Enlaces accesibilidad

El águila imperial ibérica vuelve a batir sus alas

  • Se ha superado la cifra de 300 parejas reproductoras en la Península Ibérica
  • Su población se ha multiplicado por seis en los últimos 15 años
  • Aún así, el águila imperial, sigue siendo la rapaz más amenazada de Europa

Ver también: Especial 'Las aves' en 30 años sin Félix | Mapa de distribución del águila imperial

Por
 Águila imperial en Doñana
Águila imperial en Doñana H.GARRIDO / EBD - CSIC

Buenas noticias para el águila imperial ibérica. Los esfuerzos de los programas de conservación y las advertencias lanzadas hace varias décadas por Félix Rodríguez de la Fuente, comienzan a surtir efecto.

El hombre y la tierra - El águila imperial, una especie en peligro crítico de extinción, por Félix Rodríguez de la Fuente

De las poco más de 50 parejas reproductoras contabilizadas hace apenas 15 años, se ha pasado a 300 en toda la Península Ibérica, según el último censo de la Unidad de Programas LIFE de la Comisión Europea.

El águila imperial, la rapaz más amenazada de Europa, "empieza a recuperarse" señala a RTVE.es Luis Suárez, responsable del área de conservación de WWF. "El número de parejas es muy fiable y la situación ha dado vuelco respecto a la de hace 15 años", añade.

La especie ha tenido una recuperación muy rápida, "la tendencia es muy positiva pero todavía no se pueden lanzar campanas al vuelo", reconoce el experto de WWF.

A pesar de la recuperación de la especie no se pueden lanzar campanas al vuelo

No sólo ha aumentado el número de ejemplares si no que la expansión de la especie "ha sido constante" afirma el experto. "Se han observado ejemplares en Portugal y Marruecos, lo que implica que el ave está recuperando su territorio".

De todas formas, esta especie endémica de la Península tiene que seguir haciendo frente a los problemas más habituales: la falta de conejos, los tendidos eléctrico y, sobre todo, el veneno.

Uso ilegal de veneno en España

Los técnicos han notado un repunte de veneno en algunas zonas del interior como Toledo o Ávila, pero han dado con un "pequeño problema". La expansión de las imperiales, explica Suárez, "hace que ocupen territorios más humanizados y se acercan a zonas agrícolas, porque hay mayor densidad de conejo".

Noticias

anterior siguiente