Enlaces accesibilidad

La patronal plantea que pueda haber "un descuelgue general" del convenio, no solo de salarios

  • CEOE y Cepyme presentan su propuesta para la negociación colectiva
  • Ahora, las empresas pueden acogerse a una cláusula de inaplicación salarial

Por

Las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme han hecho llegar a CC.OO. y UGT su propuesta para la reforma de la negociación colectiva en la que, entre otras medidas, plantean que pueda permitirse a las empresas un "descuelgue general" de los contenidos de los convenios colectivos y no sólo de los salarios pactados, "en función de las  circunstancias de cada empresario proponente y con las consecuencias que se deriven del mismo".

El documento de la patronal consta de diez páginas y va acompañado de una carta, firmada por los secretarios generales de CEOE y de Cepyme, José María Lacasa y José Manuel Vilar, en la que ambos reafirman su compromiso de negociar de manera bipartita esta reforma.

La carta de la patronal va dirigida a los secretarios de Acción Sindical de CC.OO. y UGT, Ramón Górriz y Toni Ferrer, respectivamente, y lleva fecha de ayer, 20 de octubre, día en el que se reunió la junta directiva de la CEOE en la que, entre otros asuntos, se analizó este informe.

En el documento, las organizaciones empresariales se quejan de la "rigidez y resistencia al cambio" que ha demostrado tener el sistema de negociación colectiva, hecho que atribuyen "posiblemente" a conceptos como la ultractividad -renovación automática de los convenios- y el descuelgue, que dificultan, en su opinión, el poder tener unos convenios colectivos más adaptados a las necesidades actuales de las empresas.

Introducir más flexibilidad

"La reforma del sistema de negociación colectiva es factible si dotamos al mismo y a sus contenidos de la flexibilidad que hoy carecen", aseguran las organizaciones empresariales. Para introducir más flexibilidad en el sistema, los empresarios afirman que, una vez que ha entrado en vigor la reforma laboral, "habría que profundizar en la necesidad de un descuelgue general en los contenidos del convenio", y no simplemente limitar este descuelgue a los salarios.

Actualmente, la ley permite a las empresas sujetas a un convenio sectorial acogerse a la cláusula de inaplicación salarial, mediante acuerdo, cuando su situación y perspectivas económicas pudieran verse dañadas con su aplicación y que asimismo afecte al mantenimiento del empleo.

Este aspecto promete ser, junto con la ultraactividad los dos asuntos más problemáticos de la reforma de la negociación colectiva que se han propuesto llevar a cabo sindicatos y empresarios. Sobre la ultraactividad, mecanismo que permite dar continuidad a un convenio de manera automática si ha finalizado su vigencia y no se ha negociado otro, los empresarios creen que este concepto no contribuye a incentivar la negociación, que queda "fosilizada en el tiempo".

Por eso, proponen que la reforma se ocupe de las condiciones de vigencia de los convenios y la prolongación de sus efectos a tenor de la duración pactada o como consecuencia de la caducidad del propio convenio y el proceso de revisión del mismo.

Los sindicatos instan a fijar un calendario de negociación

En su documento, las organizaciones empresariales proponen eliminar "por obsoleto" el artículo 92 del Estatuto de los Trabajadores, por el que se permite al Ministerio de Trabajo o al órgano competente de las comunidades autónomas extender la aplicación de un convenio en vigor a un sector o subsector de actividad cuando no sea posible suscribir en este ámbito un convenio colectivo debido a la ausencia de partes legitimadas para ello.

Las patronales aseguran que estas extensiones de convenios, aunque "poco numerosas", se producen casi siempre a instancia de los sindicatos y subrayan que a veces se utilizan como "instrumento de presión sobre la autonomía colectiva".

En cuanto a los diferentes tipos de convenio, CEOE y Cepyme consideran "difícilmente defendible" una negociación colectiva en cascada -del convenio sectorial al de cada empresa- y apuestan por debatir cómo impedir esa "deformación de la  negociación".

Los sindicatos, por su parte, han emplazado a las patronales, en un comunicado conjunto de UGT y CC.OO., a establecer un calendario de reuniones para iniciar ya la reforma de la negociación colectiva. Ambas centrales señalan que esta petición se produce después de que, "por fin", hayan recibido ya la propuesta de negociación colectiva de la patronal.

Noticias

anterior siguiente