Enlaces accesibilidad

Plácido Domingo ofrece un histórico concierto en las ruinas mexicanas de Chichén Itzá

  • El español ha actuado junto a otros artistas como Armando Manzanero o Manu Chao
  • La actuación ha venido precedida por la polémica al poner en riesgo las ruinas
  • Cerca de 6.000 personas han presenciado bajo la lluvia la actuación
  • La pirámide de Kukulkán ha sido iluminada de forma especial para la actuación

Por
Concierto de Plácido Domingo en Chichén Itzá
Concierto de Plácido Domingo en Chichén Itzá. EFE EFE/Jacinto Kanek
La voz clásica de Plácido Domingo ha roto el silencio en la zona maya de Chichén Itzá, un escenario cargado de historia, con lo que el tenor siguió la senda comenzada en las ruinas egipcias de Luxor hace más de 20 años.

Domingo ha iniciado su actuación en medio de una ligera lluvia por lo que ha tenido que cambiar la programación del concierto ya que en esas condiciones la orquesta no podía sacar sus instrumentos.

El programa señalaba que abriría con la ópera "Damnation de Faust", de Gounod, pero Plácido Domingo ha pedido al público su comprensión por los cambios y ha comenzado con la canción "O souverain" de la ópera Le Cid, de Massenet, a la que han seguido piezas de zarzuela, opereta y canciones mexicanas.

La lluvia ha provocado que el concierto se interrumpiera unos minutos, pero el tenor ha vuelto en breve al escenario.

6.000 personas en las ciudad maya

El "Concierto de las Mil Columnas" ha sido seguido por cerca de 6.000 personas, entre las que estaba la primera dama de México, Margarita Zavala.

Como fondo Plácido Domingo ha tenido la pirámide de Kukulkán, erigida por los mayas hace más de un milenio entre las selvas del sureste de México y que en 2007 fue elegida una de las siete maravillas del mundo contemporáneo.

La construcción ha sido iluminada con luces de varios colores mientras a sus pies sonaba la música interpretada por Domingo y otros artistas participantes en el espectáculo, como la soprano puertorriqueña Ana María Martínez, el cantante mexicano Armando Manzanero, la Orquesta Sinfónica de Yucatán y varios coros de niños que entonaron letras en lengua maya.

Un artista mundial

"Nos gusta mucho la música y nos gusta mucho Plácido Domingo", ha expresado Ana María, que llegó con su familia desde Tampico (noreste del país).

"Es un artista mundial. Se dice que es español, se dice que es mexicano, y a un artista de esa talla en cualquier parte del mundo se le debe ver", ha asegurado José Serna, un aficionado llegado de Villahermosa (sureste de México) para explicar la fascinación generada por el espectáculo.

Para aquellos que no han podido asistir al evento, éste se ha emitido en abierto por televisión para todo el estado de Yucatán, al que pertenece Chichén Itzá y en el que viven casi dos millones de personas.

La celebración del concierto no ha estado exenta de polémica, pues el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) llegó a oponerse a la realización del evento al argumentar que una concentración de miles de personas podría afectar negativamente estos vestigios mayas.

Finalmente, el INAH y los promotores consensuaron 6.000 espectadores, cifra que los arqueólogos consideraron incapaz de dañar el sitio arqueológico.

En una rueda de prensa concedida a su llegada a Yucatán, Plácido Domingo dio por zanjada la controversia y declaró que él exigía el respeto a la cultura como requisito para actuar, por lo que la organización había seguido en cada momento las normas fijadas por el INAH, cuya aprobación era indispensable.

Idílico escenario


Domingo, considerado por la BBC el mejor tenor del mundo, comparó Chichén Itzá con otros lugares cargados de historia en los que ha cantado: Luxor (Egipto), donde en 1987 cantó la ópera 'Aída', de Verdi, y la Ciudad Prohibida de Pekín en la que actuó en compañía del fallecido Luciano Pavarotti y José Carreras para promocionar la candidatura olímpica.

"Cuando estaba cantando 'Aída' en Egipto fue algo indescriptible. Pensaba en la cantidad de vidas que costó construir un lugar así. Supongo que en Chichén Itzá me pasará lo mismo", manifestó el tenor antes de presentarse en las ruinas mayas.

Chichén Itzá, zona arqueológica maya con una antigüedad superior a mil años, fue considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1988. Su cercanía a los complejos hoteleros de la costa caribeña de México propicia que reciba anualmente alrededor de 1,2 millones de visitantes.

Hace 11 años, las ruinas mayas albergaron un concierto del recientemente fallecido Luciano Pavarotti, que también generó polémica sobre la utilización del lugar arqueológico.

Noticias

anterior siguiente