Anterior La Policía halla documentos sobre el referéndum del 1-O en papeles que los Mossos iban a quemar Siguiente La Armada argentina descarta que el "ruido" detectado pertenezca al submarino desaparecido Arriba Ir arriba
Un adolescente sujeta a un cachorro entre sus brazos
Un adolescente sujeta a un cachorro entre sus brazos REUTERS REUTERS/Bogdan Cristel

Jóvenes delincuentes cuidarán perros abandonados como terapia de reinserción

  • Los menores del centro Teresa de Calcuta estarán al cuidado de 20 perros

  • Los cánidos serán elegidos en función de su carácter y docilidad

  • Cuidar a los animales puede ayudarlos a tener obligaciones y crear hábitos

|

El centro de menores Teresa de Calcuta (Madrid) albergará 20 perros abandonados -procedentes del Centro Integral de Acogida de Animales (CIAAM)- que serán cuidados por jóvenes infractores hasta que encuentren un alojamiento permanente.

Una terapia, que pretende promover la reinserción de menores infractores a partir del trabajo con perros abandonados, que ya se aplica con éxito en otros países, gracias a la labor terapéutica que los animales ejercen en los jóvenes, delimitando obligaciones y responsabilidades.

Jóvenes controlados

En declaraciones a RTVE.es, la coordinadora del Refugio de Animales Abandonados Ciudad Animal, Loli Montero, ha reconocido que "los perros pueden ayudar a los jóvenes, pero siempre y cuando haya una persona responsable y adulta, que conozca el mundo animal y sepa cómo tratar a los cánidos".

Del mismo modo, Nacho Paunero, presidente de la Asociación El Refugio, ha señalado a RTVE.es que "para que la terapia sea adecuada y correcta tiene que haber personas formadas para llevarla a cabo con los jóvenes, si no estarán los perros por un lado, los menores por otro, y no servirá de nada".

"Les puede ayudar siempre y cuando haya alguien al lado que sepa lo que hacen, y de esa manera puede ser beneficioso, si existe un control absoluto", señala Paunero.

Tiene que haber un control absoluto para que la terapia sea beneficiosa

El cuidado continuado de perros puede contribuir a que los menores superen la frustración que les lleva a abandonar rápidamente las actividades que les suponen un esfuerzo personal, y puede fomentar su capacidad de autocontrol, paciencia, esfuerzo y autoestima.

Niveles de inserción muy altos

Actualmente, según cifras de la Comunidad de Madrid, donde se llevará a cabo la terapia, el nivel de inserción de menores infractores es del 90%, por lo que cuidar a los animales puede ayudar a crear hábitos y sobre todo a fijar objetivos a largo y medio plazo, lo que podría mantener e incluso elevar los niveles de inserción.

No obstante, Montero considera que "siempre tiene que haber alguien responsable con ellos, porque a los mejor los jóvenes no saben tratar al animal y eso puede provocar algún conflicto".

Por este motivo, todos los perros serán elegidos en función de su carácter y docilidad, tendrán que haber superado el pertinente control veterinario y serán identificados con microchip. En un principio serán 20, pero el número de perros irá aumentando paulatinamente.

La adopción de animales abandonados se ha incrementado casi un 12% durante el último año en la Comunidad de Madrid. Y según los últimos datos, un 40% de las familias madrileñas tiene alguna mascota y un total de dos millones de personas conviven con animales.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente