Enlaces accesibilidad

Kathryn Bigelow, primera directora en ganar el Oscar en la gran noche de 'En tierra hostil'

  • En tierra hostil se lleva seis premios, Avatar sólo tres
  • Jeff Bridges y Sandra Bullock, mejores actores del año
  • Christoph Waltz y Mo'nique, mejores secundarios
  • Penélope y el corto 'La dama y la muerte' se quedan sin premio
  • El secreto de sus ojos, participada por TVE, mejor Película en Habla No Inglesa

Ver también: Especial Oscar 2010 | Ganadores de los Oscar | Así te lo hemos contado

Por
"En tierra hostil", gran vencedora de los Óscar con seis estatuillas

Se supone que Tom Hanks tenía que leer la lista de los diez nominados a mejor película antes de anunciar el ganador de la 82ª edición de los premios de la Academia de Hollywood. Pero no había tiempo. Los discursos de agradecimiento, una vez más, han alargado en exceso la ceremonia.

Kathryn Bigelow, primera mujer en ganar el Oscar a la Mejor Dirección, todavía no había bajado del escenario tras recoger su galardón y los organizadores obligaron a Hanks a anunciar la película ganadora. La cineasta tuvo que volver corriendo al escenario. Era el sexto Oscar de la noche para En tierra hostil.

Antes, se había llevado el de mejor dirección, guión original, mezcla de sonido, montaje de sonido y montaje. Frente a ella, la gran derrotada de la noche ha sido Avatar, que se ha quedado sólo con tres premios: efectos visuales, dirección de arte y fotografía.

La sorpresa, una alegría de aires latinos, había llegado con el anuncio de Pedro Almodóvar: El secreto de sus ojos, la película hispanoargentina con participación de TVE, se llevaba el Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa.

Muy pocas sorpresas y no muchas lágrimas

En las demás categorías, todo fue más o menos según lo previsto. Jeff Bridges y Sandra Bullock se llevaron las estatuillas a mejor actor y actriz, respectivamente. Ambos se la llevan a casa por vez primera.

Él puso la nota gamberra al lanzar, entre gritos de marcado aire far-west un discurso de varios minutos, y ella la nota sensible en una gala emocionalmente sobria al derramar unas lágrimas recordando a sus padres.

Christoph Waltz recibió de manos de Penélope Cruz el primer Oscar de la noche, el que premiaba al Mejor Actor de Reparto ("Oscar y Penélope, ¡bingo!", aseguró parafraseando a su personaje, Hans Landa). Mo'Nique cumplió los pronósticos al conseguir el galardón a Mejor Actriz de Reparto.

Precious, Up y Corazón rebelde se llevan dos premios cada una

Las migajas de los premios se las han llevado fundamentalmente dos filmes, la sensación de la temporada, Precious, y Up, la de Pixar, que se han llevado dos estatuillas cada una. Precious, el premio al mejor guión original además del de Mo'Nique, y Up, mejor película de animación y mejor banda sonora original.

Corazón rebelde suma al de Bridges el galardón a la mejor canción ("The Weary Kind").

Sabor latino y 'Up in the air' a dos velas

Con respecto a las opciones españolas de encontrar un hueco en el palmarés, que no eran muchas, se esfumaron cuando el corto de animación Logorama derrotaba a La dama y la muerte, de Javier Recio Gracia, y cuando Mo'Nique se llevaba uno de los premios cantados de la noche.

Sin embargo, el toque hispano lo ponía Pedro Almodóvar al anunciar que el Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa se lo llevaba El secreto de sus ojos, verdadera sorpresa, puesto que la gran favorita era La cinta blanca del alemán Michael Haneke.

El papel de Penélope en esta ocasión ha sido de reparto. Por segundo año consecutivo ha tenido un Oscar en sus manos, aunque en esta ocasión fue para entregárselo a Waltz.

Además, las cámaras le regalaron un puñado de planos. A ella y a Javier Bardem, con el que ha vuelto a aparecer públicamente. Esta vez, junto a George Clooney y su novia, Elisabetta Canalis.

La lista de derrotados, exceptuando a Avatar, era también esperable. El fracaso del filme de Cameron es especialmente doloroso porque ni siquiera se ha llevado la mayoría de los premios técnicos.

Sin embargo, es Up in the air es la que se lleva el peor varapalo de la 82ª edición de los Oscar. ¿El balance? Ni un solo premio de 6 nominaciones.

La cara de George Clooney era todo un poema. Que aprenda de Meryl Streep, todo encanto a pesar de las pullas de los presentadores y de irse una vez más a casa, y van catorce, con las manos vacías.

Las 8 de Malditos bastardos se quedan en el premio que se sabía de antemano, el de actor de reparto. Tanto guión original como montaje, en las que Tarantino tenía opciones, fueron para la triunfadora de la noche, En tierra hostil.

Un David de 15 millones de presupuesto

Después de una edición, la de 2009, en la que Hugh Jackman y los guionistas de la gala le dieron a los Oscar un toque de sofisticación y elegancia, la de 2010 ha resultado, bajo la batuta de Alec Baldwin y Steve Martin, pesada.

Sólo algunos momentos le han dado brillo a la gala, gags como la memorable aparición de Ben Stiller transformado en na'vi, los habitantes de la luna Pandora en Avatar, o la parodia de Paranormal Activity.

La previsibilidad del palmarés tampoco ha colaborado a darle interés al acto. De las categorías principales, sólo el principal galardón, a Mejor Película, ha tenido emoción. Y no ha habido demasiado tiempo para disfrutar la sorpresa (Avatar era la favorita).

Al final, nos queda el triunfo histórico de Kathryn Bigelow y el éxito del cine pequeño frente a las superproducciones basadas en los efectos especiales y la técnica.

La película de Kathryn Bigelow ha recaudado sólo 24 millones de dólares

En tierra hostil, una película de 15 millones de dólares de presupuesto que sólo ha recaudado 24 en todo el mundo tiene una oportunidad de resarcirse en la taquilla con el triunfo en los Oscar.

James Cameron y su Avatar se pueden consolar pensando en el premio de ser la cinta que más ha recaudado en la Historia. Esta vez, la Academia no se ha dejado llevar por la tentación de hacer del cine algo puramente industrial.

Mo'Nique quizá lo ha resumido con una frase dirigida a su marido en el discurso de agradecimiento, un reconocimiento por enseñarle a "renunciar a lo que es popular para hacer lo que tienes que hacer".

Noticias

anterior siguiente