Anterior Condenan a dos hermanas en India a ser violadas por un delito que cometió su hermano Siguiente Artur Mas acusa al PP de "cargarse el estado de derecho" con la reforma del Tribunal Constitucional Arriba
 Viñetas de 'La herencia del Coronel', de Carlos Trillo y Lucas Varela
Viñetas de 'La herencia del Coronel', de Carlos Trillo y Lucas Varela

'La herencia del Coronel', un cómic contra las dictaduras

  • Carlos Trillo y Lucas Varela se han inspirado en la dictadura argentina

  • Nominado a mejor obra extranjera en el Salón del cómic de Angouleme

|

"Primero mataremos a los rebeldes, después a sus colaboradores, después a sus simpatizantes, a los indiferentes y, para acabar, mataremos a los tímidos".

Esta frase pronunciada por Ibérico Saint-Jean, gobernador de Buenos Aires tras el golpe de Estado de 1976, es una de las que recoge Carlos Trillo en el prólogo de La herencia del Coronel, publicada por Dib>buks.

"Nuestros militares eran así: nos iban a matar a todos... o casi" asegura el conocido guionista en una de sus obras más redondas, una crítica feroz a todas las dictaduras y un homenaje a las 30. 000 víctimas de la dictadura Argentina.

Y todo en una historia tan feroz y truculenta, como apasionante, que fue nominada a mejor obra extranjera en el Salón del cómic de Angouleme.

Una historia inspirada en hechos reales

La herencia del Coronel cuenta una historia ficticia, pero "inspirada en algunos hechos que tuvieron lugar en Argentina", según cuenta Carlos Trillo.

Es la historia de Elvio Guastavino, un hombre aparentemente inofensivo obsesionado con comprar una valiosa muñeca del siglo XIX, a la que llama Luisita, y de la que está enamorado.

En realidad ha heredado una pesada carga de su padre, un severo coronel que era uno de los más crueles torturadores bajo la dictadura argentina y que practicaba sus técnicas de tortura sobre muñecas para luego traerse a las prisioneras a casa para interrogarlas.

Elvio intenta trasformar esos siniestros recuerdos en los maravillosos momentos de una vida de familia ejemplar que el nunca tuvo, y realidad y ficción se confunden en su cabeza, hasta un desenlace tan trágico como inevitable.

¿Cómo se puede justificar la tortura?

La herencia del Coronel también es un viaje al interior de la mente de un psicópata que podría ser cualquiera de los militares reales que se escudaron en los valores morales para cometer toda clase de torturas y asesinatos, y que abusaron sexualmente de miles de mujeres mientras las torturaban en pro de la patria.

Unas torturas que, desgraciadamente, se siguen repitiendo en numerosos países, escudados en las leyes, y que mucho nos tememos que nunca se erradicarán del todo. Por eso son tan necesarias obras como esta.

El dibujo caricaturesco de los personajes a cargo de Lucas Varela, retratándolos en un entorno realista, gris y decadente, son el contrapeso perfecto a esta fábula repulsiva, que a veces se torna terrorífica.  Un dibujante que es uno de los mayores descubrimientos de los útimos años.

Un cómic impescindible, que es un homenaje a las víctimas de todas las dictaduras, una crítica a los gobiernos que han usado o permitido la tortura (y a los que lo siguen haciendo), un estudio de la psicología humana, y una lectura apasionante.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente