Enlaces accesibilidad

Dimite la comisión que trataba los casos de pederastia en la Iglesia belga

  • El motivo, el registro de su sede por la investigación a la Iglesia
  • Aseguran que el órgano "ha servido de cebo"

Por

La comisión creada para recibir y tratar denuncias de abusos sexuales por parte de religiosos en Bélgica ha dimitido este lunes tras ser objeto de un registro ordenado por un tribunal el pasado jueves, según ha informado el Ministerio belga de Justicia.

Dicho registro formaba parte de la investigación abierta a la Iglesia católica de Bélgica por la supuesta ocultación de casos de pederastia.

El órgano estaba dirigido por el psiquiatra Peter Adriaenssens y había sido designado por la Conferencia Episcopal de Bélgica para asesorar a las víctimas de abusos en el seno de la Iglesia y contribuir a que estos casos fueran llevados ante la justicia.

Desde que en abril pasado el Vaticano cesara al obispo de Brujas por abusar de un joven cuando era sacerdote, la comisión ha recibido "varios centenares" de denuncias, según el diario "Le Soir".

Se creará un nuevo grupo

Adriaenssens, en declaraciones a los medios, ha asegurado que ese órgano independiente "ha servido de cebo" en esta operación, y se ha mostrado "muy decepcionado" y ha explicado que con su dimisión pretende mostrar que la comisión trabajaba "con toda transparencia".

Por su parte, la Conferencia Episcopal belga ha lamentado esta decisión, al considerar que la comisión "estaba haciendo algo bueno" por las víctimas, según ha declarado su portavoz, Eric De Beukelaer.

"Comprendemos a los miembros de la comisión. Es muy difícil continuar en estas condiciones", ha afirmado el portavoz a la agencia Belga.

El Ministerio de Justicia se ha mostrado contundente tras conocerse los hechos ya que ha calificado de  "deplorable" la disolución de la comisión. Por ello ha anunciado la creación de un nuevo "grupo de trabajo" que realizará una función similar.

"Las víctimas que habían confiado en la competencia y la deontología de la Comisión Adriaenssens han perdido su punto de contacto", ha señalado el titular belga de Justicia, Stefaan De Clerck, quien añade que la Iglesia "pierde un instrumento con el que deseaba poner orden" en la polémica sobre los supuestos abusos.

El ministro considera "crucial" la atención a las víctimas y destaca la necesidad de que en estos momentos se garantice "un seguimiento sereno y correcto" de los casos.

Con este fin, De Clerck ha pedido la constitución "inmediata" de un "grupo especial de trabajo" que retomará los acuerdos entre la Comisión Adriaenssens y las autoridades públicas, bajo la dirección de los procuradores generales de Gante y Lieja.

Noticias

anterior siguiente