar en Libia, según ha manifestado el secretario de defensa de EE.UU., aunque ha vuelto ha reiterar que aún no se han tomado decisiones concretas.

Lo único que ha confirmado Robert Gates ha sido que el Pentágono estaba moviendo dos buques anfibios de asalto y cientos de infantes de marina en el Mediterráneo, donde podrían ayudar en actividades de evacuación humanitaria si fuera necesario.

En los buques viajan unos 2.000 soldados que ya han entrado en el canal de Suez, que esperan cruzar pasadas las 15.30 horas. 

Este anuncio se suma al que ha hecho el primer ministro canadiense, Stephen Harper, de que enviará al Mediterráneo la fragata HMCS Charlottetown, con 240 marineros y un helicóptero, tras mantener con el presidente de EE.UU., Barack Obama, una conversación telefónica para coordinar su respuesta a la crisis en Libia.

Por otro lado, el Pentágono ha informado que estudia "con extrema cautela" la posibilidad de emprender acciones militares contra el régimen de Muamar el Gadafi, ya que cualquier decisión puede tener "importantes consecuencias" en la región y en las operaciones de combate en Afganistán.

Altos mandos del Ejército estadounidense también han reconocido que en lo que no se ha logrado un consenso en la OTAN es en permitir una intervención militar.

El espacio aéreo

Horas antes, el general de EE.UU. al mando de la zona, James Mattis, había alertado sobre que la creación de una zona de exclusión aérea en Libia para proteger a la población de los abusos del régimen de Gadafi requeriría la destrucción de las defensas aéreas en el país. Es decir, una acción militar.

La introducción de una "zona de exclusión aérea sería una operación militar", ha manifestado el general, jefe del Comando Central, ante el Senado estadounidense.

Aparte de los bombardeos para destruir las armas antiaéreas y otros lanzadores de misiles, las capacidades antiaéreas también puede verse seriamente limitadas por el uso de medios electrónicos para confundir al radar.

Comunidad internacional dividida

La idea de establecer una zona de exclusión aérea en Libia recuerda a la que se empleó para proteger a los civiles kurdos en el norte de Irak del régimen de Saddam Hussein o al empleado también durante el guerra en los Balcanes. Por ello, establecerla o no está aún bajo discusión y aún no hay consenso.

Prueba de ello es la postura de Francia, que ha optado por distinguirse este martes de EE.UU. y Gran Bretaña, y ha puesto en relieve la necesidad de que la ONU dé luz verde a la creación de una zona de exclusión aérea en Libia y ha puesto de manifiesto los riesgos que reacciones negativas a esta opción generarían para otros países árabes.

"En la etapa de la que hablo, en la que nos encontramos, no hay implícita una intervención militar", ha defendido ante la Asamblea Nacional el nuevo jefe de la diplomacia francesa, Alain Juppé.

"Diversas opciones se pueden explorar y entre ellas la de una zona de exclusión aérea, pero yo digo aquí con toda claridad que ninguna intervención se llevará a cabo sin un mandato claro del Consejo de Seguridad de la ONU", ha asegurado, reiterando una opinión que ya había sido expresada el pasado lunes por el primer ministro, Francois Fillon.

Poco antes, el primer ministro británico, David Cameron, había calificado de "inaceptable" que el coronel Muammar Gadafi "estuviera asesinando a su propio pueblo" y ha subrayado que era legítimo en las circunstancias actuales considerar el establecimiento de una zona de excluisón aérea sobre Libia.

Más presión contra Libia

Por otro lado, el objetivo es claro: presionar para el cambio en Libia. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, ha declarado que Washington mantendrá la presión política y económica sobre Muamar el Gadafi hasta que dimita como presidente libio.

En una entrevista en el programa de la ABC Good morning America, Rice ha afirmado que es prematuro hablar sobre suministrar material a los rebeldes libios que luchan contra el régimen dictatorial de Gadafi, aunque sí ha asegurado que la administración Obama está dispuesta a avanzar en la implementación de una zona de exclusión aérea sobre el turbulento país del norte de África.

"Vamos a mantener la presión sobre Gadafi hasta que dimita y permita al pueblo libio expresarse libremente y determinar su propio futuro", ha afirmado Rice. "Pero para ser sincera, todavía no hay una oposición unificada clara, por lo que es prematuro en este momento hablar sobre prestar cualquier tipo de apoyo material a esa oposición".

El Kremlin arremete contra Gadafi...

Por ello, la VI Flota de EE.UU., que opera frente a las costas de Italia, se está "reposicionando", según informaba un portavoz del Pentágono, para estar preparados ante "cualquier posibilidad".

Rusia y China, miembros permanentes y con derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, son otros dos países que se oponen a esta medida militar, aunque fuentes del Kremlin han realizado este martes unas duras declaraciones contra el mandatario libio.

El uso de la fuerza militar contra su propio pueblo es inadmisible

Gadafi es un "cadáver político" que, aunque ahora logre aferrarse al poder, "no tiene cabida en el mundo civilizado moderno", asegura esas fuentes. "El uso de la fuerza militar contra su propio pueblo es inadmisible".

...aunque se opone a una intervención

En una conferencia de prensa en Ginebra, el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, ha señalado que cualquier nueva medida que se adopte debe pasar por el Consejo de Seguridad de la ONU.

"En la reunión que mantuve ayer con la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, no se trató de ninguna manera acerca de la zona de exclusión aérea", ha respondido Lavrov a preguntas de los periodistas.

"Se escucha hablar sobre ello, pero cualquier nueva medida contra el régimen libio debe pasar por el Consejo de Seguridad, y hasta ahora esa propuesta no se ha planteado". Lavrov no ha adelantado cuál sería la posición de Rusia si la propuesta llega al Consejo.

Para Lavrov, la comunidad internacional debe centrarse en aplicar las sanciones que ya se aprobaron el pasado sábado, como son la congelación de los bienes de Gadafi y el embargo de armas a Libia.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Jiang Yu, ha mostrado la preocupación de Beijing por las sugerencias de operación militar.

"Prestamos mucha atención a lo que ocurre en Libia. Esperamos que vuelva a la estabilidad tan pronto como sea posible y que sus problemas se puedan resolver de manera pacífica a través del diálogo", ha declarado.

China ha enviado barcos y aviones para evacuar a más de 30.000 nacionales de Libia.

Noticias

anterior siguiente